Skyscraper City Forum banner
1 - 20 of 198 Posts

·
Hotel Dusk 215
Joined
·
12,266 Posts
Lo acabo de ver que por casualidad hace un rato mientras visitaba a Clarín.

Está muy bueno el reportaje. Me llamó la atención algo que dijeron: a pesar de los años y lo rebuscado de los diseños, no sufren fallas estructurales. ¡Que calidad!
 

·
______________
Joined
·
3,440 Posts
Estuve tratando de armar un hilo de este genio, ya que lo vi el otro dia en Clarin, de hecho aca se habian posteado varias cosas de Salomone, pero luego de buscar por horas los hilos no los encontre :(

Creo que merece un hilo mas prolijo. Empecemos un poco con su historia.







FranciscoSalamone


Nació en León Forte, Catanea, Sicilia el 5 de junio de 1897. Llegó a Buenos Aires en cuando su padre, un constructor siciliano decidió buscar fortuna en el mundo.

Se dedicó al oficio de su padre. La construcción, inició sus estudios en la Plata y la finalizó en la Universidad de Córdoba. En 1917 egresó con el título de Arquitecto e ingeniero.

Su magnífica obra comenzó en 1930 con el golpe militar de Uriburu.

Salamone tenía una gran amistad con el gobernador de la provincia de Buenos Aires , Fresco, éste le dio a Salamone el trabajo de realizar estos maravillosos proyectos en la pampa húmeda.

Su trabajo se caracteriza por tres tipos de construcciones: municipalidades, portales de cementerios y mataderos.

· Palacios Municipales. Características principales: la monumentalidad y las torres que simbolizan la avanzada de la civilización sobre el desierto. Coronel Pringles es el mayor exponente.

· Los Cementerios. Se caracteriza por su monumentalidad y enormes portales simbolizan el cuerpo del que reposa reintegrándose a la tierra.

· Los Mataderos. Funcionales en su representación arquitectónica. Uno de los principales exponentes es el de Coronel Preingles cuya torre simboliza la hoja de una cuchilla.

Cuando terminó la administración del gobernador Fresco, en 1940, Salamone y su familia se instalan en la capital, desde donde dirige múltiples obras de pavimentación urbana.

Francisco Salamone fallece el 8 de agosto de 1959 y sus restos descansan en el cementerio Jardín de Paz.


http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Salamone
 

·
______________
Joined
·
3,440 Posts


El exilio de “Metrópolis”



Por René P. Longoni
Revista RAMONA


Cuando en 1943, Francisco Salamone descendió del “Vapor de la Carrera” en Montevideo, se cerraba una basta y rica experiencia de modernidad en la pampa bonaerense. Camino a un exilio preventivo, quedaban atrás decenas de testimonios del más importante y amplio intento de innovación urbano-arquitectónica durante los años treinta, en la Provincia de Buenos Aires. Un proceso de exploración en usos, formas y materiales nuevos en una etapa de lo específico donde la ruptura local con lo académico no estaba aún resuelta. Y en la “mezcolanza” de posturas y propuestas propias e importadas, de profetas y manuales, él siguió un camino personal donde mezcló la ortodoxia de las “beaux arts” con la imaginación desatada, el rigor de la técnica con la inventiva inagotable, la imponencia del monumento con los recursos limitados, lo confesional con la desacralización de la tradición.

Todo bien mezclado. “Cultura de mezclas” dirán algunos. “Cambalache” dirán otros. “Arquitectura salamónica” pensaría él. No menos mixturado se presentaba el marco de esta experiencia extraordinaria, donde convivían el autoritarismo con la conciliación de clases, el fraude con cierta libertad de prensa, el conservadurismo liberal y el Estado interventor, turismo social y represión y así. Como líneas que se cortan en el espacio, el controvertido gobernador Fresco y el ingeniero arquitecto Salamone coincidieron en un punto: el más formidable plan de obras públicas que haya conocido la Provincia. Y si bien Fresco prefería la arquitectura de Alejandro Bustillo –de hecho él era “su” arquitecto- y Salamone sentiría nostalgias de sus ideales juveniles, ambos fueron funcionales entre sí. Una unión de conveniencia, claro.

