SkyscraperCity banner

41 - 60 of 297 Posts

·
Registered
Joined
·
15,028 Posts
Francisco Garmendia Bronx auzoko gotzain lazkaotarra hil da

1964an AEBetara joan zenetik New York hirian bizi izan da; hango obispo-laguntzaile eta Bronx auzoko gotzain izan zen


New York hiriko Bronx auzoan gotzain lanetan ibili zen Francisco Garmendia Aiestaran lazkaotarra aste honetan hil da, azaroaren 16an, 81 urte zituela. Azken 40 urteak Amerikako Estatu Batuetan igaro bazituen ere, ia urtero etortzen zen bere jaioterrira, Lazkaora.

Garmendia 1924an jaio zen Lazkaoko Mendizabal baserrian. Oñatin egin zituen ikasketak, eta 23 urte zituela apaiztu zen. Harrezkero Ingalaterran eta Argentinan ere egon izan zen; harik eta 1964an AEBetara heldu zen arte.

New York hiriko auzorik arriskutsuenetakoa da Bronx. Inmigrazioak, pobreziak eta drogek bat egiten duten Bronxen bizi izan zen urtetan, eta hainbat aldiz saiatu ziren Garmendia hiltzen. Hala esan zuen Garmendiak berak Goierritarra aldizkariari egindako elkarrizketan: «Kontuz ibili behar zara, baina behin ere ez dut beldurrik izan». Bronx auzoko biztanleek bizi zuten egoera eta arazoak arindu nahian, Hope Line edo Itxaropenaren Telefonoa jarri zuen martxan. «Gizartean integratzeko lan asko egiten dugu. Lagun askori lana bilatzen diegu. Mexikon, esaterako, oso pobreak dira. New Yorkera etortzen direnean, legez han egoterik ez dute eta haiei laguntzen diegu. Poliziarekin, janarekin, jantziekin lagundu eta etxea bilatzen diegu. Ingelesa ere erakusten zaie, gizartean integratzeko». Arlo horretan zegoen beharra ikusita, Elizaren papera defenditzen zuen Garmendiak. Bere hitzetan, «ezberdintasuna, pobrezia, hor dago eta baten batek egin behar du. Elizak asko egiten du. Beharrezkoa da gainera. Etorkinei laguntzeko gobernuak ez digu bost xentimorik ematen. Mezatan jasotzen dugunarekin moldatzen gara».

Urtean behin Euskal Herrira etortzeko ohitura zuen, jaioterri zuen Lazkaora. «Asko estimatzen dut Euskal Herria. Hau ezin daiteke ahaztu. Hau zerua da», zioen. Gainera, gertutik jarraitzen omen zituen Euskal Herriko albisteak, familiatik eta egunkarietatik.

2001eko abenduan utzi behar izan zuen New York hiriko gotzain kargua. Bere tokia beste goierritar batek hartu zuen, Josu Iriondo legazpiarrak. Azken urteetan gaixorik egon ondoren, aste honetan hil da, bizileku zuen New York hirian, 81 urte zituela.

Hitza
 

·
Registered
Joined
·
15,028 Posts
Xabi said:
2001eko abenduan utzi behar izan zuen New York hiriko gotzain kargua. Bere tokia beste goierritar batek hartu zuen, Josu Iriondo legazpiarrak. Azken urteetan gaixorik egon ondoren, aste honetan hil da, bizileku zuen New York hirian, 81 urte zituela.
Badirudi Bronx auzoan euskaldunak gogoko dituztela. ;)
 

·
Registered
Joined
·
15,028 Posts
Zorue said:
Zehazki goierritarrak :D

Gero hemen ez dago apaizik :sleepy:
Beno, ez dakit jakingo duzun, baina Elizak egundoko hegoamerikar apaiz pila ekartzen ari da Espainiara, bertako apaiz gabezia konpontzeko. Kataluniara destinatzen dituztenek kataluniera ikasten dute, hona dakartzatenak ez dakit...

Gero ere, herri baten erdian dagoen monastegi bat expropiatzera doazenean mojaz beteta egoten dira, baina %99a hegoamerikarrak!
 

