daily menu » rate the banner | guess the city | one on oneforums map | privacy policy | DMCA | news magazine | posting guidelines

Go Back   SkyscraperCity > Latin American & Caribbean Forums > Latinscrapers > Foros de América Central > Foro de Guatemala > Urbanismo y Arquitectura > Urbanismo y Arquitectura Metropolitana > Centro Histórico Ciudad de Guatemala



Global Announcement

As a general reminder, please respect others and respect copyrights. Go here to familiarize yourself with our posting policy.


Reply

 
Thread Tools
Old May 16th, 2010, 10:40 PM   #901
Ifig
Moderador Chapin
 
Ifig's Avatar
 
Join Date: Sep 2006
Location: Ciudad de Guatemala, Metropoli Centroamericana.
Posts: 17,250
Likes (Received): 2285

Quote:
Originally Posted by ¡Jocote Verde! View Post
Puchica, que extraño esto, de verdad que no se donde queda esa torre.
queda en la esquina de la 11 calle y 5ta avenida,


Quote:
Originally Posted by //MUSTANG// View Post
¡Full ochentera!
no,.
fue construida en 1972.

asi que mas merito aun, que todavia conserve un estilo este si moderno.
este es uno de los edificios mas emblematicos de la modernidad,. o la tendendia moderna. ya que esta tendencia exalto a la "movilidad humana" y en su epoca de auge en guatemala pues fue necesario construir parqueos para cuando el carro empezaba a ser parte imprescindible de la vida urbana del capitalino.
__________________
............................................................

Ifig no está en línea   Reply With Quote

Sponsored Links
 
Old May 17th, 2010, 05:40 AM   #902
//MUSTANG//
Guatemalensis Lepidus
 
//MUSTANG//'s Avatar
 
Join Date: Sep 2008
Location: Taipei/Guatemala City
Posts: 4,867
Likes (Received): 134

Pues luce full ochentera... jeje!

Lástima que no es más alta y más lástima aún que no se volvió común el construir más torres de estacionamiento.
__________________
Salve, cara Parens, dulcis Guatimala, salve!
Delicium vitæ, fons et origo meæ...
//MUSTANG// no está en línea   Reply With Quote
Old May 17th, 2010, 10:18 AM   #903
locoporguate!
Puro Chapin
 
Join Date: Dec 2009
Location: Ciudad de Guatemala
Posts: 1,335
Likes (Received): 23

Del 72? ya tiene mas de 30 años y luce muy bien para la epoca en que fue construida. Con razon no me recordaba de su construccion, todavia no pensaba en nacer.
locoporguate! no está en línea   Reply With Quote
Old May 17th, 2010, 12:02 PM   #904
//MUSTANG//
Guatemalensis Lepidus
 
//MUSTANG//'s Avatar
 
Join Date: Sep 2008
Location: Taipei/Guatemala City
Posts: 4,867
Likes (Received): 134

O sea que tampoco de recordás del Palacio Nacional, ni de la Catedral ni de casi todo lo que hay en La Antigua Guatemala, pues fue construido décadas o siglos antes de que nacieras... jajajaja!
__________________
Salve, cara Parens, dulcis Guatimala, salve!
Delicium vitæ, fons et origo meæ...
//MUSTANG// no está en línea   Reply With Quote
Old May 17th, 2010, 08:37 PM   #905
Kikab
Kikab
 
Join Date: Oct 2005
Location: Guatemala City
Posts: 9,609
Likes (Received): 149

REVISTA D
El antiguo mercado de El Calvario
La placita es uno de los puntos de encuentro comercial más importantes del sur de la capital.
por marcela marroquín cabrera

En sus inicios fue el centro del comercio en el sur de la ciudad. Muy cerca también se encontraba el rastro, la bodega de pólvora, la penitenciaría y las canteras del fuerte de San José.
Su primer nombre fue el mercado de El Calvario, puesto que se situaba al lado de la antigua ubicación de El Calvario, entre la 5a. avenida y la Sexta Avenida, y 18 calle de la zona 1.
“Se calcula que fue construido entre 1777 y 1780 como una sucursal del Mercado Central, ya que este quedaba muy retirado para los parroquianos del lugar, de esa cuenta surgen los mercados cantonales pequeños y dispersos espacios de venta en diferentes puntos de la ciudad”, refiere Celso Lara, director del Centro de Estudios Folklóricos de la Universidad de San Carlos de Guatemala.
Miguel Álvarez, cronista de la ciudad de Guatemala, explica: “Tenemos que tener claro que el término plaza en una ciudad es el centro del pueblo, y ahí se hacían los días de mercado; en el caso de Guatemala, la plaza se formaba frente a la Catedral, y a este lugar por ser un espacio de venta más pequeño que el que se daba en la plaza mayor, le quedó placita, de tal cuenta a las vendedoras les comenzaron a llamar placeras”.
Posteriormente, fue trasladado a su ubicación actual, en la Sexta Avenida, de la 19 a la 21 calles, zona 1.
En ese lugar antes se encontraba la Pila del Perú, que se cayó durante uno de los terremotos del siglo pasado, y un potrero en el que descansaban los caballos y los bueyes de las carretas que transitaban por las calles de la ciudad.
Frente a esta edificación estaba un amate, frondoso árbol que bajo su sombra se sentaban varios comensales que compraban su almuerzo en el mercado.
En esa época era el único mercado que surtía a la comunidad, cabe resaltar que era una de las más pobres, por eso se caracterizó por ofrecer productos a bajos precios.
La población que vivía en los alrededores prefería hacer sus compras en el mercado de El Calvario, ya que la otra opción era la Plaza Central, pero esta no solo quedaba más lejos, sino que era más costosa.
“Ahí se encontraba a diferentes personajes que desempeñaban varios oficios, como el cordelero, era el que llevaba con lazos los canastos de los compradores; también estaban los carreteros, que junto a sus bueyes se estacionaban frente a lo que hoy es la Tipografía Nacional”, explica Lara.
Al mercado acudían todas las personas que los arrieros llevaban a petición del Marqués de Aycinena, quienes llegaban a abastecerse de alimentos.

