SkyscraperCity banner

1 - 20 of 140 Posts

·
Running circles...
Joined
·
7,860 Posts
Discussion Starter #1 (Edited)
Abro este hilo para que sirva como guía orientativa a quienes vayáis a comprar una cámara. Lo estructuraré de acuerdo a las preguntas más habituales que hay cuando queremos hacer una compra de este tipo, y lo haré en varias entregas, por lo que es recomendable que estéis al tanto de este hilo. Todo el contenido lo iré poniendo en este mismo post para que sea más fácil de leer, aunque también más largo, y de encontrar la información.

Empiezo con uno de los dilemas que se nos plantean cuando vamos a comprar una cámara. ¿Réflex o compacta?

Espero que os sea de utilidad, y por supuesto, que aportéis vuestras sugerencias y consejos.

ÍNDICE


ASPECTOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE COMPRAR UNA CÁMARA FOTOGRÁFICA.

¿Réflex o compacta?

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS


Características más comerciales

- Megapixels
- Zoom óptico / zoom digital
- Tamaño pantalla
- Pilas / baterías
- Modos o escenas
- Sensibilidad ISO
- Sistemas de autolimpieza
- Peso y tamaño


Lo que no se ve
Tipo y tamaño de sensor. Factor de recorte
Espacios de color
Enfoques
Puntos de enfoque
Flash incorporado
Velocidad de obturación
Apertura de diafragma
Tipos de medición
Balance de blancos
Formatos soportados
¿Con vídeo?
Ráfagas
Bracketing / Ahorquillado
Temporizador
Visor óptico
Rango dinámico y rango tonal
Bits por canal


Mirar, coger y tocar antes de comprar


COMPLEMENTOS

Objetivos
Filtros
Flashes
Trípodes y monopiés
Transporte (correas, empuñaduras, mochilas)
Tarjetas de memoria
Disco duro portátil
Tubos de extensión
Multiplicadores de focal




--------------------------------------------------------------------

ASPECTOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE COMPRAR UNA CÁMARA FOTOGRÁFICA.

¿Réflex o compacta?


Una de las primeras dudas que nos ronda la cabeza es: ¿Réflex o compacta? Hay gente que tiene claro qué tipo de cámara comprar, decantándose desde el principio por una DSLR o por una compacta. Pero mucha gente no.

Una réflex puede darnos muchas desilusiones si no lo tenemos claro.

¿Cómo valorar entonces si necesitamos un tipo de cámara u otro? Intentaré dar unas pautas generales.

Comprar una cámara réflex implica en muchos casos andar cortos de zoom o de angular. Esto conlleva que en muchos casos necesitaremos comprar uno o dos objetivos a mayores para poder hacer fotografías variadas.

Esta cuestión nos va a determinar mucho en qué medida optaremos por réflex o por compacta ya que:
1- En ocasiones tendremos que ir cargados con un equipo algo pesado, que puede rondar los 2-3 kgs fácilmente
2- Hay que estar dispuesto a cambiar de objetivo según las circunstancias, lo que hace que si somos turistas con prisas, no vamos a poder hacer las fotografías que queremos
3- Muy importante, el desembolso económico. Una réflex es cara, y los objetivos también. Hay siempre un interesante mercado de segunda mano, pero fácilmente podemos sumar (tirando muy por lo bajo) más de 1000 euros

Como decía anteriormente, una réflex puede darnos desilusiones. La forma de trabajar de una réflex no tiene demasiado que ver con las compactas. Por un lado, las compactas suelen llevar programas que hacen un tratamiento de la imagen en JPG, con lo que la fotografía sale ya bastante decente. Pero en el caso de las réflex no es así, y en muchas ocasiones es necesario realizar un tratamiento posterior, sobre todo si disparamos en formato RAW.

Tengamos en cuenta que algunas compactas ya tienen la opción de disparar en RAW.

Siguiendo con la forma de trabajo, las réflex son para aprovechar su potencial. Todas traen modos automáticos, pero una réflex es para usar los modos manuales. Por ello, tenemos que ser conscientes de que para lograr el máximo rendimiento de una DSLR tendremos que trabajar en modos manuales, lo que implica un mayor aprendizaje de técnicas fotográficas, comprendiendo bien conceptos como exposición, velocidad de obturación, aperturas, … En una compacta no será necesario, ya que lo va a hacer por nosotros.