·
Registered
Joined
·
13,165 Posts
Xabi said:
Beno, ez dakit jakingo duzun, baina Elizak egundoko hegoamerikar apaiz pila ekartzen ari da Espainiara, bertako apaiz gabezia konpontzeko. Kataluniara destinatzen dituztenek kataluniera ikasten dute, hona dakartzatenak ez dakit...
Hona datozenak gaztelera :D

Euskadi aurrera doan herria...
 

·
Registered
Joined
·
13,165 Posts
Los vascos en venezuela suspiran por el cambio

La mayoría de los vascos residentes en venezuela ven con preocupación el nuevo parlamento monocolor formado tras la victoria electoral de chávez

Los elevados índices de pobreza y la dificultad de acceso a la vivienda siguen marcando la actualidad de Venezuela, que no parece ver una solución a corto plazo a este negro panorama; la perpetuación de Hugo Chávez en el poder, la inexistencia de una oposición fuerte y las dudas sobre la legalidad del sistema electoral no pasan inadvertidas para la amplia comunidad vasca en el país.

Incertidumbre ante el futuro y la certeza de la imperiosa necesidad de un cambio, ésos son los principales sentimientos que comparten actualmente la gran mayoría de los vascos que residen en Venezuela. Unos pocos a favor del Gobierno de Hugo Chávez, los más en contra y el resto ni lo uno ni lo otro, como fiel reflejo de la situación del país y que hizo imposible a este periódico hacerse con la opinión de algún vasco-venezolano afín al actual régimen. Un Gobierno que ha salido doblemente reforzado en las elecciones al Parlamento del pasado domingo, debido a circunstancias como la no concurrencia de los partidos de la oposición.

Toda una serie de ‘‘dudas razonables’’ rodean la legitimidad de dicha cita, lo que incluye un polémico sistema automático de voto que no contaba con la confianza de electores y opositores. El resultado de todo ello, un elevadísimo índice de abstención, que ha alcanzado al 75% del censo electoral y que pone de manifiesto la «falta de credibilidad del Consejo Nacional Electoral», tal y como afirmaba Carlos Otaño Martínez de Ibarreta, gasteiztarra de nacimiento que lleva 50 años residiendo en Venezuela.

«No he votado por primera vez en los 51 años que llevo aquí, ya que cuando se retiraron todos los candidatos no había por quién votar; esto mismo le ha pasado a mucha gente», explicaba por su parte Itziar Rodríguez, también de origen vasco y que ostenta desde hace tres años la presidencia del Centro Vasco en Caracas.

El resultado de todo ello ha sido un Parlamento monocolor en el que los 167 escaños de la Asamblea Nacional han sido copados por el partido gubernamental Movimiento V República y fuerzas afines.

«El Gobierno puede decir que la Cámara de los Diputados es pluripolítica, pero no, es de un sólo color, no existe una democracia en su sentido amplio», señalaba Carlos Otaño, psicólogo de profesión y actualmente vicepresidente del mismo Centro Vasco de Caracas.

Una situación que comparó a la vivida recientemente en el Estado, «cuando el PP estaba en el poder y el fiscal de la nación era del PP, todos lo eran, y lo que primaba era acabar con lo vasco». Según Otaño, «eso no es democracia, es autoritarismo».

A su juicio, resulta tremendamente importante, por tanto, «garantizar la neutralidad del Consejo Nacional Electoral para las elecciones presidenciales de dentro de un año, que sea aceptado tanto por los simpatizantes como por los opositores al Gobierno». Según él, «este país necesita gente cualificada que ostente ese cargo para dar confianza al electorado y que se produzcan unas elecciones limpias».

Respecto a ese cambio, Itziar Rodríguez se mostraba claramente desesperanzada. «Ahora el Gobierno está totalmente en sus manos, pero antes también lo estaba, por lo que la nueva situación no va a suponer un cambio profundo». Además, tal y como explicaba, «tampoco tenemos un líder en la oposición que nos pueda dirigir, y los mismos opositores nos han estado manipulando, hemos sido carne de cañón y no tenemos fe en ellos».

