SkyscraperCity banner
1 - 9 of 9 Posts

·
(T pr0viNcia
Joined
·
3,362 Posts
Discussion Starter · #1 · (Edited)
Si hay algo que nos muestra el estratégico enclave de las tierras cartageneras a lo largo de la historia, son sin duda alguna sus innumerables restos de castillos, fortalezas y baterías. Vamos a hacer un recorrido por parte de estos restos.

Primero, un mapa para ir localizando algunos lugares:




BATERÍAS DE COSTA

2. Batería de la Parajola

s. XX. Construido en el plan de fortificación de 1928 y 1936 (Primo de Rivera). Posee cuatro cañones de acero 152,4 mm. Modelo 1923 con un alcance de 22.000 mts. Panorámica desde Cabo Tiñoso hasta Punta de Aguilones. Hundió el Castillo Olite en la Guerra Civil. Desartillada en 1994
Objetivo: Defensa de la costa. Cruzaba fuegos con la batería de Jorel y Aguilones.



3. Cuartel defensivo de Fajardo

Batería de costa de 1.860. Posee una lápida sobre la puerta de entrada. Objetivo: alojamiento de la tropa que servía en la zona para divisar las ensenadas de Cartagena y Escombreras, así como La Algameca y Cabo Tiñoso.





4.1. Fuerte de Navidad

Estilo neoclásico. Sustituyó a la Torre y la batería de Navidad del s. XVI (hoy en ruinas). Objetivo: Defender el acceso a la bocana del puerto Cartagena, cruzando su fuego con Trincabotijas. En la segunda mitad del siglo XIX sobre la explanada de dicha batería se construye el actual fuerte. Estado: Abandonado.





5.1. Batería de San Leandro

Batería de costa. Incluido en el complejo defensivo C-5.Acasamantada. Objetivo: Defensa de la entrada de la bocana.





5.2.1. y 5.2.2. Batería de San Isidoro y Santa Florentina

Incluido en el complejo defensivo C-5. Ultima reforma Plan O´Donnell de 1862, culminado a final del s. XIX. Casamatas enterradas para protegerse de los disparos procedentes de navíos enemigos, que además tienen la parte traseras abiertas para mejor ventilación del humo de la pólvora. Bóveda de hormigón de “cal Teid” para proteger las edificaciones de repuestos y servicios construidas a retaguardia. Objetivo: Defensa de la entrada de la bocana.





5.2.3. y 5.2.4. Batería de Santa Ana

Batería de costa. Estilo neoclásico. Su origen es el fortín de Santa Ana de principios del s. XVIII. En 1895 finalizan las obras de construcción de seis casamatas con bóvedas “a prueba”. Tras la Guerra con EEUU queda artillada con seis cañones de hierro entubado de 15 cms. Ordoñez, que fueron desartilladas en 1956. Objetivo: Defensa de la entrada a la Bahía de Cartagena.



5.3.1. y 5.3.2. Baterías de Trincabotijas Alta y Baja (sin imágenes)

Batería de Trincabotijas Alta o del Comandante Royo: Batería de costa del s. XIX (1860). Consta de ocho barbetas dobles para ocho obuses. Bajo la línea de asentamientos, están los repuestos y depósitos de municiones con bóveda de hormigón de “cal Teid” de un metro de espesor en la clave, el blindaje de hormigón de cementerio de igual espesor y el de tierras. Parte de ella se destruyó. Objetivo: Vigilancia y defensa de la entrada a la bahía.

Batería de Trincabotijas Baja: Batería de costa del s. XVII (1686). Se domina visualmente la Dársena de Escombreras, la Bocana del Puerto y las dos Algamecas. Objetivo: Vigilancia y defensa de la entrada a la bahía.

6.1. Batería de Aguilones

s. XX. Construido en el plan de fortificación de 1928 y 1936. Posee cuatro cañones de acero 152,4 mm. Modelo 1923 con un alcance de 22.000 mts. Objetivo: Defensa de la costa.







Batería del Roldán (no aparece en el mapa; situado a aprox. 1km al oeste/izquierda de la imagen)

Cumbre del monte de Roldán, a una cota de 485 mts. sobre el nivel del mar. Época: s. XX. Artillada en 1933 (Plan Primo de Rivera). Disponía de cuatro cañones antiaéreos de 105/45, tipo Vickers. Queda fuera de servicio y posteriormente desartillada en el año 1965. Objetivo: obra para prevenir de los bombardeos a la población.





CASTILLOS

5. Castillo de la Concepción

s. XIV- XVIII. Castillo medieval. Único situado en el centro de la ciudad y su origen se remonta al de la ciudad. Es conocido como “Castillo de los patos” tras su acondicionamiento como Parque Torres. En su parte inferior hay unos algibes visitables. Objetivo: Vigilancia y defensa de la ciudad y la bahía. Estado: Acondicionado como Centro de Interpretación de la ciudad. Actualmente también dispone de un ascensor panorámico de acceso desde la calle Gisbert.