Varios incendios

El lugar tuvo varios accidentes en los que el fuego fue responsable de consumir varios de los locales comerciales. Por ello lo comenzaron a llamar popularmente la Placita Quemada, a pesar de que su nombre es Sur 2.
“El primer incendio fue en los años 20 del siglo pasado, los demás fueron a mitad del siglo XXI”, afirma Lara.
Elvia Ramos, quien desde hace nueve años es la administradora del Mercado Sur 2, confirma que en los anales del lugar se registran tres incendios, en 1952, en 1959 y en 1998, a causa de haber dejado veladoras desatendidas.
“Gracias a Dios, los incendios no han sido graves al punto de que mueran personas, pero los comerciantes fueron afectados, ya que en el de 1959 se consumieron unos 240 puestos”, asevera.
Ramos dice que el 31 de mayo se celebra el aniversario de las instalaciones en donde actualmente se encuentra el mercado.
“Esto porque tuve la oportunidad de ver una foto en la que aparecía la esposa del presidente Jorge Ubico inaugurando el mercado, y esta data de 1943, por lo tanto esta edificación ya tiene 67 años de estar aquí”. También el 6 de junio festejan el Día del Inquilino.
Actualmente, es un sitio muy agitado y lleno de vendedores y compradores, en donde todas los días a las 5 horas comienza el movimiento de productos, así como de quienes llegan a comer a los 45 comedores que funcionan dentro.
Felipa Hernández, de 80 años, es la dueña del comedor 1, el más antiguo de todos.
Maquillada y con labios rojos, doña Lipita, como cariñosamente la llaman, sale todas las mañanas a recorrer las instalaciones, para comprar los ingredientes que usará durante el día.
“Mi mamá empezó con el comedor en donde estaba antiguamente. Poco a poco me involucré y la ayudé muchos años, y cuando murió me quedé a cargo. A diario vienen unas 25 personas, les sirvo desayuno, almuerzo y refacciones; tengo clientes que no me fallan”, afirma.
Este mercado es concurrido y surtido, con unos dos mil 700 puestos de venta adentro; en el exterior, en la 5a avenida y Sexta Avenida, 350 más.
Entre los productos que ofrecen figuran flores, carne, frutas, verduras, cerámica de barro, abarrotes, adornos, ropa, zapatos, candelas e inciensos.
Con casi 230 años de existencia, La Placita Quemada ha sido un punto de encuentro importante para el comercio de la capital, y así seguirá siendo por muchos años más, a pesar de que varios puestos de venta de las afueras serán trasladados, dentro de poco, a la 18 calle, en las galerías El Amate.

Más datos

* El presidente Juan José Arévalo firmó un acuerdo para abrir la Sexta Avenida y quedara como vía libre para transitar como acceso a este mercado.
* Permanece abierto de lunes a viernes, de 6 a 18 horas; sábados y días festivos, de 6 a 14 horas.
* Existe la leyenda del árbol de amate el cual florecía sólo un día al año. Era el Sábado de Gloria, y se aparecía el diablo. Cuentan que algunos comerciantes del mercado hicieron pacto con él para que su negocio siempre fuera próspero.
* Dentro de las antiguas instalaciones del mercado había una estatua en honor a Mercurio, por lo las señoras cuando iban a comprar decían: “Ya vengo sólo voy al Mercurio”, y es por esto que popularmente a los mercados en general se les llama así.



http://lapapila.blogspot.com

LA PLACITA

http://servicios.prensalibre.com/pl/...historia.shtml
Kikab no está en línea   Reply With Quote
Old May 19th, 2010, 11:33 PM   #906
Chapinlandia
Registered User
 
Chapinlandia's Avatar
 
Join Date: Apr 2010
Posts: 138
Likes (Received): 2

que interesante,,,, si no es asi no me entero por que de los nombres que se le dan a los lugares gracias
Chapinlandia no está en línea   Reply With Quote
Old May 20th, 2010, 12:46 AM   #907
C_F
De músico, poeta y loco..
 
C_F's Avatar
 
Join Date: Nov 2007
Location: Entre el cielo y el mar...
Posts: 84,380
Likes (Received): 10247

De la Torre de Parqueos, si aun tengo vagos recuerdos de cuando la construían y de la casa que el lugar ocupaba aun mas vagos!

Pero de la Plazita Quemada, caramba, recuerdo cuando iba con mi Abuelita o con mi Mamá a comprar verduras, era ya un lugar bullicioso y con mucho movimiento, pero mucho mas seguro que ahora, y bastante mas ordenado. Allá en los setentas era habitual, para los que vivían en el sur, ir allí, luego al Paiz Montufar...

Me parece idónea la siguiente postal, haber que les parece:

__________________
Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando. "Si se ha de discutir, discutamos para buscar y eventualmente encontrar la Verdad, de lo contrario es inútil perder el tiempo."
"El silencio es la réplica más aguda." El gran G.K. Chesterton | “No es historiador el hombre que no sabe responder desde el pasado.” Hilaire Belloc
No más tragedias que se pueden evitar, GUATEMALA exijamos la reparación del PUENTE BELICE!!! Dejen la sirvenguenzada, concluyan el INSTITUTO NACIONAL DE LA MARIMBA!!!
C_F no está en línea   Reply With Quote
Old May 20th, 2010, 02:39 AM   #908
Tonxter
Make the most of now!
 
Tonxter's Avatar
 
Join Date: Sep 2008
Location: Sydney
Posts: 3,989
Likes (Received): 35

wow.. o se me imaginaba la fachada del antiguo calvario as... mas. colonial.. mas como el cerrito dle carmen.....
__________________
El mejor regalo que tenemos es el presente, quiza por eso a los regalos les llamamos presentes.....
Tonxter no está en línea   Reply With Quote
Old May 20th, 2010, 03:32 AM   #909
morenodeleon
Registered User
 
Join Date: Oct 2009
Location: Guatemala/Bogotá
Posts: 7,422
Likes (Received): 468

Saben que deberian conseguir... unas fotos de como era el actual calvario cuando lo construyeron... esa plaza que tenia al frente.... que belleza.
morenodeleon no está en línea   Reply With Quote
Old May 20th, 2010, 05:09 AM   #910
locoporguate!
Puro Chapin
 
Join Date: Dec 2009
Location: Ciudad de Guatemala
Posts: 1,335
Likes (Received): 23

Que bonita la iglesia del antiguo calvario, ya en ese tiempo ya era museo y posteriormente iba a ser demolido. Tiene razon Morenodeleon hay que tratar de conseguir las fotos del nuevo calvario, construido en tiempos de Ubico sino me equivoco.
locoporguate! no está en línea   Reply With Quote
Old May 20th, 2010, 05:09 AM   #911
locoporguate!
Puro Chapin
 
Join Date: Dec 2009
Location: Ciudad de Guatemala
Posts: 1,335
Likes (Received): 23

Quote:
Originally Posted by //MUSTANG// View Post
O sea que tampoco de recordás del Palacio Nacional, ni de la Catedral ni de casi todo lo que hay en La Antigua Guatemala, pues fue construido décadas o siglos antes de que nacieras... jajajaja!
jajajajajajaja, sin comentarios.
locoporguate! no está en línea   Reply With Quote
Old May 21st, 2010, 11:53 PM   #912
Chapinlandia
Registered User
 
Chapinlandia's Avatar
 
Join Date: Apr 2010
Posts: 138
Likes (Received): 2

nunca antes visto, que buena foto, lo que me deja a la imaginacion es de que en esa epoca ya es museo "q cosas habian en ese lugar" ya se imaginan, y si alguien algun dato de como era el calvario antes de esta foto
Chapinlandia no está en línea   Reply With Quote
Old May 22nd, 2010, 01:51 AM   #913
//MUSTANG//
Guatemalensis Lepidus
 
//MUSTANG//'s Avatar
 
Join Date: Sep 2008
Location: Taipei/Guatemala City
Posts: 4,867
Likes (Received): 134

Buenísima foto, CF. Aunque retocada, se aprecian bien los detalles de lo que quedaba del cerro en tiempos de Ubico.