A pesar de la importancia de sus recursos naturales, basados fundamentalmente en las exportaciones petrolíferas, también a EE.UU., Venezuela adolece de una serie de graves problemas que urgen a que se produzca el cambio. «Me revuelve el estómago ver el hambre, las necesidades y a los buscabasuras en las calles, cuando se ha regalado al Bronx aceite para calefacción», aseguraba Itziar Rodríguez. «Son cosas que no se pueden aceptar, los hospitales no tienen gasas, aspirinas, yodo ni alcohol, y se está regalando plata y petróleo hacia fuera. ¿Y para casa, qué?», añadía.

Por tanto, según ella, «como en el Congreso ya no tenemos representantes, seguiremos regalando petróleo mientras aquí la gente se muere de hambre. Esta situación no me da ninguna alegría».

Enfrentamiento social

Su compatriota Carlos Otaño incidía en lo que denominaba la «gran debilidad de la gente» en Venezuela, que se deriva de una «situación preocupante de enfrentamiento que se ha creado y no existía anteriormente, ahora eres chavista o no lo eres». En sus propias palabras, «me recuerda a la Guerra Civil, en la que las familias se mataban entre ellos. Esa radicalización es peligrosa, el Gobierno ha dado pie a que exista el ‘‘o conmigo o contra mí’’, que es una frase de Chávez, cuando debe gobernar para todos». Eso sí, también resaltó los esfuerzos realizados por el Gobierno en educación o programas a nivel asistencial.

Itziar Rodríguez, que confesaba volcarse en acontecimientos como la Semana Vasca que ha organizado recientemente el Centro Vasco de Caracas «para olvidarme de la política, por que si no me vuelvo loca», concluyó con un deseo: «Yo quisiera ver una Venezuela como la que vivimos hasta hace 10 años, que era deliciosa. Ahora han fomentado un odio entre la gente muy desagradable. Eso no se perdona».
 

·
oteador del suroeste
Joined
·
6,445 Posts
Artículo un poco largo en euskonews&media. No lo he leído, pero parece interesante.

“Mister Lincoln”, el asesino y el diputado. Los vascos ante la Guerra de Secesión norteamericana (1861-1865)

Carlos RILOVA JERICO
Traducción: Carlos RILOVA JERICO
Original in English


Todo ocurrió hace exactamente 120 años, el 14 de abril de 1865 y los aficionados al cine sin duda lo recordarán perfectamente. Así, cualquier espectador de la recién remasterizada “El nacimiento de una nación” del director David Wark Griffith, habrá pasado varias veces ante sus ojos la escena en la que John Wilkes Booth, el asesino al que se alude en el título de este trabajo, dispara sobre Abe Lincoln, el magnánimo presidente de los recién restaurados Estados Unidos de Norteamérica, mientras éste estaba sentado pacíficamente en uno de los palcos del Ford Theatre de Washington D. C.

Todos los libros de Historia coinciden en los motivos de ese asesinato que, según alguno de los más brillantes escritores norteamericanos, inaugura lo que él llama “el siglo americano”, que vendría a durar, quizás, hasta nuestros días. John Wilkes Booth, que iniciaba así una relativamente larga lista de atentados contra los presidentes de esos Estados que, en efecto, tras aquella guerra de cuatro años permanecían Unidos, era un fanático sureño que al igual que el narrador de cierta famosa canción de la época -“I’m a good old rebel”- no se había rendido en Appomattox junto con el grueso de lo que quedaba de los ejércitos de la Confederación, no deseaba ningún perdón por lo que había hecho y soñaba matanzas de yankees que alcanzasen a sumar, por lo menos, un millón más de ellos.

Como no hubo proceso contra él en el que pudiera explicar otros motivos para su conducta deberemos aceptar que, en efecto, esas fueron sus únicas razones para hacer lo que hizo. Así es: como buen actor, tras el magnicidio, John Wilkes Booth realizó un espectacular mutis por el foro saltando desde el palco presidencial al escenario desde donde huyo para no ser encontrado jamás. Ni por el recién creado Servicio Secreto de los Estados Unidos encargado -con bastante poco éxito- de evitar nuevos episodios como aquel ni, mucho menos, por la policía.