8. Castillo de los Moros

s. XVIII. Finalizó en 1778. Estilo neoclásico. Pertenece a la Escuela Española afrancesada. Se trata de una obra coronada de estilo neoclásico ecléctico. Proyectada por el ingeniero militar Pedro Martín Zermeño, y dirigió su construcción el también militar Mateo Vodopich de 1773 a 1778. Estaba comunicado con la plaza mediante un camino cubierto que partía de la Puerta de Socorro. Objetivo: Fortificación abaluartada exterior a la plaza para proteger el frente abaluartado del Hospital y la entrada de la ciudad por las Puertas de San José.





9. Castillo de San Julián

s.XVIII-XIX. Su construcción finalizó en 1883. Es el castillo de Cartagena con mayor altitud y el mas moderno, siendo de estilo neoclásico ecléctico de la Escuela Española algo afrancesado. Doble entrada y puerta elevadiza. Durante la guerra de Sucesión, los ingleses al mando del Almirante Lake tras la conquista de Cartagena construyeron la torre cilíndrica de San Julián, hoy en el interior del Castillo, que venía fortificándose desde la segunda mitad del s. XVIII. Objetivo: Defender la cumbre del monte de San Julián para evitar que fuera utilizado por el enemigo y dominar la bocana del puerto.



Situación Castillo Atalaya y Galeras:


Castillo de la Atalaya

Castillo del s. XVIII. Obra abaluartada de estilo neoclásico ecléctico perteneciente a la Escuela española afrancesada. Ideado por el ingeniero militar Pedro Martín Zermeño. Objetivo: Defensa de la cumbre de La Atalaya para evitar que fuera ocupada por el enemigo y que pudiera bombardear la plaza; batir con su artillería los posibles desembarcos en las Algamecas; y flanquear con sus fuegos el norte de la Plaza.



Castillo de Galeras

s. XVIII. Fortaleza abaluastrada neoclásica ecléctica rectangular proyectada por el ingeniero militar Pedro Martín Zermeño, de la Escuela Española afrancesada. Posee cuatro baluartes de traza irregular, un gran patio concéntrico en su interior y un foso seco que lo rodea, con sus escarpa y contraescarpa. De este castillo, considerado último reducto defensivo, parte la Muralla de Carlos III. En este castillo se proclamó la Revolución Cantonal de 1876. Objetivo: Dominar la plaza, el puerto, el Arsenal y la Algameca. Posteriormente prisión militar y semáforo. Posee vigilancia militar.





6. y 7. Cuartel de Antiguones, Despeñaperros y Hospital de Marina

Actualmente, forman el Campus de la Muralla del Mar de la UPCT. El Cuartel de Antiguones será la Facultad de Telecomunicaciones. Ambos edificios datan del siglo XVIII, y como su nombre indica era un área de índole militar.







Despeñaperros: Fortaleza del s. XIX. Llegó a constituir una pequeña ciudadela compuesta por una bateria de 10 piezas. En 1859 se propuso construir un fuerte con una batería acasamatada para 14 piezas y otra superior a barbeta de 10 piezas ya que, además de dominar el barrio de Santa Lucía y la gola del castillo de Los Moro, flanquea toda la muralla de mar y bate el puerto. En 1890 se construyó un depósito de agua para abastecer a los cuarteles de Antigüones y Hospital de Marina.

Vista desde el ascensor del Parque Torres. Se ve Despeñaperros a la izquierda, y el Cuartel de Antiguones tras la Plaza de Toros:



Bueno, hasta otra! xD
 

·
Registered
galeguser
Joined
·
3,811 Posts
muy bonito todo , si hay algo que me apasione mas que los rascascielos, son las edificaciones militares antiguas, fortalezas castillos etc, a
 

·
¡Viva el metro!
DavoR
Joined
·
38,367 Posts
¿Tanto miedo a un ataque tenían en Cartagho Nova?

:?
 

·
(T pr0viNcia
Joined
·
3,362 Posts
Discussion Starter · #5 ·
bitxofo, estos castillos y baterías no se remontan a tanto :D Cartagena siempre ha sido una puerto estratégico en lo militar, y ha tenido una historia digamos "rebelde" (el Cantón en 1.873/4 es lo más destacable junto con ser base marítima republicana durante la Guerra Civil), por lo que no escatimaron en gastos para vigilarla ;)
 

·
¡Viva el metro!
DavoR
Joined
·
38,367 Posts
PreGy said:
bitxofo, estos castillos y baterías no se remontan a tanto :D Cartagena siempre ha sido una puerto estratégico en lo militar, y ha tenido una historia digamos "rebelde" (el Cantón en 1.873/4 es lo más destacable junto con ser base marítima republicana durante la Guerra Civil), por lo que no escatimaron en gastos para vigilarla ;)
¡Gracias nene!
Lo de Carthago Nova lo había dicho de broma, ya sé que no son de esa época las baterías y castillos...
:wink2:
 

·
Registered
Joined
·
166 Posts
PreGy said:
bitxofo, estos castillos y baterías no se remontan a tanto :D Cartagena siempre ha sido una puerto estratégico en lo militar, y ha tenido una historia digamos "rebelde" (el Cantón en 1.873/4 es lo más destacable junto con ser base marítima republicana durante la Guerra Civil), por lo que no escatimaron en gastos para vigilarla ;)

ademas que anteriormente ya fue amurallada por ¿carlos III?, historicamente ha sido uno de los puertos mas importantes de españa y sin duda el mas estrategico de cara al mediterraneo, muchas de las construcciones de las fotos fueron duramente perjudicadas durante la guerra civil, (alicante y cartagena fueron las ultimas ciudades que resistieron a los nacionales).

muchas gracias por el reportaje pregy, muy bueno.
 