Ahora estaba enredado en un embrollo políticojudicial, justificado en problemas en una pavimentación en Tucumán. Luego del golpe militar del ‘43, los contactos políticos ya no le servían y no tenía puerta que golpear. Finalmente aceptó el consejo de su abogado Antonio Tróccoli, y para evitar una prisión preventiva, se marchó solo, dejando en Buenos Aires a su mujer y sus todavía tres hijos. Estaba convencido de que se trataba de algo pasajero y que finalmente, todo volvería a ser como antes.

Pero pasaban los meses y la luz roja seguía encendida. Había días en que se desmoronaba y puteaba su solitaria mala suerte, este castigo por ser “jetón” del régimen caído. ¡Pero si hasta el mismo Fresco era asesor del ascendente Coronel Perón en la Subsecretaría de Trabajo y Previsión! ¿En qué se había equivocado? ¿Fue la envidia por su éxito profesional o su forma de ser, tan altanera y provocadora, lo que le hizo ganar tantos enemigos? Otros días rearmaba su ánimo e imaginaba su retorno, realizar proyectos nuevos, rehacer su empresa, estar más tiempo junto a su familia y esas cosas. Viviría y trabajaría en un mismo sitio, ya no tanto viajes, les dedicaría tiempo a sus hijos y también a sus amigos: tomarse un vermouth vespertino y “arreglar el mundo” como decían. Esas charlas con Ricardo Levene, los hermanos Prebish, los Cooke, los cordobeses Capdevila y el cura Lafitte, donde todos hacían gala de buena información y mejor humor, hasta que “Johncito” Cooke los interrumpía con una Francisco Salamone (1897-1959), el constructor del decó protoperonista, entre la historia y la ficción de sus malditas travesuras. Salamone solía mostrarles sus dibujos, las perspectivas de sus proyectos o las “arquicaricaturas”, suerte de retratos irónicos y facetados, que recordaban al Picasso “protocubista”. Eran un “hobby” que lo divertía y distendía del stress diario. Comenzaba por hacer un retrato del natural, continuaba por endurecer los rasgos, a “hormigonarlos” decía, colocando papel calco sobre papel calco hasta hacerlo casi abstracto. También así había realizado sus “cristos”, hechos esculturas con la ayuda del consagrado Santiago Chiérico y diseminados hoy por media provincia.

Hablando de dibujar, ahora estaba sentado en un bar de la calle Sarandí y entre el quinto café y el humo de su enésimo cigarrillo, hacía pasar las horas, trabajando en un nuevo proyecto. Una torre casi infinita, como la de Babel, remataba en un faro que señalaría el ingreso a puerto seguro a nuevos “hombres de buena voluntad” que huían de la guerra y la miseria, como lo hizo su padre, su familia y él mismo, tantos años antes. Pero se trataba de algo más: el edificio- país, todas las provincias (y territorios) juntas en una casa-monumento, más grande que todo lo hasta allí construido, que el obelisco o el monumento a la bandera de Rosario y, justamente ubicado en el cardo y el decumano porteño: la Nueve de Julio y la avenida de Mayo. Sesenta y cuatro pisos en cuatro cuerpos escalonados, de 16 pisos cada uno, el más alto construido con hormigón armado, superando al mismo “Kavanagh” en su record latinoamericano.

El perfil remedaba al del país, ancho y mórbido al comienzo, pasando cada vez más a ser austero y agudo al final, donde se apoyaba el faro, con sus cuatro luces a cada rumbo. Un símbolo claro y directo, casi figurativo. Tenía algunas herencias, ideas practicadas en otros proyectos “no natos” como al final resultara éste. Algo del “Faro de Colón”, un concurso internacional de los años treinta ubicado en el Canal de Panamá, espaldarazo mundial al “art decó”; algo de aquellas torres de 110 metros de alto en el proyecto de iglesia que cerró en 1921 su etapa estudiantil en Córdoba. Así se acordó de su “Córdoba del recuerdo”, como le gustaba llamarla su amigo Arturo, esa Córdoba sensible y rebelde, que estalló en la Reforma de 1918, replicando las innúmeras explosiones que se estaban dando en el mundo, rebeliones y revoluciones en cadena que anunciaban nuevas relaciones sociales, políticas, y también culturales, en una ruptura con todo lo anterior, preanunciando una nueva modernidad.