Ese acontecimiento, de manera sorprendente -o, tal vez no tan sorprendente-, no ha estimulado las consabidas industrias del Centenario Histórico a las que estamos tan acostumbrados desde hace ya años. Así es, el aniversario de esos 120 años ha pasado desapercibido para todos. El gobierno federal no ha realizado actos de conmemoración. No al menos alguno que haya tenido repercusión en el resto del mundo, como sucedió con los del bicentenario de la Declaración de Independencia en 1976. Algo chocante, más aún si se tiene en cuenta que ese gobierno está en estos momentos en manos del mismo partido republicano que Lincoln contribuyó a fundar. No se ha escrito ningún best-seller sobre la guerra de Secesión o sobre este asesinato con el que se cierra. El mundo editorial norteamericano (lo que es tanto como decir mundial) ni siquiera ha recurrido a la reedición de libros de autores consagrados como el ya aludido E. L. Doctorow y su “Arca de agua”, o los de eximios difuntos como William Faulkner o, con más razón aún, Gore Vidal. De manera aún más incomprensible Hollywood no ha querido oír hablar siquiera de una nueva producción sobre esa guerra que tan buenos resultados le ha dado desde la ya mencionada “El nacimiento de una nación” hasta la reciente “Cold Mountain”, sin olvidar, por supuesto, la faraónica “Lo que el viento se llevó”.

Una reacción verdaderamente curiosa, por no decir extraña. Sobre todo si la comparamos con la repercusión que aquellos hechos tuvieron en su momento a nivel mundial y, especialmente, en una Europa que miraba fascinada aquella guerra de la que tanto podría salir la desintegración como la consolidación de aquel gigante todavía dormido que vagamente la amenazaba.

Los habitantes del País Vasco, como conspicuos europeos, no constituyeron ninguna excepción a esa regla aunque hoy nos pueda parecer difícil de creer. Los documentos disponibles son extraordinariamente claros al respecto. No sólo el asesinato del señalado en los mismos como “Mister Lincoln”, sino toda la guerra que lo precedió afectaron notablemente al mundo urbano de las provincias vascas. Los papeles de Daniel Evans, el cónsul que representaba los intereses de Washington D. C. en el País Vasco, o algunos que obraban en poder del diputado guipuzcoano Fermín Lasala y Collado son buenos indicios del interés que despertó entre las clases medias y altas del País Vasco esa Guerra de Secesión.

Ya que el servicio de microfilmación de la UPV la ha puesto a nuestro alcance comencemos por husmear un poco en la valija diplomática de Daniel Evans, para después dar un nuevo paseo por el archivo personal de Fermín Lasala junior a quien, como se puede deducir de números anteriores de esta misma revista, la cuestión de la guerra civil entre los estados de la Unión no podía pasar desapercibida.

La información que contiene ese legajo de correspondencia guardado en los archivos nacionales de Estados Unidos es relativamente breve. Se trata de un puñado de cartas e informes remitidos por Evans al honorable William Sheridan, el secretario de estado de Lincoln al que Gore Vidal retrató tan despiadadamente. Sin embargo a través de ellas se pone en evidencia cuál era el estado de ánimo imperante en algunos de los principales puertos vascos -Bilbao y San Sebastián en este caso- tanto hacia los yankees como hacia sus enemigos.

Así, Daniel Evans, cumpliendo con la rutina de cualquier diplomático -es decir: observar y sacar conclusiones útiles para su gobierno de esa vigilancia-, ofrece un cumplido retrato del impacto que causó entre los vascos la Guerra de Secesión.

La primera de las comunicaciones que remitió iba fechada en 1 de octubre de 1862, cuando el conflicto había pasado ya el primero de sus cuatro años. En ella se daba cuenta de cierto rumor que indicaba que en agosto de ese año un barco de los estados rebeldes había llegado a San Sebastián. Sus contactos en la capital guipuzcoana le aseguraban que no había nada cierto a ese respecto, pero eso no impidió al cónsul redoblar la vigilancia en ese puerto para evitar esos sedicentes contactos de la Confederación con aquel emporio vasco. Un hecho que preocupaba extraordinariamente a Daniel Evans, pues, tal y como contaba al honorable secretario Sheridan en esa misma carta, temía que la costa vasca y lo que el llama su “sentimiento popular” fueran ganados para la causa confederada como ocurría con el del resto de Europa.