·
(T pr0viNcia
Joined
·
3,362 Posts
Discussion Starter · #9 · (Edited)
Bueno, acabo de tener una orgía de sobre-información acerca de las actuaciones previstas de aquí al 2012 (Puerto de Culturas II), con el cual se rehabilitarán todos estos castillos y baterías, además de otros proyectos. He destacado lo más importante (Revista de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Cartagena)::


Carlos III convierte a cartagena en un enclave único

El Puerto de Cartagena es un referente marítimo para todo el Mediterráneo. Más allá de la actividad puramente comercial, las construcciones que rodean la bahía, y que antaño protegían a la ciudad de invasiones y ataques, son un conjunto similar sin parangón en todo el Mediterráneo. Es precisamente este hecho el que la Cámara de Comercio y la COEC, han querido destacar y proponer. El fin último de las actuaciones previstas en dicho proyecto es convertir este conjunto en Patrimonio de la Humanidad


“Que vuestra alteza mande hazer una torre en la entrada del puerto para que ningún navío pueda entrar ni salir syn liçencia, porque de ellos se pueda fazer lo que vuestra alteza mandare”.
(Escrito de Nicolás de Guevara a los Reyes Católicos desde Cartagena, 1503).

Y sin más, unos 200 años después, la ciudad se convertiría en la Capital del Mediterráneo, en sede de una de las Armadas más poderosas de la historia. Carlos III, como muchos otros que lo habían hecho desde la época más antigua, aprovechó la bahía natural de Cartagena para construir uno de los centros marítimos del mundo en el siglo XVIII. Fortificó un puerto, ya de por sí difícil de penetrar, y lo convirtió, junto con Cádiz y El Ferrol, en una de las tres bases de la Armada española. Creó además una de las sedes astilleras más importantes de España, desde la que se llevaron a cabo algunas de las innovaciones más destacadas de esta época de la historia de la humanidad.
Si alrededor de la mitad del siglo XVIII, la Armada española contaba con 42 navíos y 28 fragatas, el 50% de ellas se encontraban entonces en Cartagena. Puerto que cuenta, desde esa época, con uno de los centros de construcción de naves más moderno de su siglo y clave de la importancia internacional del Puerto, tanto antaño y como en la actualidad. Es precisamente esta importancia la que convirtió a la ciudad en una de las más desarrolladas de España, en provincia y en una de las primeras en la creación de publicaciones periódicas, signo indiscutible del desarrollo de una ciudad.
Por este crecimiento, se llevó a cabo, además, una de las construcciones insignias de la ciudad: la Muralla de Carlos III, con un carácter eminentemente defensivo que, hoy en día, se suma al patrimonio más valioso de Cartagena.
El estudio de la documentación histórica existente, de las construcciones militares de la bahía y del conjunto arquitectónico único que éstas conforman, ha dado lugar a “Cartagena Puerto de Culturas II”: un plan estratégico de recuperación, con fines civiles, de los edificios defensivos de la Bahía de Cartagena para que, una vez incorporados a un conjunto restaurado y usado con fines civiles, conviertan a la ciudad en miembro de la exclusiva lista de Bienes Patrimonio de la Humanidad.