En el conflicto planteado entre lo viejo y lo nuevo, él eligió la militancia del cambio. Y mientras vivía de pavimentar calles con su hermano Ángel, halló en la política y en la arquitectura los caminos de expresión y en el Valle de Punilla el territorio de acción. Y mientras ensayaba, en una servilleta del bar de la calle Sarandí, otra nueva perspectiva de la torre-símbolo, se acordó de sus peleas con el establishment de la Sociedad Central de Arquitectos, un reducto de la reacción aristocratizante con Coni Molina y Cristophersen a la cabeza. Jamás logró que le publicaran algunos de sus proyectos, de sus concursos ganados en Córdoba, ni siquiera el premio obtenido para la portada de la misma Revista de Arquitectura de la Sociedad. Siempre en forma elegante y cortés le decían que no, que más adelante. Por esos mismos días de 1927, un vanguardista de la reacción antiacadémica, Alejandro Virasoro había publicado un artículo “Tropiezos y dificultades para el desarrollo del arte nuevo”, donde casualmente señalaba a estos sectores conservadores, enraizados en la corporación, como responsables de la morosidad en los cambios.

También Salamone se unió a la crítica, con motivo de los fallos de los grandes concursos que privilegiaban los proyectos de “beaux arts”, siempre iguales, sin la menor consideración hacia el sitio y la gente que lo usaría. La polémica que podría haber sido muy rica y esclarecedora, fue abortada por el mismo Coni Molina a través de la descalificación a los cuestionadores. Tanto Salamone como Virasoro terminaron alejándose de la SCA, dando por perdido ese espacio en sus proyectos de transformación.

Casi al mismo tiempo se le cerró el campo de la política regional al no prosperar su candidatura como senador provincial dentro del radicalismo. Su destreza oratoria, habilidad argumental e imaginación inagotable -digamos, su carismano pudo contra el aparato del “sabattinismo” y entonces le quedó sólo su oficio y una familia que alimentar. Se asoció con un constructor local, un tal Ferreyra, edificando algunos conjuntos de viviendas en el Valle. Todo en “neocolonial”, una expresión contestataria al acartonamiento afrancesado del academicismo, con raíces próximas, a la vuelta de cada esquina cordobesa. En general acordaba con el cuerpo teórico que elaboraran Juan Kronfuss, el correligionario Noel y los hermanos Guido, pero fundamentalmente el atractivo del neocolonial residía en las posibilidades creativas que le ofrecían portales y espadañas, permitiendo volcar sus personales interpretaciones, más cerca del medioevo que de lo hispano.

Una tarde, un film alemán lo conmovió profundamente. Había ido con Finita, su mujer, al recientemente inaugurado cine de Valle Hermoso, a ver “Metrópolis”, una alegoría futurista sobre la conciliación de clases que Fritz Lang realizó en 1927. La impresión recibida no provino tanto de estos contenidos sino del marco escenográfico, en tal como era representada la ciudad del futuro, con elevadas estructuras que le recordaron algunos dibujos de Saint Elía y el más próximo trabajo de otro gran escenógrafo, Rob Maillet-Stevens, en la Exposición de Arte Decorativo de París de 1925. Una arquitectura de geometrías simples, de líneas, planos y volúmenes donde la luz resultaba la protagonista principal en imágenes totalmente inéditas, nuevas, verdaderamente modernas. Y que requerían de materiales también nuevos: el hormigón armado, opalinas y cromados, aceros, que posibilitaran dar esbeltez, brillo y color. “Nuevos temas y nuevos materiales hacen nuevas arquitecturas” pontificaba Virasoro.

A “Metrópolis” volvió a verla una y cien veces como si fuera un texto necesario, También devoraba las publicaciones escuetas sobre obras “modernas”, introduciéndolo en una nueva poética que superaba los límites estrechos del neocolonial que venía practicando. El futurismo o el expresionismo o como diablos quiera llamarse a este movimiento de volúmenes nítidos estaba más cerca de la modernidad que las alambicadas formas que proponían los popes del neocolonial, con sus miradas retro y pasatistas. Aunque en definitiva, tanto el rescate de la tradición como las novedades producidas en el movimiento moderno europeo eran útiles en el debate local, más laxo y pragmático. Todo era válido en el cuestionamiento a la Academia.