Y es que curiosamente esa opinión pública vasca, tal y como constataba Daniel Evans, estaba mucho menos predispuesta a favorecer a los confederados de lo que lo estaba la de cualquier otro lugar de Europa. Él achacaba esa atípica reacción a la lealtad hacia el gobierno de Lincoln de los clérigos católicos en los estados fronterizos de la desunida Unión, que habían procurado ganar para la causa yankee a todos sus colegas del otro lado del Atlántico. Un número en el que, como podemos ver, había que incluir a los sacerdotes vascos de ese año de 1862.

Sin embargo el cónsul temía que ese estado de opinión favorable fuera hecho variar por otros medios de comunicación que nada tenían que ver con la eficaz red mundial vaticana. Aludía concretamente al famoso “Times” de Londres. Periódico leído en todos los clubes de Europa y que, en su opinión, constituía un ilimitado campo de influencia a favor de los sureños. Desagradable efecto que aconsejaba contrarrestar por medio de la difusión de “algún” periódico de Nueva York que así equilibraría la mala prensa con la que la mayoría de las redacciones europeas castigaban a la Unión.

Al margen del éxito que esta primera campaña de imagen estadounidense alcanzó en tierra vasca, no cabe duda de que el enemigo confederado continuó acechando los dominios consulares de Daniel Evans prácticamente hasta el final de la guerra. Así, otra de sus cartas, ésta fechada en 1 de abril de 1864, revelaba que los sudistas seguían paseándose por toda la extensión del País Vasco con una soltura que hacía algo más que incomodar al cónsul y a los que él llama “americanos leales”.

En efecto, según esa minuta los barcos piratas -ese es el adjetivo que reserva para ellos- de la pretendida Confederación, no han recalado en los puertos vascos para repostar carbón o adquirir otros materiales. Le consta que el Florida pasó en otoño frente a la costa vizcaína en su viaje a Brest, pero, como el resto de los barcos sudistas, no recaló. Los datos que ha obtenido en San Sebastián, ciudad sobre la que sigue ejerciendo una estrecha vigilancia, arrojaban un saldo muy similar: esa bahía que él califica de “muy buena” no ha servido de refugio a las naves confederadas que han burlado el bloqueo con el que la Unión trataba de doblegar a los rebeldes. Él, por su parte, había procurado hacer todo lo posible para que el tráfico comercial que pasaba por Bilbao y San Sebastián -y del que ofrece una completa estadística- se desviase hacia la Unión. Su carta del 30 de septiembre de 1864 constataba con satisfacción que barcos de Nueva York con carga de bacon y petróleo habían llegado a Bilbao y se podían prever nuevos negocios de esa clase con casas de comercio de esa villa.

Pero nada de eso había impedido a destacados rebeldes disfrutar de las exquisiteces de esa Costa Vasca que ya había empezado a convertirse en un codiciado lugar de veraneo. Era el caso del que Daniel Evans calificaba como “ministro -es decir, embajador- de los pretendidos estados confederados”. Durante el último verano se le vio en Bayona y, cómo no, en Biarritz. Iba acompañado de su familia y de otros americanos en absoluto leales a la Unión.

Una problemática cuestión, a pesar de que el embajador sudista optase después por Pau, separada de Bayona por tan sólo tres horas de tren, ya que ambas localidades -como no se olvida de señalar el cónsul Evans- estaban muy próximas a San Sebastián. Una no muy buena noticia para la Unión, ya que Bayona estaba sometida a una fuerte influencia de los rebeldes que tal vez podría acabar contagiando al resto de los vascos, empezando por la capital guipuzcoana que, así las cosas, ofrecería un nuevo y excelente puerto a los confederados.

Aunque éste era un temor quizás exagerado, cargado de un exceso de prudencia, ya que, en contra de todos los recelos del cónsul, el estado de la opinión pública vasca -al menos el de la situada al sur del Bidasoa- no se alteró en absoluto, permaneciendo en conjunto favorable a la Unión durante toda la guerra, como el mismo Evans reconocería en otra de sus cartas, fechada ya hacia el final de la guerra, en 2 de enero de 1865.