PUERTO DE CULTURAS II
Las exclusivas características de los castillos, fortificaciones y baterías, que desde el siglo XVI hasta el XIX se edificaron en Cartagena, son un conjunto histórico único, que convierten a la ciudad en un enclave singular. Pero más allá de la evolución constructiva, un espacio destacado está reservado a las obras que Carlos III, que continuando el afán de su antecesor, Felipe V, de recuperar el puesto protagonista de España en el Mar, legó a Cartagena algunas de las más importantes edificaciones militares de España, acumulando en el municipio una gran densidad de estas construcciones. Son nueve las baterías y castillos que podrían ampliar la oferta de “rutas” histórico-patrimoniales con las que la ciudad compite con otros destinos de la cuenca mediterránea.
Con esta idea la COEC y la Cámara de Comercio, basándose en un estudio previo realizado por el Consorcio Puerto de Culturas, y en relación con la Universidad Politécnica de Cartagena, han desarrollado un proyecto con el que se pretende convertir a estas fortificaciones en Patrimonio de la Humanidad, siendo éste el fin último de una serie de fases de rehabilitación de la historia del siglo XVIII cartagenero.
Tras las averiguaciones realizadas, y siempre y cuando se cumplan las fechas previstas en el proyecto presentado en las diferentes instituciones, se perfila una fecha probable para la consecución de este título: 2010.
Siguiendo las normativas de la UNESCO, institución que nombra y protege el Patrimonio de la Humanidad, esta agrupación de edificios cuenta con las características mínimas necesarias para convertirse en uno más de este cerrado círculo de elementos culturales que deben de ser protegidos a perpetuidad. Según cifras de finales de los años 90, existen cerca de 500 elementos, la mayoría de carácter cultural, los que deben ser protegidos por la comunidad internacional.
La definición de Patrimonio de la Humanidad es la siguiente:
“Serán Bienes de interés general para la humanidad grupos de construcciones, aisladas o reunidas, cuya arquitectura, unidad e integrada en el paisaje les dé un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia”.
Convención aprobada por los países miembros de la UNESCO en 1975
De esta forma, se ha desarrollado un recorrido analítico por cada una de las construcciones, tanto histórico como arquitectónico, para definir su valía. El resultado no deja lugar a dudas: las fortificaciones militares llevadas a cabo a lo largo del siglo XVIII cuentan con los requisitos mínimos para llegar a ser un conjunto protegido por la UNESCO.
La Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural presenta ocho características distintas por las que un conjunto puede ser Patrimonio de la Humanidad. En el caso de las construcciones defensivas de la Bahía de Cartagena, desarrolladas especialmente bajo el reinado de Carlos III, se aglutinan, al menos, en cuatro de las ocho posibilidades:
1. Que sea un logro artístico único: esta suma de fortificaciones y edificios militares no se encuentra aglutinadas de la forma en que lo están en ningún otro lugar de la cuenca mediterránea, ya que fue una actuación dirigida con un fin claro: la capitanía del Mediterráneo para una de las Armadas más importantes del mundo en el siglo XVIII.
2. Que suponga una influencia considerable durante un periodo determinado de la historia. En Cartagena, gracias a la fuerza de la armada allí, en parte, anclada y creada, se decide el futuro de una corona que debió recuperar sus colonias arrebatadas por los ingleses y rechazar diversos asaltos de la marina inglesa a sus costas.
3. Que se trate de una estructura que ilustre un periodo representativo de la historia. Sin más, estudiar la importancia arquitectónica de los edificios construidos en Cartagena para proteger uno de los puertos más importantes de la península, que se convirtió en uno de los más representativos de la Ilustración, por su estilo y utilidad. Por otro lado, los ingenieros navales que trabajaban en los astilleros de la ciudad crearon algunos de los diseños náuticos más avanzados de la época, teniendo esta sede de la industria naval española fama internacional por ello.
4. Como factor adicional, se tendrá en cuenta el estado de preservación del bien. Hasta el momento, los edificios militares, que en muchos casos son propiedad del Ministerio de Defensa, se encuentran desprotegidos. A pesar de esto, su estructura se mantiene en muy buen estado. Así, la recuperación de los mismos a pesar de las dificultades propias de actuaciones de este tipo, sería tarea sencilla.
Un proyecto con conclusiones tangibles
El plan de acción Puerto de Culturas II incluye un calendario real y unos resultados probados avalados por experiencias anteriores y estudios.
El Puerto de Cartagena se ha convertido, en los últimos tiempos, en un punto de escala de cruceros. Esto supone el desembarco, más o menos continuado, de turistas que esperan encontrar algo interesante que visitar en tierra, de forma que, en la jornada en la que se encuentran en ella, puedan conocer la localidad.
Éste es un hecho por el que se felicitan todos los sectores de la ciudad, ya que se genera riqueza y se crea un renombre del municipio a través de la publicidad que los propios visitantes realizan en sus lugares de origen. Además, ya se ha convertido en un hecho que viene a respaldar el desarrollo de Cartagena como ciudad de destino turístico, cosa que antes no ocurría ya que apenas se ofrecían elementos visitables más allá de las costas de la Comarca.
Sin embargo, las cifras de visitantes que se manejaban al principio gracias a esta iniciativa se ha disminuido: entre 1999 y 2003, citando datos de la Autoridad Portuaria, se han reducido el número de turistas y de atraques de cruceros de 20.375 pasajeros al año a 12.000, que acuden en 22 embarcaciones anualmente. El motivo de este descenso, según dictan las encuestas realizadas entre los pasajeros y las navieras, es la falta de excursiones que muestren la ciudad a los turistas, de forma que bajar a tierra pierde interés para los clientes de los transatlánticos y, por tanto, para los propietarios de las navieras. La ganancia real de estas grandes compañías de navegación se encuentra en las excursiones que venden en las distintas ciudades, algo que no pueden hacer como quisieran en Cartagena ya que, según indican dichos estudios, las ofrecidas no aportan interés masivo.
Puerto de Culturas II se plantea como un refuerzo de las excursiones por la ciudad, como una nueva ruta turística, que sin duda será única en la Costa Mediterránea. Pretende hacer ineludible la bajada a tierra de los visitantes y cumplir con las expectativas de las empresas propietarias de los transatlánticos.
Pero más allá de los cruceros, la oferta turística y patrimonial de la ciudad ya se ha hecho un hueco, muy respetado, en el panorama nacional. Pero ¿dónde está la diferencia con el resto de localidades que cuentan con un subsuelo tan rico como el de esta ciudad costera? Las entidades que han llevado a cabo el proyecto, la Cámara de Comercio y COEC, están convencidas de que se encuentra en la puesta en marcha de este nuevo plan de actuación. No existe ninguna ciudad del Mediterráneo español donde los edificios militares contengan la importancia arquitectónica, histórica y testimonial con la que cuenta el conjunto de baterías y castillos del siglo XVIII de la bahía de Cartagena. Y más allá de este conjunto, los turistas que acudan a la ciudad en busca de su patrimonio histórico, encontrarán en un espacio único el desarrollo de la historia de España, desde las primeras civilizaciones que acudieron a la península hasta edificios protagonistas de la Guerra Civil española.
El desarrollo de iniciativas como la de Puerto de Culturas, que ha atraído hasta Cartagena más de 165.000 personas, así como las nuevas inversiones que se están produciendo en la zona, se convierten en el marco perfecto para lograr aquello que, además de insistir en el crecimiento de la ciudad, la conviertan en un lugar único. Es la exclusividad de estas construcciones las que pueden asegurar la calificación de Patrimonio de la Humanidad a Cartagena, incluyéndola en una lista exclusiva de espacios que pasará a estar protegido por una de las entidades más respetadas y poderosas en la defensa de la cultura del mundo: la UNESCO.
Además de ésta, existe otra posibilidad en la que estas construcciones de Cartagena, reciba la denominación de Patrimonio de la Humanidad. En la actualidad, tanto la bahía de San Fernando, en Cádiz, como la de El Ferrol tienen construcciones similares que las defensivas de Cartagena, también construidas por Carlos III y con el mismo fin: defender la Península de atasques por mar y crear una nueva Armada. Así, las otras dos ciudades ya han comenzado a recuperar su patrimonio militar, de forma que estarían en posición de presentarse con Cartagena para convertirse en un conjunto histórico único.
En este sentido declaraba Ángel Iniesta, director de Patrimonio de la Comunidad Autónoma, quien aseguraba que “en la actualidad, España e Italia son los países que más declaraciones de la UNESCO sustentan. Es más, actualmente, se centran más en cuestiones de interés cultural menor material, como puede ser el Tribunal de los Hombres Buenos o cosas por este estilo. Así, creo que sería más factible que las construcciones defensivas de la bahía de Cartagena se presentaran junto con la de Cádiz y El Ferrol o incluso con otras bahías extranjeras, como puede ser las de Turquía”.
Experiencias anteriores aseguran la viabilidad del proyecto.
Varias ciudades de toda Europa participan de una iniciativa para recuperar, con fines civiles, edificios militares antiguos
Para desarrollar el ambicioso proyecto de Puerto de Culturas II se podría contar con el apoyo económico de varias instituciones internacionales. La Unión Europea cofinancia, actualmente, un programa denominado INTERREG, en la que se incluye la iniciativa ASCEND. Ésta persigue la “reutilización socio-económica de antiguas áreas y zonas de patrimonio militar”. De forma que se integren las finalidades de recuperación de la historia del lugar con la recuperación de la grandeza económica del mismo. En muchos de los casos en los que se ha aplicado este programa, en diferente países de Europa, la localidad que albergaba los edificios, que en su tiempo tuvieron una función militar, se han desarrollado como centros turísticos, culturales, de ocio o restauración, mejorándose sustancialmente su situación socioeconómica.
Contando con el respaldo de esta actuación internacional, no cabe duda de lo positivo y viable de llevar a cabo un proyecto que pretende dar un uso civil, turístico y cultural a construcciones que, en la actualidad, se encuentran en desuso y en peligro de verse destruidas por la falta de mantenimiento o protección. “Las construcciones militares de Cartagena, que una vez le dieron importancia convirtiéndola en una de las más evolucionadas de España, volverían a hacer esa labor por la ciudad”, indicaba Mariano Rosique, presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Comercio de Cartagena.
La idea de llevar a cabo el proyecto ASCEND surge de la unión de ocho ciudades del mundo con un pasado histórico-militar reconocido: Rostock en Alemania, Karlskrona en Suecia; Venecia en Italia, Salónica en Grecia, Medway en Reino Unido; Utrech en Holanda, Charente Maritime en Francia y Cartagena en España.
El Centro de Investigación para el Desarrollo, consultora europea de proyectos en el ámbito cultural, social, educativo y del Gobierno, con sitio en Cartagena, y miembro de ASCEND, junto con la UPCT, pretende la actuación de esta iniciativa europea en la ciudad a través de las posibilidades que brindan sus construcciones militares-defensivas. La existencia de este proyecto respalda el objetivo final de Puerto de Culturas II y sus consecuencias positivas para el crecimiento y enriquecimiento de la ciudad, dándole un uso civil a construcciones militares.
Desde abril de 2003, se está llevando a cabo un proyecto europeo, que bajo el nombre de “sistemas defensivos del litoral mediterráneo”, ha iniciado las actuaciones para conseguir la restauración en el Fuerte de Navidad, parte innegable del conjunto defensivo de la ciudad. Una vez finalizadas estas obras, se entregaría el edificio a una actividad de carácter civil, de forma que se mantendrá su buen estado estructural y constructivo y se generará una actividad económica en torno a la atención a este edificio.
Es por esto por lo que el Fuerte de Navidad se ha pensado como parte del conjunto final de Puerto de Culturas II
, aprovechando el buen estado en el que se encontrará para sumar puntos al listado de requisitos que la UNESCO exige para declarar un bien Patrimonio e la Humanidad.
Por otra parte, según se ha previsto en el proyecto de recuperación del Castillo de Navidad, las obras de rehabilitación estarían terminadas en 2006, fecha coincidente con las temporalidades pretendidas en Puerto de Culturas II, de forma que se acelerarían los plazos y se llevarían a cabo las tareas de conexión con la situación del proyecto general para la recuperación de las edificaciones defensivas de la Bahía cartagenera.
Así, lejos de ser una idea utópica o alejada de planteamientos firmes que respalden su elaboración, este proyecto, Puerto de Culturas II, se convierte en una fórmula eficaz para continuar la labor de revitalización de la ciudad. De la misma forma, se muestra como una actuación con éxito seguro, respaldado en las buenas cifras turísticas en las que se soporta el municipio: las personas que acuden a visitar los elementos que componen la oferta de “Cartagena, Puerto de Culturas”, obtendrían además la posibilidad de recorrer algunas de las construcciones militares más importantes de la España del siglo XVIII, y parte fundamental del devenir del país de aquella época.
Se trata, por tanto, de mostrar en un solo “paquete” dos de los momentos históricos más destacados de la península: la de la época fenicia y romana; así como la de los grandes momentos de la corona española, antes de iniciar el declive de España como potencia mundial en el siglo XIX.