Vale, es cierto que muchas compactas traen modos manuales, y hay que tener los mismos conocimientos, pero en una réflex es donde podremos exprimir al máximo nuestra cámara y obtener los mejores resultados.

Si lo que queremos es una cámara para trabajar rápido, hacer todo tipo de fotografías y no complicarnos la vida, lo ideal es una compacta. Pero si queremos ir más allá, no nos importa ni el dinero, dentro de unos límites, ni el peso ni tardar un rato en hacer una foto, entonces iremos a por la réflex.
--------------------------------------------------------------------

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

Características más comerciales

- Megapixels. Se trata de una de las características con más gancho para los vendedores. Este valor, a pesar de la importancia que se le da no es ni debe ser el más tenido en cuenta. Tengamos en cuenta que una resolución de 8 megapixels sirve para imprimir en tamaño A1 o similar. ¿Cuántos con una compacta imprimen a ese tamaño, una copia que puede salir por 40 ó 50 euros? La mayoría de los usuarios de cámaras fotográficas hacen las fotos y las vuelcan al ordenador, donde quedan indefinidamente, y sólo se muestran a amigos, se graban en cd o se cuelgan en internet. Otros, hacen copias en tamaño 10x15 ó 13x18 (o tamaños equivalentes en formato 3/4), en cuyo caso es suficiente con 3 megapixels (tamaño A1 máximo).
En el caso de los profesionales, sí necesitan impresiones de gran calidad a gran tamaño, por lo que resoluciones de 10 megapixels en adelante son adecuadas e imprescindibles.
La calidad de la cámara se mide por otros factores, nunca por los megapixels.

- Zoom óptico / zoom digital
Esta parte es aplicable sólo a compactas. Si vierais publicidad de una réflex en la que se diga: zoom óptico 3x (lo he visto, lo juro), no penséis en comprar en esa tienda.
A estas alturas ya todo el mundo sabe, o debería saber, que el importante es el óptico. Tener zoom digital es no tener nada, ya que el resultado sería prácticamente el mismo que si ampliáramos la imagen en el ordenador con el zoom, produciendo ruido y pixelado en la imagen.
Sobre el zoom óptico, mucho cuidado con la interpretación equivocada que se suele hacer del significado del 10x ó 12x... La gente cree (los vendedores se han encargado de afianzar esa creencia entre la gente) que un zoom de 10 aumentos significa que aumenta en diez veces lo que vemos. Es totalmente falso. Para interpretar de verdad lo que significa ese zoom debemos fijarnos en la equivalencia que da el fabricante. Si os fijáis, en muchas cámaras veréis: Zoom óptico de 10 aumentos (equivalente a 28-280). Es en esa equivalencia en la que nos fijaremos.
El zoom en aumentos es la relación entre la focal máxima (280) y la mínima (28): 280/28 = 10
Por tanto podemos ver otra cámara con esta otra equivalencia pero su zoom sería también de 10x: equivalencia 38-380 (380/38=10)
¿Cómo interpretamos esos valores?
Cuanto más pequeño sea el primer valor, más angular tendrá, por lo que en la foto nos entrarán más objetos. 28 es más angular que 38 (a 38 ni se le considera angular) (El angular tiende a alejar)
El valor mayor, el segundo, es el zoom, y cuanto mayor sea, más nos aumentará el objeto fotografiado.
Lo ideal sería una cámara con un angular entre 20-30 y un zoom entre 280-350.

- Tamaño pantalla
El tamaño de la pantalla tiene su cierta importancia, aunque no es tampoco algo determinante. Tiene su utilidad para ver la foto una vez hecha, o ver la foto antes de hacerla.
Ahora, las cámaras incorporan pantallas de entre 2,5" y 3".
Las pantallas deben ser luminosas y dar buen contraste, pero hemos de tener cuidado porque si la configuramos con mucha luminosidad, las fotos parecerán muy claras y al pasarlas al ordenador las veremos más oscuras.