Esta foto viene a unirse a las otras que hemos visto en el foro de cómo era el Calvario. A ver qué día las juntamos y las mostramos todas juntas.
__________________
Salve, cara Parens, dulcis Guatimala, salve!
Delicium vitæ, fons et origo meæ...
//MUSTANG// no está en línea   Reply With Quote
Old June 9th, 2010, 02:05 AM   #914
C_F
De músico, poeta y loco..
 
C_F's Avatar
 
Join Date: Nov 2007
Location: Entre el cielo y el mar...
Posts: 84,380
Likes (Received): 10247

Un edificio muy emblematico de nuestro Centro Historico:

Quote:
Revista D

La casa de los pobres

Desde hace más de un siglo, este centro, con las Hijas de la Caridad al frente, ha ayudado a los más necesitados.

La fachada de la Casa Central se impone, y no solo por el tamaño que ocupa una manzana, con unos cien metros de cada lado. Su estilo arquitectónico, visto con detenimiento, pareciera como si se hubiera salido de un cuento de hadas. Uno de esos ambientados en la Edad Media. El edificio de estilo gótico contrasta con el resto de inmuebles del Centro Histórico de Guatemala. Totalmente distinto al colonial de su vecino el antiguo Paraninfo Universitario y de las viviendas aledañas. Pero la historia de la Casa Central no empezó en esta imponente construcción.

Origen


Era 1862. El país era gobernado por Rafael Carrera y la capital era una pequeña ciudad que terminaba donde en la actualidad se encuentra el Cementerio General. Ya casi en las afueras se ubicaba también el Hospital San Juan de Dios. Ese mismo año, los frailes que administraban este nosocomio, la orden de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios, lo entregaron y pasó a ser atendido por otras órdenes.
Los ciudadanos guatemaltecos Dámaso Angulo y Manuel Urruela conocían la labor que efectuaban las Hijas de la Caridad en Francia y solicitaron a la sede, en París, que mandaran hermanas para colaborar en el hospital. El 12 de mayo de 1862 desembarcaba en el Puerto San José un grupo de seis hermanas liderado por la francesa sor Irma Broquedis. Su misión era clara: “Servir a los pacientes enfermos pobres del San Juan de Dios”, cuenta sor Teresa Grijalva, actual directora de la Casa Central.
Pronto, las hermanas se dieron cuenta de la necesidad de un orfanato, ya que había muchas madres que morían al dar a luz. Recibieron más refuerzos y, cuatro años después de su venida, en 1866, además de su labor en el hospital, pudieron alquilar una pequeña casa con espacio solo para cuatro o cinco entre la 1a. y 2a. avenidas y 9a. calle A, actualmente conocido —por este motivo— como el Callejón de las Huérfanas. Además, en este inmueble empezaron una de sus tradiciones más antiguas: dar comida a los más necesitados de la ciudad.
A los pocos años consideraron que el lugar se iba a quedar pequeño y por eso buscaron un terreno para ir construyendo una casa propia donde pudieran vivir las niñas. Gracias a las donaciones privadas, sobre todo las de Angulo y Urruela, consiguieron comprar en 1869 una manzana entre la 1a. y 2a. avenida y 12 y 13 calles, donde hoy se sitúa la Casa Central. Según sor Teresa, “era un terreno cultivable, con árboles y cafetales”. Poco a poco empezaron a construir de manera muy improvisada: los cuartos, una panadería, una capilla…
Posteriormente, pensaron que de nada servía tener a las niñas en esta casa sin proporcionarles educación. Al principio solo les enseñaban a leer y escribir, pero luego también se percataron de que las necesidades requerían oficializar su educación, para aumentar sus posibilidades.
Una vez que se habían mudado en forma definitiva a su propiedad, se sostenían mediante una panadería, que fue famosa gracias a sus deliciosos productos.

Época liberal

En 1871 afrontaron una nueva dificultad. La Reforma Liberal comenzaba y Justo Rufino Barrios expropiaba a las órdenes religiosas y las expulsaba del país. Según cuentan las hermanas de la Caridad, ellas fueron de las pocas que se quedaron y conservaron su propiedad. El ex alumno Édgar Miguel López, médico y cirujano, refiere: “Se dice que un ministro le dijo a Barrios: Y estas —las Hijas de la Caridad— todavía están aquí, y Justo Rufino Barrios, quien hacía visitas de incógnito al hospital, al ver que una de las hermanas estaba en el suelo limpiándolo con los brazos y los codos, le respondió: Cuando sus esposas hagan esto, ellas se irán”.
Intentaron expulsar a los paulinos, situados al lado de la Casa Central, donde hoy se encuentra el antiguo Paraninfo Universitario. “Ellas dijeron que si se les obligaba irse a ellos, las hermanas de la Caridad se irían también. Debido a esta amenaza consiguieron que estos continuaran en el país”, explica sor Teresa. “Fuimos las dos únicas órdenes que permanecimos en ese período”, añade.

Fundadores

Los creadores de las Hijas de la Caridad fueron los franceses Santa Luisa de Marillac y San Vicente de Paúl. Ellos fundaron la orden en 1633 con el objetivo de ocuparse de los más pobres, de los enfermos y los abandonados. De hecho, las hermanas deben hacer votos de castidad, pobreza, obediencia y uno especial de servicio a los pobres. No son votos religiosos, eso significa que los renuevan cada año, porque en la época de los fundadores querían evitar que fueran tomadas por religiosas, lo que equivalía a estar enclaustradas en la disciplina canónica de la época, y esto impedía que fueran por todas partes para servir a los pobres.
Su denominación original era Cofradía de las sirvientas de los pobres de la Caridad. Pero acabó prevaleciendo el nombre, de origen popular, de Hijas de la Caridad, al que se añade el calificativo de San Vicente de Paúl para distinguirla de otras.