Evolución de las actuaciones
La estudio de este proyecto ha sido realizado de forma que se puedan ir cerrando fases en la recuperación de este conjunto histórico patrimonial
1. Fase previa: la mayor parte de los edificios a los que hace referencia Puerto de Culturas II no son de propiedad municipal. Es por esto por lo que sería importante la puesta en marcha de las negociaciones pertinentes con el Ministerio de Defensa para que cediera estos inmuebles en los que no realiza actividades militares hace años.
2. Fase 1. Años 2004-2008: En esta primera parte de las actuaciones se trabajará en las infraestructuras necesarias que den pie a la constitución de los edificios en conjunto; así como en la restauración de las principales construcciones.
Construcción de un camino peatonal que uniría la ciudad con Cala Cortina. Así, un paseo marítimo recorrería toda la costa cartagenera desde el puerto de pescadores hasta dicha cala. El proyecto incluye tres tramos: Plaza de la Pescadería hasta Batería de San Leandro, en el cruce del muelle de la Curra. Batería de San Leandro hasta el acceso a la Batería de Santa Florentina. Batería Santa Florentina hasta el aparcamiento de Cala Cortina (tramo disponible gracias a la actuación realizada por la Autoridad Portuaria).
Rehabilitación y puesta en valor de la batería de San Leandro. Para este edificio se ha pensado la instalación de un mirador y un centro de interpretación en sus dependencias.
• Rehabilitación y puesta en valor de la Batería de San Isidoro y Santa Florentina. Albergaría un mirador, un restaurante, un centro de actividades marítimas y un centro de interpretación.
• Restauración e iluminación de los Castillos Atalaya y de los Moros. Mejorar la situación exterior e iluminarlos de forma que se genere un ambiente histórico alrededor del puerto.