- Pilas / baterías
Lo ideal son baterías. Tienen mayor vida útil y mayor autonomía.

- Modos o escenas
Los modos/escenas automáticos nos permiten tomar fotos con ciertas características sin tener que pensar. La cámara se encarga de todo.
En los modos manuales el fotógrafo es quien debe pensar en los parámetros para que la fotografía salga bien, ayudado de herramientas de la cámara, como el exposímetro.
Si no tenemos conocimientos de fotografía o algunos conceptos claros (velocidad de obturación, apertura de diafragma, exposición...) necesitaremos una cámara totalmente automática. Éstas suelen tener un número muy amplio de escenas (paisaje, nocturnas, retrato, deportes, macro...) y la propia cámara se encarga de ajustar los parámetros en función del tipo de fotografía seleccionada.
Si queremos ser nosotros quienes controlemos los parámetros para que la foto salga como queremos, necesitaremos modos manuales. Para ello optaremos por una cámara réflex o compacta con modos manuales.
Algunas compactas con controles manuales no tienen todas las opciones que una réflex, tenedlo en cuenta.
En una réflex, lo más normal es emplear modos manuales. Se supone que un usuario de una réflex tiene los conocimientos, o al menos las ganas, necesarios para usar esos modos, y olvidarse de los automáticos.

- Sensibilidad ISO
El valor ISO determina la sensibilidad que tiene el sensor a la luz que recibe. Cuanto mayor sea el valor ISO que acepte la cámara, más sensibilidad tendrá.
Antes de analizar este valor como especificación a tener en cuenta vamos a hablar algo sobre el ISO y lo que ello implica.
Un valor ISO pequeño implica menor sensibilidad pero mayor calidad de la imagen. Los valores pequeños se emplean cuando hay mucha luz (día, recinto muy iluminado...) Un valor ISO alto implica una sensibilidad mayor pero menor calidad. A mayor ISO aparecerá el fenómeno llamado ruido o grano. Usaremos ISO alto cuando haya poca luz (noche, estancia oscura...)
En el ISO toma un papel fundamente el tipo de sensor y la cámara.
Las cámaras compactas, al tener un sensor más pequeño, presentan mayores valores de ruido. Las réflex, por contrario, con sensores mayores, muestran menos ruido a ISOs altas.
Incluso dependiendo del tipo de sensor, la cosa cambia. Los sensores que mejor se comportan ante el ruido son los CMOS (fabricados desde hace tiempo por Canon :D).

Las compactas pequeñas suelen trabajar con ISOs entre 100 y 800. Las más avanzadas entre 100 y 1600. Las réflex entre 100 y 1600 ó más.

Los valores ISO pueden ir a intervalos de 1/2 o de 1/3.
Intervalos de 1/2: 100-200-400-800-1600
Intervalos de 1/3: 100-120-160-200...
Hay algunos modelos que incluyen ISOs más bajas como 50 ó 80.

Sistemas de autolimpieza
Se trata de una utilidad muy reciente. Hay de varios tipos: por ultrasonidos, por motor...
El sistema de autolimpieza suele funcionar al encender y al apagar la cámara. Estos sistemas de autolimpieza, más extendidos en las réflex, quitan del sensor partículas que puedan afectar a la calidad de la imagen. No obstante, conviene hacer limpieza manual periódica, ya que la autolimpieza lo que hace es quita la m¡erda de aquí y ponla allí, y con el tiempo se va a acumulando y es peor. Tampoco es eficaz con suciedad de gran tamaño como pelos, pelusas...

Peso y tamaño
Cada uno debe ser consciente de si está dispuesto a cargar con una mochila en la espada y un buen peso, o prefiere poder ir a la carrera.

Lo que no se ve
... o lo que no suelen indicar en la publicidad ni muchos vendedores conocen...

Tipo y tamaño de sensor. Factor de recorte
Aquí entramos en uno de los aspectos que más se deben tener en cuenta en la toma de decisión de compra, y curiosamente, es uno de los que menos hablan en la publicidad.