Según el cónsul además del clero católico el periódico “Irurac-bat” -editado con mucha habilidad y dueño de una considerable influencia- constituía, al parecer, el principal responsable y órgano oficial de ese estado de ánimo tan cordial -extremadamente notable en Bilbao sobre todo- ya que desde sus páginas siempre se había sostenido que la victoria de la Unión era lo mejor para “los intereses materiales europeos y los morales de la Humanidad”.

Lo mismo parecía pensar el diputado a Cortes Fermín Lasala y Collado. No puede decirse, como ya notó en su día el profesor Mikel Urquijo, que este magnate donostiarra fuera precisamente un antiesclavista. No al menos cuando se habló en el Parlamento de Madrid de suprimir esa institución nefasta en las colonias españolas del Caribe. Sin embargo esa opinión no le impidió pronunciar un discurso, breve pero muy intenso, en esa misma cámara baja del Parlamento durante la sesión del uno de mayo de 1865 para exigir al gobierno, desde la oposición liberal progresista en la que militaba entonces, noticias acerca de las medidas que había adoptado para expresar adecuadamente el pésame de la nación española ante la muerte del que él llama “Presidente de los Estados-Unidos”, que -también en sus propias palabras- había caído “bajo la bala de un asesino” para coronar, tristemente, la “inmensa pirámide de cadáveres” con la que se había saldado esa Guerra de Secesión que él califica de “titánica” .

La respuesta del presidente del gobierno resultó satisfactoria para el diputado donostiarra que, sin embargo, también exigió y logró un voto unánime del Congreso para unir el pésame de esa cámara a las expresiones de duelo que ya había enviado el gobierno de la reina Isabel a Washington D. C. Una enérgica propuesta que hizo eco dos días después en el Senado, donde el conde de Vistahermosa hizo suyas las palabras de Fermín Lasala hijo y obtuvo otro voto unánime de pésame por la muerte de “Mr. Lincoln”, firmado ahora por la cámara alta española.

El espíritu de “Mr. Lincoln” sin duda debió encontrar nuevos motivos para descansar gracias a esas muestras de pésame alentadas por Fermín Lasala junior. No puede decirse otro tanto de algunos episodios de aquella Guerra de Secesión cerrada por su asesinato, que se manifestaron en algún que otro libro de Historia redactado por este diputado vasco, empeñado en sacar alguna lección valiosa del hundimiento del celebre transporte confederado Alabama ante las costas de Inglaterra, de los combates en torno a Frazier’s farm o de la derrota confederada que él comparaba a la que él mismo, con las armas en la mano, ayudaría a infligir a los carlistas en el año 1876 tras una guerra civil que, ciertamente, a veces resultó ser muy similar a la que ahora hace 120 años se saldó con la, para muchos, olvidada muerte de Abraham Lincoln.
 

·
Registered
Joined
·
15,028 Posts
Klima said:
“Mister Lincoln”, el asesino y el diputado. Los vascos ante la Guerra de Secesión norteamericana (1861-1865)
Oso interesgarria dirudi, geroxeago irakurriko dut. :)
 

·
Registered
Joined
·
15,028 Posts
Zorue said:
Denei iruditzen zaigu interesgarria, baten batek irakurriko al du ? :|
Nik bai. :sleepy:

Biziki maite ditut gai hauek. ;)
 

·
Registered
Joined
·
2,261 Posts
La Euskalduna, San Juan (Puerto Rico)

Aquí os presento algunas fotos de un curioso edificio que me encontré por pura casualidad en un barrio bastante olvidado de San Juan. Se trata de La Euskalduna, una antigua "fábrica de pastas alimenticias". La fecha exacta de su construcción no la sé, aunque en su fachada diga "1899", dado que éste bien pudo haber sido el año de fundación de la empresa y que el barrio donde está no estaba urbanizado para esa época. Se distingue de su entorno por su arquitectura, la cual ¿será vasca? Bueno, he aquí las imágenes:















Sus alrededores:

Calle


Tren Urbano (metro): Est. Dómenech


Hospital Auxilio Mutuo (desde la azotea de La Euskalduna)


:cheers:
 

·
Registered
Joined
·
15,028 Posts
Gracias Mankawabi, es un hallazgo realmente interesante.