Su primera adhesión a lo nuevo fue el Matadero Municipal de Alta Gracia, con tímidas incursiones “art decó” en el tanque de agua y, en 1934, la Plaza de Villa María. Aquí expuso un concepto urbano distinto al tradicional, un no rotundo al espacio ceremonial, rescatando la plaza como lugar de estar, de paseo y de encuentro. En cada esquina colocó una fuente de agua, cuyo perfil reproducía, con bastante precisión, las imágenes de “Metropolis”. Para ese entonces había algunos signos de reactivación económica y Buenos Aires le pareció un campo más propicio para su desarrollo profesional. Y sin abandonar su pavimentadota de calles, comenzó a interesarse en los municipios provinciales, destinatarios de créditos para mejorar su equipamiento e infraestructura. Allí se le ofrecía un mercado vastísimo, pues de los 110 partidos bonaerenses, un buen número requería tanto de obras como de asistencia técnica. En sus correrías por el interior se cruzó varias veces con el ingeniero bahiense Oscar Marseillán, quien ya venía haciendo eso mismo que él pensaba hacer: pavimentar y vender servicios profesionales a municipios carentes de los mismos.

Observó cómo se manejaba y eso le sirvió de mucho para redondear el perfil de su propia empresa. El secreto residía en ser rotundamente eficiente, cobrar recién cuando los proyectos fueran realidades y todo por derecha. O sea: ofrecer soluciones técnicas integrales a los caciques conservadores locales. Balcarce fue el primer cliente. Para Hortensio Miguens, el intendente, diputado y senador provincial, hizo el matadero, el portal del cementerio, cuatro delegaciones, el corralón y la plaza central. Frente a ésta, la Escuela Normal, encargada por la provincia, a instancias del propio Miguens. Eran los comienzos de 1936 y aún Fresco no había asumido como Gobernador.

Pero sí inauguró todas las obras el 6 de setiembre de 1937, aniversario del golpe de Uriburu. De todos los proyectos, sin duda la plaza era el más audaz, permitiendo el ingreso de los vehículos a una rotonda-terraza, con ¡una confitería circular! rodeando a la réplica de la Pirámide de Mayo. La República en mármol sobreelevada del basamento recargado de tabletas circulares, replicaba a la “María-robot-presuntamente pacificadora” de “Metrópolis”. Pero, contrariándolo, los balcarceños la apodaron rápidamente la “torta de bodas”. Audaces también fueron la estructura de hormigón que cubría la sala del Matadero -un paraguas invertido- y el portal del cementerio, una enorme cruz “decó”. Con esa tarjeta de presentación, le resultó sencillo hacerse contratar en Laprida, Coronel Pringles, Rauch, Alberti, Alem, Tornquist, Alsina, Pellegrini, (Tres Lomas y Salliqueló), Azul, Gonzales Chaves y Guaminí.

En 1937, el año de mayor producción, el estudio trabajaba las 24 horas, aplicando cierta taylorización en los procesos, sistematizando detalles y componentes, repitiendo los “partidos”, pero nunca el resultado final. En los edificios municipales el diseño integraba arquitectura, mobiliario, artefactos de iluminación y también los herrajes. Siempre procuró una “personalización”, evitando las reiteraciones de formas, inventando para cada ocasión, particularizaciones diferenciadoras. Semejante esfuerzo titánico no siempre lo dejaba conforme, pero vivía acosado por plazos y responsabilidades. Tres litros de café y un centenar de cigarrillos diarios lo mantenían despierto pero no necesariamente todo lo lúcido que él deseaba. Aparecieron algunas desprolijidades y los temidos adicionales en las obras.

A fines del ‘38 comenzaron los problemas económicos del programa, que se sumaron a la caída del valor de los Bonos Municipales en la Bolsa, el desabastecimiento de materiales y principalmente, los problemas políticos que mantenía Fresco con Castillo, el Presidente. Los contratos con Pilar, Lobería y Tres Arroyos, firmados entre 1938 y 1939, tuvieron problemas concretos de financiamiento, parciales o totales. En Chascomús, tras varias idas y vueltas, sólo se construyó la Municipalidad, la única en “neocolonial”, si bien ya había utilizado este estilo en casos de pequeñas delegaciones y en otras obras menores. Inaugurada recién en 1942, este proyecto cerró el ciclo bonaerense de Salamone.