• Puesta en valor de los senderos. En la zona existen varios de estos pasos, tan sólo habría que publicitarlos y darles un tratamiento de conservación natural.
Iniciación de las negociaciones con el proyecto europeo “Réseau Art Nouveau Network”. Se trata de un plan de actuaciones encaminadas a rescatar el patrimonio modernista de las ciudades europeas a través de conferencias, exposiciones, etc.
Ensanchamiento y adecuación de las vías de acceso hasta el Fuerte de Navidad. Así, se complementarían las actuaciones que ya se están llevando a cabo en este edificio gracias a la iniciativa de “Sistemas defensivos del litoral mediterráneo”, financiado por la Unión Europea.
Instalación de un aquarium de tamaño mediano. Éste podría estar ubicado en los solares que actualmente ocupa el Museo de Arqueología Marítima y en las edificaciones circundantes; que junto con el Museo Naval y nuevo Museo Nacional de Arqueología Marítima, situados en el casco urbano, constituirían una oferta singular dentro del Mediterráneo.
Construcción de un teleférico al Castillo de San Julián. Que una de forma aérea estas actuaciones, sumando a los propios edificios la vista magnífica del trayecto.
3. Fase 2. Años 2008-2009: Durante este tiempo se llevarían a cabo las actuaciones de presentación y de puesta en conocimiento de cada una de las actividades realizadas, así como de la historia de estas construcciones recuperadas. Durante estos años se podría celebrar, además, el 300 aniversario de la caída de Cartagena en manos inglesas. Este evento podría dar pie a la publicitación de las actuaciones realizadas de forma que comenzara a generarse el proceso para de la catalogación de este conjunto como Patrimonio de la Humanidad.
4. Fase 3. Años 2009-2012: Para esta última parte de la actuación, se han reservado aquellos edificios en los que la propiedad o cesión de la construcción entrañan más dificultad.
Túneles de submarinos en el Espalmador: esta zona se ha pensado para la construcción de un pequeño puerto deportivo, una segunda playa para la ciudad. Además, en uno de los túneles se podría ubicar un submarino de la clase S60 que en breve van a ser dados de baja. Y, por último, la construcción de un ascensor interior que conecte esta zona con las Baterías de Fajardo.
Baterías y Cuartel defensivo de Fajardo: La situación de este edificio reclama la actuación turística, siempre controlada, en ellos. Pensándose así en la posibilidad de un Parador Nacional.
Castillo de Galeras y Tramo de la Muralla de Carlos III: Por la importancia histórica de este Castillo, se impone la creación de un centro de información del propio edificio, así como la construcción de un restaurante que contaría con una de las vistas más bellas de la ciudad.
Se repartiría el trabajo en etapas que irían mostrando la evolución del proyecto. Se ha prestado especial atención a la difusión a gran escala de las actuaciones que se llevan a cabo en Cartagena. Carlos III quiso recuperar la gloria marítima de España desde uno de sus puertos más laureados.