Terremoto

En 1917 ocurrió el terremoto que sacudió a Guatemala. Se derrumbó todo, menos el horno de pan y la capilla. Hubo que empezar de cero.
Se auto sostuvieron gracias a la panadería. Además, comenzaron a lavar y planchar ropa por encargo. En esa época, también, inició el Departamento de Hostias, que abasteció a la mayoría de parroquias dentro y fuera de la capital hasta la década de 1970.
En esta nueva etapa influyó mucho la hermana francesa sor Genèvieve Chardin, quien llegó al país en 1920. Según el ex alumno López, “era una persona brillante. Fue la que diseñó el edificio con un estilo gótico francés. Además, supervisaba personalmente todas las obras”. La construcción estuvo a cargo del maestro constructor Martín de Jesús Leche, quien años después (1945-1949) edificó también una nueva capilla a semejanza de la Rue du Bac, en París. Él fue alumno de la Casa Central y sus hermanas pertenecieron a la orden.

Educación

Enseguida la instrucción de las niñas se amplió también a la de niños, ya que en 1891 se fundó la Escuela Primaria de Varones. En 1926, ya impartían todos los niveles de primaria a niños y niñas.
La formación de la Casa Central siempre fue de alta calidad. “Nos inculcaban mucho el respeto”, opina el ex alumno Francisco Aguilar. Pero destacó en todas las materias, no solo en cuestiones de valores. Tanto es así que los libros escolares que crearon las hermanas sor Genèvieve Chardin, sor Ángela Lazo y sor Carmen Rincón fueron usados en otros establecimientos. “Los aceptaron a nivel nacional”, manifiesta sor Teresa. Además, esos textos incluían folletos de Salud y Seguridad y de inglés.
Después de haber instaurado la primaria, comenzaron con talleres para mujeres en los que se impartía repostería, panadería, mecanografía, nutrición y costura. Llegaron a elaborar —agrega sor Teresa— bordados en oro para la Casa Presidencial, la Banda Presidencial y muchos de los vestuarios de las imágenes de las procesiones. Dejaron de organizarse estos talleres en la década de 1950, menos el de bordados que continuó hasta 1970.
También se instauró el nivel básico para las niñas y, en 1945, la alemana sor Filomena Roch, añadió el Instituto Normal para Mujeres con preparación para ser maestras, perito contador o secretaria comercial y bilingüe.
René García Velázquez y Francisco Aguilar estudiaron durante la conocida época de los “10 años de primavera democrática” (1944-1954), ya que estuvieron en la escuela primaria desde 1947 a 1951. Sus padres decidieron inscribirlos en este centro, ya que era de gran prestigio. “Fue una etapa muy alegre”, coinciden los dos, hoy día jubilados de tipógrafo y abogado, respectivamente. Aguilar rememora aún las obras de teatro que preparaba con su profesora, sor Elena Frida Roch. “Representamos San Tarcisio, y tuvo tanto éxito que nos pidieron que repitiéramos la obra dos veces más. Costaba la entrada 25 centavos, lo mismo que las funciones en los Capitol o el Lux”, recuerda.
Dora María Sazzo vivió internada desde 1949 hasta 1960 en la Casa Central, ya que era huérfana desde los 9 años. En su libro Tus dos probabilidades, publicado recientemente, relata sus vivencias en esta institución. Al principio, fue muy duro acostumbrarse a una nueva rutina, con tanta disciplina, escribe Sazzo, quien actualmente es enfermera y antropometrista jubilada, y añade: “Mi vida cambió de la noche a la mañana; en menos de 24 horas, tenía que seguir reglas que desconocía, orar al toque de una campana, comer con horario y lo que me sirvieran, levantarme a las cuatro de la mañana, bañarme con agua fría y tiempo estipulado”. Después se habituó y se sintió muy afortunada de haber llegado a este lugar.


Taller de reposteria 1945

Sor Cecilia

Si hay una persona que ha influido en la Casa Central, y en Guatemala en general, fue la también francesa sor Cecilia Charrin, en la actualidad se encuentra en proceso de santificación. Nació el 17 de febrero de 1890 y vino al país en 1930. Primero, la asignaron en el Seminario, pero se dieron cuenta de que no tenía aptitudes. Luego, probó en enfermería, pero tampoco. Fue cuando se ocupó de los pobres cuando encontró su verdadera vocación.
Todos los días recorría la Sexta Avenida y el Mercado Central con una carretilla donde ponía todo lo que le iban regalando: verdura, carne, fruta… Y con lo que conseguía, hacía después una nutritiva comida para los indigentes que se acercaban.
En 1940, sor Cecilia añadió un servicio más a la Casa Central, las clínicas médicas para la gente con escasos recursos económicos, con consultas de medicina general y una farmacia. Por la misma época, inauguró la Escuela de Aplicación de Sor Cecilia Charrin, donde hacían prácticas las estudiantes de magisterio y los alumnos eran personas muy pobres que no podían pagar nada.
Su labor no solo se limitó a la Casa Central; además, fundó salas cunas para las mujeres, un hospital para niños, escuelas y talleres.
Sin embargo, a pesar de la bondad en todas sus acciones, sufrió la incomprensión de algunos de los lugareños. Por ejemplo, recuerdan cuando una vez pedía, con la mano extendida, y un hombre le escupió. Entonces, ella respondió: “Muy bien, esto es para mí, pero qué me da para los pobres”. Incluso, en otra ocasión, la llevaron a la cárcel ya que alguien la denunció porque “molestaba mucho”, comenta sor Teresa.
Pero sor Cecilia era incansable en su labor. Nunca dejó de pedir ni de dar lo poco que tenía. Falleció en Guatemala, a los 83 años, el 13 de julio de 1973.
Édgar Miguel López creó la Fundación Sor Cecilia y, entre otras funciones, se encarga de llevar a cabo los trámites para canonizarla. Hace años viajó al país natal de la hermana para conocer a su familia. Fue entonces cuando supo que era de familia noble con muchas posibilidades económicas. No obstante, prefirió vivir pobre hasta su muerte. “Fue enterrada en el cementerio La Verbena, en una parte a donde van a parar los que no tienen familia o no han sido identificados”, agrega.
Sor Cecilia también inculcaba este amor por los más necesitados a sus alumnos. Los estimulaba a colaborar en diferentes actividades. Dora María Sazzo comparte que le confiaron responsabilidades como ayudar en el servicio social, donde atendían a muchas personas pobres. “Mientras nosotras preparábamos la comida de los pobres, unas hermanitas estaban ayudando a enfermos, otras evangelizando, otras pidiendo limosna…”.
López recuerda cómo la conoció. “Estaba bajando las escaleras y fuimos un grupito de niños a ayudarla. Se puso a hablar con nosotros. Nos preguntó si teníamos papás. Les dijimos que sí, y nos respondió que éramos afortunados y que debíamos ayudar a lo que no lo eran tanto como nosotros. Nos sugirió que cada mes guardáramos un centavo para esta causa. Todos lo hicimos”. Según él, Charrin era una persona que “marcaba”.
Por ese motivo, en el 2005, junto con un grupo de amigos, creó la Fundación Sor Cecilia Charrin, su museo dentro de la Casa Central, e inició el proceso de beatificación que aún sigue en curso. Entre los “favores” que se le adjudican está la curación de una niña de 4 meses, Marie Madeleyne, cuando en 1972 sor Cecilia impuso sus manos sobre la cabeza de la bebé. Más recientemente, en el 2008, Gabriela del Rosario Hernández quedó en estado inconsciente, pero se curó, gracias a las oraciones que su madre dedicó a sor Cecilia.