Los tipos de sensor más comunes son:
- CCD (tradicionalmente Sony, Nikon)
- CMOS (tradicionalmente Canon, ahora también Sony y Nikon)

Los CMOS han demostrado ser los mejores por su fiabilidad, su rango dinámico, tratamiento del ruido.

El tamaño del sensor va a determinar en gran medida la calidad de la imagen obtenida y el nivel de ruido. A mayor tamaño, mejor sensor.

Las cámaras compactas tienen sensores extremadamente pequeños, lo que hace que con pequeños objetivos se consigan zooms tan amplios. Son sensores que tienen incluso 1/3 o 1/4 del tamaño de un sensor tradicional de 35mm.

El factor de recorte es la relación entre el sensor clásico de 35mm y el tamaño del sensor de nuestra cámara. Si el factor de recorte es de x2 significa que nuestro sensor es la mitad de uno de 35mm

En las cámaras réflex se distinguen básicamente estos tipos de sensores:

FF: Full Frame - Sensores de 35mm (No tienen factor de recorte)
APS-C: Tiene un tamaño de 22x15mm, muy usado por canon, con factor de recorte 1,6
APS-H: Un tamaño de 29x19mm, con factor de recorte de 1,3
APS-P: Formato panorámico, con tamaño de 30x9mm.
Nikon tiene factor de recorte de 1,5 en sensores de las D80, etc...
El tamaño de los sensores depende de los fabricantes. Sirva esta tabla como guía.

El factor de recorte determina el valor del zoom de las cámaras. Veamos cómo.
Tomemos como referencia un objetivo de 18-35mm. Para saber cuál es el valor real en nuestra cámara multiplicaremos ese valor por el factor de recorte.
Si nuestra cámara tiene un sensor con factor de recorte de x2, nuestro objetivo será realmente un: 36x70 (=18x2 - 35x2).

Por esto es por lo que una compacta con objetivos tan pequeños logran tener tanto zoom. Si la cámara tiene un factor de recorte de 4, y monta un objetivo 7x80 su valor de equivalencia, del que he hablado anteriormente, sería: 28x320 (es decir, un zoom de 11,4x)

¿Porqué influye así el factor de recorte? Intentaré explicarme lo mejor posible.
Tomamos como referencia un sensor de 35mm y un objetivo de 80mm.

Si tenemos un sensor con factor de recorte de x2, es decir, la mitad del sensor de 35mm, éste sensor va a captar sólo la mitad de lo que lo haría el de 35mm pero al 100% del tamaño, por lo que está duplicando el zoom, es decir el objetivo pasa de ser 80 al doble, 160mm.

Espacios de color
El espacio de color va a determinar en muchos casos la compatibilidad de colores con ciertos programas e impresoras. El estándar es el sRGB, muchas cámaras soportan adobeRGB.

Enfoques
Hay dos tipos de enfoques: Manual (MF) y Automático (AF).
El enfoque automático es aquel en el que la propia cámara se encarga de enfocar respecto al punto de enfoque (ver más adelante) seleccionado.
El manual, es el que el propio usuario decide cómo enfocar.

Básicamente hay dos tipos de enfoque. Enfoque con motor y enfoque por ultrasonidos. El enfoque con motor es más lento y ruidoso, pero más económico. El de ultrasonidos es más rápido y silencioso, pero más caro.

Todas esas características en todas las posibles combinaciones podemos encontrarlas tanto en compactas como en réflex (aunque enfoque por ultrasonidos en compactas es poco habitual).

Pero en el caso de las réflex hay que tener mucho cuidado. Lo normal es que la cámara tenga motor de enfoque, pero hay algunas cámaras que no (Nikon D40x), lo cual reduce notablemente su funcionalidad y sobre todo la compatibilidad con objetivos.

Puntos de enfoque
Los puntos de enfoque son los puntos que la cámara toma como referencia para enfocar. Las réflex tienen a partir de 7, siendo 9 el estándar, y hay casos en los que podemos encontrar 45 puntos, pudiendo trabajar siempre con uno o varios a la vez.
Las compactas trabajan con 5 o más.