Carlos III quiso recuperar la gloria marítima de España desde uno de sus puertos más laureados

Carlos III se decide a recuperar el poder de la corona en el mar, después de que la armada inglesa nos arrebatara posiciones en diferentes colonias e intentara permanecer en la península, ocupando lugares como Cartagena.
Es por esto por lo que centra sus actuaciones y los fondos de la corona en la creación de una Armada que plantara cara a la inglesa y a la francesa, que a pesar de ser enemigos acérrimos, se repartían los dominios marítimos.
La recuperación de la posición de la Armada española en el mar no tardaría en llegar. Con la construcción de nuevas fragatas y navíos crea un potencial de guerra tal, que en relativamente pocos años, recupera algunas de las colonias perdidas y rechaza ataques a las costas de España de la, hasta ese momento, imbatible armada inglesa.
Es más, las nuevas tácticas, los expertos marineros formados en la lucha continua contra los almirantes ingleses, así como los innovadores buques de guerra logra que, en 1744, los navíos españoles enviados a Tolon venzan en soledad (después de ser abandonados por los franceses) a los temidos marinos ingleses.
Toda esta historia de recuperación de la importancia española en las aguas del mundo tiene a Cartagena como una de sus principales motores. Así, el rey Carlos III, tras la toma de la ciudad por parte de los ingleses durante cinco meses, se decide a fortificar una bahía, que por sus características naturales puede convertirse en uno de los puertos más protegidos de España. Así, invierte 1.500 millones de reales en infraestructuras y fortificaciones para este fin, una cifra desorbitada para la época.
Además, envió a Cartagena a algunos de los mejores ingenieros y arquitectos de la época y les encargó centrar sus esfuerzos en la protección de la ciudad y en la creación de un astillero capaz de fabricar una armada poderosa. Así, realizaron un sistema defensivo en el que el fuego cruzado creaba una pantalla que impedía a los navíos pasar a Puerto sin ser alcanzados desde alguna de las baterías. Una cadena de fuego que hizo del sitio de Cartagena un puerto inexpugnable.
Todas estas obras lograron que la ciudad creciera de forma considerable. Las construcciones y los astilleros atrajeron a un gran número de población que se fue creando en torno a las grandes obras, con lo que se impuso la construcción de una muralla que protegiera a una de las ciudades más destacadas del Mediterráneo.
Esta importancia marítima culmina cuando, en 1799, se concede a Cartagena la categoría de provincia, que se suma a otras cinco que se generan por la importancia costera con la que contaban: se habían convertido en parte fundamental de la defensa de la península y en la construcción de la que fuera una perfecta arma de guerra marítima: la Armada Española.