Capilla


Si algo impresiona de la tremenda casona de esta institución, declarada Patrimonio Cultural del Centro Histórico, es su capilla. Fue construida desde 1945 a 1949 por Martín de Jesús Leche, a semejanza de la Capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, en la 140 rue du Bac, en París, la casa madre de la compañía. En esa capilla fue donde, en 1830, se le apareció la Virgen María a una joven novicia de las Hijas de la Caridad, sor Catalina Labouré. La primera vez, el 18 de julio; y la segunda, el 27 de noviembre, donde la exhorta a que haga una medalla, que, según la tradición, fue milagrosa y evitó muertes en época de peste en Europa.
Los preciosos vitrales fueron traídos de Europa y representan, en un lado, las dos apariciones de la Virgen a sor Catalina; y en el otro, imágenes de San Vicente de Paúl. Debajo de cada vitral aparecen los donadores que hicieron posible que se compraran estas obras de arte.
Asimismo, una pintura mural que bordea el altar fue “copiada” por la francesa sor Gabriela Pavion. “Son tres lienzos separados”, explica sor Teresa, en donde se representa también una de las apariciones de la Virgen a sor Catalina. También hay estatuas en las orillas del pasillo. “Esto no existe en la francesa”, aclara sor Teresa. Se trata de imágenes tales como el Ángel de la Guarda, Santa Catalina Labouré o Santa Juana de Arco.
Debido al terremoto de 1976 y a las inclemencias del tiempo esta joya arquitectónica fue afectada. Sin embargo, la Fundación Sor Cecilia Charrin se encargó de restaurarla, aunque aún está pagando los arreglos, y por ello organiza actividades para obtener colaboraciones. Por ejemplo, el próximo 26 de junio se efectuará un desayuno médico.
La Casa Central se mantiene en pie, no solo su edificio, sino además sus buenas obras que permanecen vivas gracias a las Hijas de la Caridad y a los exalumnos, pero, ante todo, gracias al espíritu de sus fundadoras, que parece ondear dentro de sus instalaciones.

Época actual

Debido a las consecuencias del huracán Mitch en 1998, en 1999 empezaron la construcción de un lugar para niños en la aldea Zacualpilla, el Centro Infantil Divino Niño Jesús, cuya función era cuidar a los hijos de las familias de escasos recursos y cuyos padres tenían que salir a trabajar. En la actualidad, el Centro tiene capacidad para atender a 60 menores desde el primer año hasta los 10. “Muchos de los niños vienen desnutridos. Algunos ni pueden tomar un lápiz. Pero, aquí se recuperan, ya que damos desayuno, almuerzo y refacción”, comenta la niñera responsable del centro, Susan Marlene García. Además, los mayores tienen clases complementarias para reforzar conocimientos en matemática, lenguaje y catequesis. Las zonas de juego son las que más éxito tienen entre los pequeños, ya que hay numerosas opciones como un futillo, un tobogán o cocinitas y muñecas. Las niñeras juegan con ellos e incluso en ocasiones se encargan de bañar y peinar a los niños. “Se ponen muy tristes cuando se van”, asegura García.
En la Casa Central, la primaria desde hace casi 10 años es mixta. Han ido mejorando las instalaciones con canchas deportivas y, desde 1960, cuentan con piscinas. También ha cambiado la cuota. Aunque sigue siendo para niños de escasos recursos, ya que se otorgan becas y se tienen en cuenta las posibilidades de la familia, la mensualidad es de unos Q300. Lejos quedan aquellos tiempos en los que pagaban 50 centavos o Q1. Ahora se instruyen 825 estudiantes entre primaria, básico para mujeres y el Instituto Normal para mujeres.
Continúan sus labores de servicio social con el comedor para pobres, cuyo almuerzo cuesta Q1, y el centro médico, con un costo Q15 por consulta. Además de la medicina general y la farmacia, cuentan con odontólogos, oftalmólogos y laboratorio.
Este es el primer año que, en forma totalmente gratuita, también hay servicio psicológico.
En la actualidad, las hermanas reconocen cierta falta de vocación, ya que cada vez hay menos seminaristas. Hoy solo hay ocho estudiando en Centroamérica para ser Hijas de la Caridad.
La visitadora provincial de Centroamérica y Panamá es quien designa el puesto a cada hija y el lugar donde desempeñará sus funciones. Puede enviarlas a todos los países de Centroamérica. Por ejemplo, sor Teresa ha estado en El Salvador y Nicaragua, en varios establecimientos de enseñanza.
Pese a que cada vez hay menos miembros en la orden, aún permanecen más de 20 mil mujeres, repartidas en más de dos mil comunidades y 94 países.
En el 2005 se les concedió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, “por su excepcional tarea social y humanitaria en apoyo de los desfavorecidos, desarrollada de manera ejemplar durante casi cuatro siglos, y por su promoción, en todo el mundo, de los valores de la justicia, la paz y la solidaridad”.


por ana martínez de zárate
fotos: érick ávila



http://servicios.prensalibre.com/pl/domingo/fondo.shtml
C_F no está en línea   Reply With Quote
Old June 9th, 2010, 04:50 AM   #915
morenodeleon
Registered User
 
Join Date: Oct 2009
Location: Guatemala/Bogotá
Posts: 7,422
Likes (Received): 468

El domingo salió en El Tiempo un artículo sobre los cinco destinos turísticos más importantes de Bogotá. Me llamaron la atención dos cosas.

1. Bogotá recibe cada año 690,000 turistas no asociados con comercio. (De dónde esta ciudad atrae tanta gente solo por el gusto de venir a verla????????)
2. El listado mismo. Se los dejo para que vean cómo revitalizar nuestro centro histórico es vital para la ciudad... y también cómo con los mismos recursos.. pero bien aprovechados... se marca la diferencia.