Para un correcto enfoque, el objeto debe estar bien contrastado. Si hacemos una prueba enfocando a un papel en blanco, veremos como no logra enfocar correctamente. Si las condiciones de luz son malas, el enfoque también será inexacto o imposible.

Flash incorporado
Salvo las cámaras profesionales, todas llevan flash incorporado. Pero hay que tener en cuenta unas consideraciones a tener en cuenta sobre el funcionamiento del flash.

El flash incorporado de una cámara tiene muy poca potencia. En el caso del flash de las réflex, suelen tener potencia para llegar, en el mejor de los casos, hasta 10-15 metros. En el caso de las compactas, suelen tener potencia para trabajar entre 5 y 10 metros.

Por tanto, no pensemos que el flash de nuestra cámara va a servir para iluminar toda la capilla sixtina o tomar una panorámica de Manhattan desde Brooklyn.

Algunas cámaras llevan programados unos modos para disparar el flash en función de la situación.

Por ejemplo, uno de los modos más útiles es el flash de relleno. Este modo se emplea para evitar sombras indeseadas, contraluces...

Imaginad que hacéis una foto a otra persona con la luz del sol de lado. Una parte de la cara quedará muy iluminada y otra parte en sombra. El flash de relleno evitará que la sombra sea excesiva y quede el rostro con un contraste tan fuerte.

También se puede utilizar cuando queremos hacer una foto a alguien a contraluz. Utilizando el flash de relleno conseguiremos que la persona y el fondo salgan correctamente expuestos.

No obstante, el flash es muy difícil de usar al principio, por lo que los resultados pueden no ser los esperados.

Velocidad de obturación
La velocidad de obturación (o tiempo de exposición) es el tiempo que el sensor está recibiendo luz. El sensor está cubierto por una cortinilla llamada obturador, y la velocidad con la que se abre y cierra determina el tiempo de exposición.

En función del tipo de cámara, el intervalo entre el tiempo más rápido y más lento variará. Por ejemplo, las compactas más básicas tienen un intervalo muy reducido, y las réflex un intervalo muy amplio.

En el caso de cámaras automáticas, no podremos modificar este valor, y será la cámara quien decida el valor más oportuno.

En el caso de réflex y compactas con modos manuales, será el usuario quien decida el valor. Aquí será importante el modelo de cámara para determinar los valores máximo y mínimo.

En el caso de las réflex, los valores mínimos (más rápido) y máximo (más lento) suelen ser entre 1/4000 segs y 30 segs.
Muchas incluyen el modo Bulb, por el cual el obturador permanece abierto (el sensor recibe luz) el tiempo que el usuario quiera, pudiendo desarrollar exposiciones de varios minutos.

Las réflex más avanzadas tienen un valor mínimo de 1/8000.

En el caso de las compactas con modo manual, hay de todo, por lo que podemos encontrarnos con modelos que van desde 1/1000 a 4 segundos, y otras con valores similares a las réflex.

Cuanto mayor sea el intervalor, mejor ya que controlaremos de una forma más óptima el tiempo que el sensor recibe información.

Apertura de diafragma
El diafragma son unas láminas que regulan la luz que entra a la cámara. Un diafragma muy cerrado hará que la luz que entra sea poca (necesitaremos más tiempo de exposición), y un diafragma muy abierto hará que entre más cantidad de luz (necesitaremos menos tiempo de exposición).

La apertura también influye en lo que se conoce con el nombre de profundidad de campo. Sin querer entrar en términos ni definiciones complejas, diré que la profundidad de campo es la parte de la imagen que queda enfocada.

Un diafragma muy abierto hace que la profundidad de campo sea pequeña, es decir, lo que queda enfocado es poco. Por contra, un diafragma muy cerrado hace que la profundida de campo sea grande, por lo que lo enfocado será mucho más.

En el caso de las réflex, los intervalos de valores de apertura dependerán de los objetivos, no de la cámara. En el caso de las compactas, dado que siempre llevan el mismo objetivo, este intervalo de valor será constante.

Los valores de la apertura se dan siempre referenciando el valor mínimo (máxima apertura) para la focal más corta y para la más larga.