EL CONJUNTO HISTÓRICO
El pasado glorioso de esa época se ve reflejado en cada una de las construcciones que componen este momento histórico. Los edificios, Castillos y Baterías, fueron diseñados teniendo en cuenta el terreno y las necesidades militares para los que se construyeron. Pero más allá de la actividad que desempeñaran, cada uno de ellos guarda, en la actualidad, un componente arquitectónico y artístico innegable. Esta es la historia de cada una de las fortificaciones de la Bahía de Cartagena:
1. Batería de San Leandro: Este edificio se construyó en siglo XVIII. El primer documento que se ha encontrado data de 1741, fecha en la que albergaba hasta un total de 13 piezas de artillería. Se edifica como última defensa de la Bocana del Puerto, siendo la última de las líneas militares que habría de traspasar el enemigo para acceder a línea portuaria de la ciudad.
Además de este nacimiento, que lo convierte en un importante arsenal y punto defensivo último del puerto de Cartagena, hay que destacar el papel jugado en la época de la Revolución Cantonal de Cartagena (1874), a partir de la cual aumentó el número de piezas de artillería defensiva.
De la misma forma, al final de la Guerra Civil, esta batería llevó a cabo una de las actuaciones más destacadas. Haciendo girar en redondo a la embarcación Castillo de Olite, impidiendo su entrada en la bocana del puerto con un pequeño cañón, que lejos de hundirlo le hizo girar en redondo hacia la línea de fuego de La Parajola, que lo hunde, muriendo en su interior miles de soldados del ejército franquista.
2. Batería de San Isidoro y Santa Florentina: En el siglo XVIII, esta batería se concibió como dos diferenciadas, de ahí su doble nombre. Sin embargo, la defensa del interior de los edificios hizo que se pensara en una construcción externa común, que las dejaba unidas en una misma área. Su misión inicial era la de cerrar la entrada del puerto a posibles naves enemigas. Su construcción se finalizó el 1 de diciembre de 1739 y contaba entonces con 7 cañones.
Su posición de cierre de la bocana hizo que el 25 de noviembre de 1870, fuera la encargada de realizar los 21 disparos de salvas que despidieron a la embarcación que trasportó a las Cortes Constituyentes hasta Italia para comunicar a Amadeo de Saboya que sería el nuevo Rey de España. Cinco días más tarde recibiría con salvas al nuevo monarca, que llegó a España por el puerto de Cartagena.
3. Castillo de San Julián y Batería del General: El cerro de San Julián fue usado desde el siglo XVI como atalaya destinada a dar aviso de la presencia de enemigos. Fueron los ingleses, mientras permanecieron en Cartagena, los primeros en construir allí una torre circular, capaz de alojar a 20 hombres, un arsenal, víveres y aljibes. Pero es Carlos III, una vez recuperad la ciudad, el que construye en este enclave un castillo, tratando de encerrar en su interior la torre cilíndrica inglesa. No se acabó esta obra hasta 1888, aunque en el largo intervalo de tiempo se realizaron construcciones de campaña para albergar a los hombres que seguían realizando, principalmente, la labor de guardas. Durante la guerra civil, y tras varias ampliaciones y construcciones en el interior del Castillo, las dependencias se transformaron en prisión militar hasta la década de los ochenta.
4. Torre y Fuerte de Navidad: Esta construcción se compone de la torre, situada en el espacio más alto, y del fuerte, edificado sobre la explanada que fue construida en el siglo XVIII.
La Torre de Navidad, se construyó dentro del plan de Felipe II, primer impulsor de la gran armada, a finales del siglo XVI. La torre de plano hexagonal ya aparece marcada en los primeros planos cartográficos que se guardan de la ciudad, datados en 1726. Por sus dimensiones, sólo debían tener cabida piezas de autodefensa del edificio, asimismo debió impedir los desembarcos en los alrededores de la misma.
De la Batería de Navidad, del siglo XVIII, se tiene documentación de 1739. Fue entonces cuando un ingeniero de Carlos III, Panon, realiza un escrito e el que puede leerse “se ha terminado la vertía de Navidad con toda solidez”, informando más delante de que “es capaz de cuatro piezas, aunque está cerrada por una simple muralla y dominada por su espalda”. Su construcción se realizó, por la altura en la que estaba ubicada, para la realización de tiro rasante, para evitar que navíos entraran a puerto. Sus fuegos se cruzaban con Santa Ana y Trincabotijas.
Por último, el Fuerte de Navidad, del siglo XIX. Construido sobre la explanada de la Batería del XVIII por O´Donell. Durante la guerra cantonal rebautizaron este enclave con el nombre de “Juan Bravo” y tenía capacidad para albergar a 38 hombres y un gran arsenal armamentístico. Más adelante dejó de tener utilidad militar y pasó a actuar como lugar de tiros de salva.
5. Baterías y Cuartel de Fajardo: Situadas en la parte más alta del monte frente al Mar de las Algamecas, y fechada en 1788, contaban con ocho troneras cada una. Más adelante, en el siglo XIX, se construyeron edificios par albergar a los soldados: Cuartel defensivo, central eléctrica, destacamento de remeros, etc.
En el año 1891, ya contaba esta cumbre con 10 obuses de hierro reforzado de 21 centímetros y zunchados. Para organizar este armamento se crearon tres baterías que repartían la dirección del armamento. Este arsenal se ampliará y se modernizará con motivo de la guerra con EE.UU. en 1869.
Durante la Guerra Civil, muchas de estas piezas se desmontaron para enviarlas al frente de Madrid en un tren blindado.
6. Castillo de Galeras y Tramo de la Muralla de Carlos III: El Castillo de Galeras fue terminado en 1777. Su nombre viene dado por el del monte en el que se asienta y que era testigo de las naves reales que ondeaban en las aguas de su alrededor cuando algún Rey acudía a Cartagena.
Su estado de conservación es excepcional, ya que apenas se han realizado modificaciones de su estructura. Desde este Castillo se proclamó el levantamiento cantonal en Cartagena en 1873, con un disparo de cañón. El Gobierno lo nombró capitán de todos los Castillos de la ciudad. Fue precisamente en esta revuelta en la que se artilló, permaneciendo así hasta 1895. Después de ser usado como centro de organización del tráfico del litoral y de las comunicaciones, tras la Guerra Civil se convierte como prisión de tropa, hasta el año 1987, cuando el ejército no lo considera de utilidad y se lo cede a la Armada.
7. Túneles de submarinos: Bajo el Despalmador, en 1944, se inició la construcción de un entramado para que albergara “el arma submarina”, inspirado éste, a su vez, en construcciones alemanas para este fin. Sin embargo, estas obras se quedaron en la edificación de dos túneles de 100 metros cada uno, a los que jamás se dio uso.


Esta información ha sido rescatada de un estudio arquitectónico que Mimarq Arquitectura-arqueología llevó a cabo en 2001.
 
1 - 9 of 9 Posts
Top