Top 5:

1. Musero del Oro (Bien cuidado, moderno y con piezas... en oro. Nada que envidiar... mas bien, aquí desearían muchísimo cada una de nuestras piezas).

2. La Candelaria (Barrio colonial, mezcla del Centro y Xela... feo..pero shhh... aquí es todo un éxito y atrae al 60% del turismo). Empedrado, peatonal y lleno de gringos, grafitis y vagabundos... sucio... muy sucio.

3. Monserrate. Es un teleférico tipo Amatitlán, con vistas a la ciudad y con una Iglesia en la cima... además de un restaurante donde tomas chocolate caliente y ves el valle. Un teleférico en cafesa.... o un centro recreativo en la punta de amatitlán... serían un atractivo especial para el turismo.

4. La Catedral Primada de Bogotá... por si no la han visto... es idéntica a la de guatemala por fuera... pero oohhh sorpresa... es solo la fachada... el resto es como una gran galera de adobe... y por dentro... no opino porque es arte religioso (aunque me limito a decir que es imple... muy simple... y hasta algo kitsh).

5. El jardín botánico... una belleza.. definitivamente. Pero Guatemala sustituye muy bien el jardín con nuestro Zoo... que por cierto no hay en Bogotá.


Pero dónde comienza todo? Con un Centro Histórico decente y apto para el turismo. Guatemala lo tiene de sobra.. pero escondido bajo un manto de cosas que lo degeneran. ojalá cambie algún día.... no tan lejando con el transmetro jeje.
morenodeleon no está en línea   Reply With Quote
Old June 9th, 2010, 05:36 AM   #916
C_F
De músico, poeta y loco..
 
C_F's Avatar
 
Join Date: Nov 2007
Location: Entre el cielo y el mar...
Posts: 84,380
Likes (Received): 10247

Con todo lo que nos contas estas reafirmando esa idea del ENORME potencial que tienen Guatemala, como ciudad, y ni hablar como país. Por eso es que sin duda duele el ver que se pierde tiempo, energía y sobre todo, ideas y VIDA, en puras, y uso la palabra sin asteriscos ni bips, estupideces! No, no hay derecho! Como diria alguien por allí! Que les pasa a los chapines? Y si el gob. de turno no hace nada, pues hagámoslo nosotros, que tarde o temprano, por pura saturación, los vamos a echar a los desgraciados! Y hacemos de Guatemala lo que siempre ha debido ser!

Ese CH en si heterodoxia artística podría ser aprovechado de muchas formas positivas. Cierto, se ha perdido mucho, y la gran mayoría esta descuidado, ok, se vale lamentarse de ellos, pero sin dejar de ver para adelante y de reconocer toda la potencia que tiene, buscando caminos para hacer que eso surja.

El Parque Metropolitano, los museos, la cultura, las ideas... en fin, hay mucho por hacer!

Se vale soñar, pero también se vale hacer los sueños realidad!
C_F no está en línea   Reply With Quote
Old June 9th, 2010, 06:25 AM   #917
morenodeleon
Registered User
 
Join Date: Oct 2009
Location: Guatemala/Bogotá
Posts: 7,422
Likes (Received): 468

El parque metropolitano sería un plus... uff... ahora el Centro.. pues es igual... Acá la candelaria es el CH..pero son unas cuadras nomás... el resto lo hecharon a perder con edificios de remalgusto de arriba para abajo. Guate tiene muchísimo potencial en serio... Cuándo llegará alguien con verdadera visión y lo saque de su letargo?

Pronto les pongo fotos del centro y el resto de lugares para que se ejemplifique bien el punto.
morenodeleon no está en línea   Reply With Quote
Old June 9th, 2010, 11:14 AM   #918
//MUSTANG//
Guatemalensis Lepidus
 
//MUSTANG//'s Avatar
 
Join Date: Sep 2008
Location: Taipei/Guatemala City
Posts: 4,867
Likes (Received): 134

En vista de que en el sector público la cosa anda algo lenta, esperaríamos que empresarios como Jorge Castañeda, Emilio Méndez o Ricardo Castillo Sinibaldi vengan a darle una nueva vida a nuestro Centro Histórico, que es como una piedra preciosa metida en el lodo.
__________________
Salve, cara Parens, dulcis Guatimala, salve!
Delicium vitæ, fons et origo meæ...
//MUSTANG// no está en línea   Reply With Quote
Old June 11th, 2010, 07:25 AM   #919
Kikab
Kikab
 
Join Date: Oct 2005
Location: Guatemala City
Posts: 9,609
Likes (Received): 149

Esta Nota sobre la plazuela España me pareció muy interesante y además nos habla de como y por quien fue rescatada. Vale la pena su lectura y acalar muchas dudas y especulaciones.


La Fuente del caballo triste

La mudaron a la fuerza, perdió a su Rey, fue paredón de fusilamiento, se convirtió en lavadero, pasó de ser monumento real a monumento a un caballo. Todo eso vivió la pobre Fuente de Carlos III antes de que la instalaran en la Plaza España.

Marta Sandoval msandoval@elperiodico.com.gt


No hubo forma de entrar. Por más que insistieron en que les dejaran conocer la penitenciaría por dentro, Ernesto Viteri y Enrique Martínez Sobral tuvieron que marcharse sin haber visto siquiera una celda. ¿A quién se le ocurre venir a este sitio de horror?, se preguntó un celador robusto y mal encarado, tras cerrarles la puerta en la cara.


Don Ernesto alzó los hombros y dobló las comisuras de los labios, “mejor nos vamos, esto no tiene caso”, le dijo a su amigo, “hace un buen día, demos un paseo por la periferia de la ciudad y luego volvamos a casa”, sugirió. Los dos caminaron por predios desiertos, poblados sólo por la hierba rebelde que crece sin forma. Don Enrique pateó una piedra, como un niño frustrado, y vio cómo la pequeña roca rodaba cuesta abajo hasta estrellarse contra un árbol. Iba a recogerla cuando unas risas y murmullos le dejaron pasmado. Alzó la vista, pero un rayo de sol le dejó encandilado, se llevó una mano a la frente para improvisar una visera y logró ver, a lo lejos, a un grupo de mujeres lavando ropa. Restregaban con fuerza sobre unas rocas extrañas, finas y blanquecinas. La curiosidad lo condujo a través de la maleza.