:)
 

·
Registered
Joined
·
2,633 Posts
Curioso cuanto menos... ¿Y 1899 no pudo ser el año de su RE-fundación? Tras pasar a EEUU, los españoles perdieron un montón de posesiones que tenían en el Caribe.

Por cierto, hace la pera de años que no veía en ninguna razón social lo de Sociedad en Comandita. Me ha llamado la atención ^_^
 

·
Registered (trade) User
Joined
·
2,903 Posts
buena pesca mankawabi..
pero que pone arriba en el cartelito, casa fundada u otra cosa..? pq podría ser la fecha de construcción del edificio que no tenga nada que ver con la de la empresa..
 

·
Registered
Joined
·
2,261 Posts
Aun no tengo muchos datos, pues lo descubrí recientemente. No obstante, sé lo siguiente:

-Actualmente es un edificio de oficinas. Alberga un bufete, una firma de arquitectos, la Asociación Puertorriqueña de la Diabetes, una escuela de idiomas, entre otras entidades.

- Ha sido expandido y remodelado (y posiblemente restaurado) en varias ocasiones.

-Es posible que haya sido construído para la fecha que indica el letrero ("Fundada 1899"), puesto que está cerca de un edificio más antiguo: el Hospial de la Sociedad Española de Auxilio Mutuo y Beneficencia de Puerto Rico (Hospital Auxilio Mutuo). También tiene cerca el campus de la Universidad de Puerto Rico, que data de 1903, y el casco urbano de Río Piedras (una antigua ciudad que se fusionó con San Juan en los '50).

-"La Euskalduna" era el nombre de una famosa panadería sanjuanera en los años '50. Es posible que se trate de la misma empresa.

- No es la única empresa empresa de alimentos de origen vasco en Puerto Rico. Está también la Goya, propiedad de la familia Unanue.

Puce86 said:
Curioso cuanto menos... ¿Y 1899 no pudo ser el año de su RE-fundación? Tras pasar a EEUU, los españoles perdieron un montón de posesiones que tenían en el Caribe.

Por cierto, hace la pera de años que no veía en ninguna razón social lo de Sociedad en Comandita. Me ha llamado la atención ^_^
Cierto es, pero por lo menos en Puerto Rico se vio afectada casi exclusivamente la Corona, cuyas extensas tierras pasaron a manos del Tío Sam. Los intereses privados no se vieron afectados, a menos que se tratase de propiedades de gente domiciliada en la Península. Lo que sí provocó la pérdida de propiedades, sobre todo de terratenientes, fue la devaluación del peso puertorriqueño y la obligada conversión al dólar.

Traeré más y mejores fotos luego.
 

·
Registered
Joined
·
15,028 Posts
Coca-Cola, sin el vasco Goizueta, ya no es lo que era

Ultimamente se habla en muchos sitios de la decadencia de Coca-Cola. Según Business Week, desde que no está bajo la batuta de Roberto Goizueta, un cubano de origen vasco, el fabricante de bebidas con cafeína ha dejado de innovar, tanto en productos como en marketing.

Este singular directivo, que tiene página en la Wikipedia (un poco mal redactada, eso sí) y en el Auñamendi, llevó el timón de la Coca-Cola desde 1980 hasta su fallecimiento en 1997. Es el responsable, entre otras cosas, de que las principales plantas embotelladoras del Estado y del norte de Africa sean de capital vasco.

Cyber Euskadi

http://www.cybereuskadi.com/blog/2006/02/08/coca-cola-sin-el-vasco-goizueta-ya-no-es
 

·
Registered
Joined
·
1,934 Posts
Xabi said:
Beno, ez dakit jakingo duzun, baina Elizak egundoko hegoamerikar apaiz pila ekartzen ari da Espainiara, bertako apaiz gabezia konpontzeko. Kataluniara destinatzen dituztenek kataluniera ikasten dute, hona dakartzatenak ez dakit...

Gero ere, herri baten erdian dagoen monastegi bat expropiatzera doazenean mojaz beteta egoten dira, baina %99a hegoamerikarrak!
Esango nikek moteil! egunero ikusten ditut "ciencias de la familia"ko fakultateruntz hegoamerikar hilara luzeak.
 
41 - 60 of 297 Posts
Top