En 1945, todavía en Montevideo, una carta de Finita le trajo una mala noticia: habían demolido la “torta de bodas” en la plaza de Balcarce. Tampoco hubo manera de cobrar los honorarios de las últimas obras. Estas contrariedades, más el exilio, más la diabetes, los excesos y recientes problemas cardíacos, lo fueron convirtiendo en un hombre enfermo.

Ni el regreso a Buenos Aires, con su buen nombre y honor restablecido, ni el cobro de la indemnización en el juicio con el Estado, hicieron que Salamone recuperara los anteriores impulsos. Compró un petit hotel en Uruguay al 1200 donde se reinstaló con una nueva empresa y su familia. Hizo algunos edificios casi intrascendentes. Luego de sobrevivir a varios infartos, Salamone murió en el invierno de 1959. Ese día los periódicos porteños mostraban en primera plana la llegada a Buenos Aires de Marlene Dietrich, el “angel azul”, casi una ironía cuando partía el autor del Ángel de Azul.

Luego de casi sesenta años de silencio sobre Salamote y su obra, recientemente se produjo un saludable reconocimiento a su obra. Algunos quedan impactados con el surrealismo desplegado en los cementerios y las monumentales torres reloj de los municipios. Otros señalan la serie de mataderos y sus propuestas innovadoras. Hoy Francisco Salamone ha ingresado al conocimiento especializado, a los reductos de las academias y corporaciones que hasta hace poco le cerraron las puertas, y también al del público masivo.

Al final se cumplió lo que le decía el cura Lafitte, cuando ya era cardenal: “Mirá Francisquito, consolate: no hay ingratitud que dure cien años”.


http://franciscosalamone.blogspot.com/
 

·
Chau Vaga
Joined
·
25,803 Posts
Discussion Starter · #12 ·
Esta esta enclavada en medio de una llanura que del otro lado hay sierras y para llegar uno viene por la sierra entonces se ce como un valle con una moneda clavada desde lejos. La perspectiva es increible.





¡Muy lindo hilo armaste, Kamuss!! Ahí justamente, en Saldungaray año 2004, me enfrenté a esa grandiosa perspectiva y descrubrí por vez primera la obra de Salomone, por entonces totalmente desconocido por mí.
 

·
______________
Joined
·
3,440 Posts
No tengo mas que palabras de agradecimiento para vos! si a vos, que lees las letritas chicas :lol:


Si Corner decime si no te quedas sin aliento con la imagen esa?

bueno muchachos del foro a seguir posteando mas obras si tienen mas fotos o diferentes angulos.!!!
 

·
Hotel Dusk 215
Joined
·
12,266 Posts
Muy bien Kamuss!! Buenísimas las fotos y la info.

Este arquitecto en serio supo darle el toque justo a media provincia.
Me encanta la vista de la fuente de Laprida con la municipalidad detrás.
Y ahora que lo contaron, ya me dan ganas de ir a ver por mi mismo la perspectiva del valle con el cementerio de Saldungaray en medio.
 

·
Registered
Joined
·
2,810 Posts
Excelente Kamuss!
Increíble, me fascina, desde ya , está como mis favoritos. No lo conocía.
Por alguna misteriosa razón, una de las cosas que me llamo la atencion fue el farolito.
Ya está, encabeza mi ranking de arquitectos. Por el hallazgo supongo.
 

·
Las Cañitas
Joined
·
404 Posts
Hace ya varios meses que me vengo "autoprometiendo" un tour fotográfico "recorrida Salamone", pero por cuestiones de logística se me complica un poco. En casa tengo algunas otras fotos, si las encuentro las posteo.
 

·
Banned
Joined
·
542 Posts
INTERESANTE ! Toda una época....buen manejo formal....
 
1 - 20 of 198 Posts
This is an older thread, you may not receive a response, and could be reviving an old thread. Please consider creating a new thread.
Top