Ernesto lo vio sorprendido, “¿qué pasa Enrique, a dónde vas?”, le gritó, pero su amigo ya estaba arremangándose los pantalones para entrar en lo más frondoso. Caminó unos pasos y cuando estuvo muy cerca gritó: “¡Es la fuente de Carlos III!, está aquí, está aquí”. Don Ernesto dibujó un signo de interrogación en su rostro, no entendía qué era eso de la fuente. Don Enrique le explicó que esas piedras, que servían de lavadero, tiempo atrás habían sido la fuente de la plaza central, un monumento en honor del Rey que permitió el traslado de la ciudad al Valle de la Ermita. La historia empezó, le dijo, el día en que los gobernadores de Santiago de los Caballeros cayeron en la cuenta de que seguir viviendo allí era imposible.
Nueva ciudad

“¡Inhabitables, señores, estos edificios son inhabitables!” Bernardo Ramírez, el maestro mayor de obras, repitió las palabras para ver si así lograba convencer al arzobispo y al gobernador de que era necesario abandonar la ciudad cuanto antes. El terremoto de Santa Marta había arrasado Santiago de los Caballeros, dejando las casas en el suelo, iglesias en pedazos y el panorama más desolador. “Reconstruir la ciudad sería más caro que mudarnos al valle de la Ermita”, Ramírez lanzó otro de sus argumentos y el gobernador, Martín de Mayorga, se rascó el mentón y frunció el ceño. A su lado, el arzobispo movía la cabeza de derecha a izquierda; se negaba a abandonar la ciudad. “Pues que lo decida el Rey”, sentenció Mayorga. Días después los habitantes empezaban a empacar, la mudanza era un hecho. El rey Carlos III había dado la orden.


Poco a poco la nueva Guatemala fue tomando forma. Pero le faltaba algo, algo esencial en toda ciudad que se respete: una fuente. Las voluptuosas sirenas que emanaban agua de sus pechos se habían quedado en La Antigua. El gobernador tuvo una idea: “Hagamos una fuente que a la vez sea un monumento en honor del Rey”. En ese entonces, quizá el adjetivo “chaquetero” no se usaba, pero su significado estaba ampliamente difundido.


La tarea de la nueva fuente se la encomendaron a Antonio Bernasconi, un arquitecto italiano que cobró mil pesos mensuales por su trabajo. Lo primero que hizo fue diseñar dos modelos de fuente-monumento; uno que costaría 14 mil pesos y el segundo que se podía costear con la mitad del dinero. José de Estachería, el gobernador, lo consultó con el contador general, quien dijo que había dinero suficiente para el diseño más caro y que, en su humilde opinión, cuando se trataba de homenajear al Rey no había que escatimar. Una sola sugerencia hizo: “mandar a ponerle una ynscripción que en ydioma bulgar explique la heroyca munificiencia de tan soberano dueño”, así lo escribió en una carta.


La construcción empezó en 1783. A la cantera más cercana partió un ejército de bueyes para acarrear piedras. Hizo falta 20 animales, amarrados de 2 en 2, para llevar a la Plaza de Armas (hoy Parque Central) todo el material para la obra. Bernasconi estaba orgulloso de sus planos. La fuente tendría 4 caballos que escupirían agua por la nariz. “¿Y por qué no de la boca?”, le preguntó alguno de los albañiles, y él lo miró de arriba abajo, no podían comprender lo original de su obra de arte.


La piedra más grande tardó 8 días en llegar halada por 16 bueyes que apenas podían con sus huesos. El Gobierno permitió que sesenta presos salieran de la cárcel para ayudar a cargar las rocas.


En el pueblo todos hablaban de la fuente, las nubes de polvo que se levantaban con la construcción servían de escondite para los niños curiosos que morían de ganas por ver caballos que escupen agua por la nariz. Manuel Barruncho, el principal ayudante de Bernasconi, espantaba a los chiquillos con gritos y muecas. La obra tenía que ser concluida cuando antes. Pero algo terrible la interrumpió: Bernasconi falleció.


El gobernador entró en pánico. La gran obra en honor del Rey no era más que escombros, una vergüenza para la ciudad. Ya estaba a punto de sufrir un colapso cuando apareció uno de los trabajadores, se identificó como Manuel Barruncho y dijo que era maestro de cantería y que tenía la solución al problema: “yo puedo continuar la obra”. El gobernador torció los ojos, estaba estresado y cansado, pero no veía otra salida, así que aceptó. Para quitarse de problemas nombró al regidor Juan Miguel Rubio como supervisor de Barruncho, él tendría que verificar que todo funcionara a la perfección.


Dicen que Rubio no estaba muy convencido del talento de Barruncho , así que le pidió una prueba: “quiero ver un caballo terminado, un caballo de muestra”, le dijo. Días después Barruncho llegó con un equino con las fosas nasales más grandes de la cuenta. A Rubio le gustó tanto que no sólo permitió que Barruncho continuara el trabajo, sino que además decidió instalar el caballo de muestra frente a su casa. Dicen que la emoción en el barrio fue tanta que se hacían largas colas de niños para subirse a la estatua.


El caballito pasó mucho tiempo allí, pero luego por alguna extraña razón lo trasladaron a la zona 11, a la colonia Mariscal, donde está actualmente. Pasa inadvertido por los carros y los transeúntes, y poca gente sabe que es de la época colonial. Miguel Álvarez, director del Museo Nacional de Historia, hace gestiones para que lo trasladen al museo.


La fuente terminó de construirse en 1789, tras 6 años de trabajos y con un costo de 20 mil pesos, 6 mil más de lo presupuestado. El Rey nunca pudo verla, murió un año antes de que la terminaran.

El caballo sin rey

Una pedrada le golpeó la sien. Otra le atinó a la mano y le partió un dedo. Un martillo golpeaba su tórax, mientras un cincel se encargaba de degollarle. La nariz, un bulto afilado que salía de su rostro, rodó por el suelo y cayó al agua, como quien lanza una piedra a la fuente para pedir un deseo. A Thomas de España, el escultor, le tomó meses afinar esos detalles, tallar la pieza para que se pareciera al Rey de España, y en minutos, un grupo de pobladores logró desfigurarlo, arrancarlo del caballo y partirlo en pedacitos.


Si Guatemala ya era independiente, ¿qué sentido tenía mantener al Rey en el centro de la plaza? Pero con el caballo tuvieron piedad, el animal no tenía la culpa, al fin y al cabo él también era un súbdito del Rey, como todos. Por muchos años la fuente exhibió a un caballo sin jinete, y se convirtió en el monumento a un caballo.


El genial José Milla, en uno de sus cuentos, se reía de la anécdota: “El rey desapareció, era justo. ¿Cómo había de presidir un monarca una plaza independiente? Un caballo es otra cosa. Allí se ha estado desde 1821, con la cara hacia la Catedral y las ancas hacia la antigua audiencia, viendo correr el agua de la fuente, ocupación a que son dados todos los tristes”. Milla se preguntaba qué hacer con el animal, quizá montarle a alguien más encima, como Cristóbal Colón o el general Carrera, pero la idea no le convencía del todo. “¿Y quitarlo?”, fue otra de sus propuestas, “eso sería trabajosillo ya que el tal cuadrúpedo no es de algodón”, reflexionó. “¿Condenarlo a ser despedazado? ¡Qué caballada!” Milla encontró por fin una solución que sugiere en su cuento: “Tal vez lo menos malo al fin y al cabo, sería instruirle un proceso como vago, ya que hace la miseria de 49 años que no tiene oficio conocido y meterlo lisa y llanamente en la cárcel sería un proceso cómodo”.


No lo destruyeron ni lo metieron preso. Su suerte fue peor, se convirtió en un desaparecido. El presidente Reyna Barrios decidió quitar la fuente de la Plaza para construir un quiosco para música. Fue retirada pedazo a pedazo, incluido el caballo. Pero cuando la encontraron el cuadrúpedo ya no estaba. Una piedra extraña, que podría ser el torso, se exhibía en los jardines del Museo Nacional de Arte Moderno, pero hace más o menos diez años, el director José Mario Maza, decidió trasladar el pedazo a los jardines del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde está actualmente. No se sabe con certeza si esa roca es o no parte del caballo sin jinete, pero es muy probable que sí lo sea.
El rescate

La fuente dejó de emanar agua. Las narices de los caballos se quedaron secas. La gente pasaba por el frente sin prestarle demasiada atención, nadie dijo nada, nadie pidió que se quedara. En el quiosco habría música más alegre que el monótono sonido del agua. Además, la fuente no les traía buenos recuerdos. Era casi imposible no pensar en la sangre que hacía unos años había manchado sus paredes.


Sucedió en 1877. El general Justo Rufino Barrios descubrió que un grupo de hombres quería asesinarle. Logró frenar el ataque y capturar a los complotistas: eran 17 hombres comandados por Antonio Kopesky, que había sido comandante de artillería a las órdenes de Barrios. El castigo para los sediciosos fue la muerte, los fusilaron a la vista de todos y con la fuente de Carlos III como paredón.


Así que la fuente se fue. Pasó 35 años tirada en el sitio baldío, donde hoy se encuentra el Banco de Guatemala. Hasta que la descubrieron Don Ernesto Viteri, un intelectual de la época que más tarde fue presidente del Congreso y don Enrique Martínez Sobral, economista y escritor. Ambos pertenecían al Club Rotario de Guatemala; cuando volvieron con el hallazgo corrieron a interesar a los demás miembros en el rescate.


El club llevó la noticia al presidente Lázaro Chacón y lo entusiasmaron con la idea de recuperar la fuente. Pero para empezar los trabajos hacía falta sólo una cosa: los planos originales de la fuente, para volverla a montar igual.


Los rotarios buscaron por toda Guatemala, en archivos, bibliotecas, libros viejos. Los planos no estaban en ninguna parte. Los trabajos se frenaron, Lázaro Chacón murió y la fuente siguió siendo lavadero. Venían días de caos para Guatemala, de diciembre de 1930 a febrero de 1931 hubo cinco presidentes distintos. Interesar a alguno, que cuando ni bien se había acostumbrado su trasero a la silla presidencial debía dejarla, era inútil. Entonces llegó Ubico.


Don Ernesto, don Enrique y un buen grupo de rotarios fueron a buscarlo. Ubico les dejó pronunciar tres o cuatro palabras y les dijo que se podían marchar. Dieron la vuelta con los rostros acongojados, pero en la puerta Ubico soltó la frase que les alegró la vida: “vamos a sacar esa fuente”.


En esos días el club tuvo una buena noticia, Felipe Yurrita estaba dispuesto a donar un terreno muy cerca de la Reforma, en lo que hoy es la Plaza España, al final de la calle Montúfar. El sitio era perfecto. Quedaba sólo un problema: los planos nunca aparecieron.


Don Ernesto buscó entonces a un historiador, Gilberto Valenzuela, y le contó que habían dado vuelta a todo y los planos no aparecían. ¿Se le ocurre quién los pueda tener? Don Gilberto reflexionó un momento y luego dio una manotazo sobre la mesa: “¡Lo tengo!, ya se dónde están”. Estaban en Sevilla, en el Archivo de las Indias.


La fuente volvió a vivir, con sus caballos lanza agua y su templete sin rey ni corcel. Y ahí está viendo pasar el tiempo. Dictadores, políticos, fusilados, intelectuales, mendigos, nobles, españoles y chapines, perros y gatos, todos han bebido de sus aguas. Fue el adorno más bonito, fue el monumento más moderno, fue escenario de la muerte, fue un estorbo, fue basura, fue rincón para los enamorados, fue lavadero, fue el rescate de la memoria, fue… y sigue siendo.

*Con información de: “La fuente Carlos III” de Ernesto Viteri, “La Fuente de la Plaza Mayor” de Ricardo Toledo Palomo. “El centro Histórico de Guatemala” de Héctor Gaitán. “El libro sin nombre” de José Milla. Miguel Álvarez, Johan Melchor y Alfonso Yurrita.


http://www.elperiodico.com.gt/es/201...omingo/155797/

Last edited by Kikab; June 11th, 2010 at 07:31 AM.
Kikab no está en línea   Reply With Quote
Old June 11th, 2010, 10:24 AM   #920
locoporguate!
Puro Chapin
 
Join Date: Dec 2009
Location: Ciudad de Guatemala
Posts: 1,335
Likes (Received): 23

Excelente reseña historica de la fuente. Gracias Kikab. Efectivamente se debe a don Ernesto Viteri y a Enrique Martinez-Sobral el haber recuperado la fuente de Carlos III. Los rotarios fueron claves para convencer a Ubico para construir la plazuela España y hoy por hoy es un lugar emblematico y hermoso para nuestra ciudad.
locoporguate! no está en línea   Reply With Quote


Reply

Tags
centro historico

Thread Tools

Posting Rules
You may not post new threads
You may not post replies
You may not post attachments
You may not edit your posts

BB code is On
Smilies are On
[IMG] code is On
HTML code is Off



All times are GMT +2. The time now is 04:34 AM.


Powered by vBulletin® Version 3.8.8 Beta 1
Copyright ©2000 - 2014, vBulletin Solutions, Inc.
Feedback Buttons provided by Advanced Post Thanks / Like v3.2.5 (Pro) - vBulletin Mods & Addons Copyright © 2014 DragonByte Technologies Ltd.

vBulletin Optimisation provided by vB Optimise (Pro) - vBulletin Mods & Addons Copyright © 2014 DragonByte Technologies Ltd.

SkyscraperCity ☆ In Urbanity We trust ☆ about us | privacy policy | DMCA policy

Hosted by Blacksun, dedicated to this site too!
Forum server management by DaiTengu