Por ejemplo. Si tenemos un objetivo con una rango focal (zoom, para entendernos) de 28-200 y nos dice que las aperturas son 3.5-5.6, significa que:
- Para 28mm de focal, la apertura máxima es de 3.5
- Para 200mm de focal, la apertura máxima es de 5.6

Las aperturas más pequeñas suelen ser del valor 22, aunque hay objetivos que permiten cerrar más el diafragma (33 o más)

En el caso de las compactas, las aperturas son medias, y es raro que haya una que tenga una apertura mayor de 3.5 (es decir, un valor inferior), y las aperturas más pequeñas no suelen ser más pequeñas de 8 (es decir, valor mayor)

Tipos de medición
Uno de los factores clave para que una fotografía salga bien iluminada es hacer una correcta medición de luz. Como consejo, la medición de luz deberemos hacerla siempre sobre el punto más claro que haya, para evitar que nos salga una imagen sobreexpuesta (quemada), aunque si es una foto con muchos contrastes, no podremos hacer demasiado para que a imagen salga compensada.

La luz la miden las cámaras mediante un medidor interno que lo que hace es medir la luz que refleja los objetos que hay en pantalla.
Si tuvieramos un medidor externo, podríamos medir la luz que incide sobre el objeto (es la mejor forma de medir), pero no voy a entrar a valorar estos aparatos ya que tienen un uso mucho más profesional.

Hay 4 formas básicas de medición de luz:
- Medición matricial. Mide la luz que hay en general en toda la escena y hace un promedio. Es una medición útil cuando la luz es homogénea en toda la imagen o no hay contrastes muy fuertes.
- Medición centrada. Mide la luz sobre el 9-10% de lo que hay en el centro del visor.
- Medición puntual. Mide la luz que hay sobre el 2-3% de lo que hay en el centro del visor. Es la medición más precisa y más aconsejable, tomando, como decía antes, como referencia el punto más claro para hacer la medición.
- Medición ponderada al centro. Mide la luz en toda la escena, pero da especial prioridad a lo que hay en el centro del visor.

Normalmente, las réflex suelen incluir todas esas mediciones, hay excepciones como las Canon 300-350-400D que no incluyen la puntual.
Las compactas más avanzadas sí suelen incluir al menos las tres primeras.
Las compactas más básicas suelen usar sólo la matricial.

Balance de blancos
Uno de los problemas que hay en fotografía digital es que el sensor no tiene la capacidad de adaptarse al tipo de luz, y confunde los colores.

Veamos con un ejemplo el concepto de balance de blancos. Estamos en una habitación con luz natural y vemos los blancos perfectamente blancos. Se hace de noche y encendemos la luz halógena. De repente lo que antes era blanco se transforma en amarillento. Con el paso del tiempo, el ojo se va aclimatando a esa luz y vemos de nuevo lo blanco como blanco.

El sensor no es capaz de acostumbrarse como el ojo humano, y tenemos que ayudarle. Para ello, las cámaras disponen de la herramienta de balance de blancos, que indican a la cámara a qué tipo de luz se enfrenta, para que los colores en la fotografía sean fieles a la realidad, evitando así esa variación de color.

No sólo las luces halógenas influyen en los blancos, también la luz directa del sol, nubes, luces frías como las de los fluorescentes de cocinas, la luz del atardecer/amanecer, etc...

Las cámaras incluyen en el balance de blancos estas situaciones más habituales.

Las compactas más básicas sólo disponen de balance automático, por lo que en muchas ocasiones, ese automático falla y no vemos lo que queríamos ver.

Conforme más avanzada sea la cámara, más opciones tendrá, dándonos a elegir entre diferentes tipos de luz (tungsteno, nublado, día, noche...) e incluso la posibilidad de personalizar el balance o elegir la temperatura de color.

La personalización es la mejor opción, ya que tomará como referencia un objeto blanco o gris neutro (gris 18%). Para ello, la forma de trabajar suele ser la siguiente:
1º Hacemos una foto a algo blanco o gris neutro en el lugar donde vamos a hacer el resto de fotos.
2º Seleccionamos el modo balance personalizado
3º Indicamos qué foto debe tomar como referencia, que será la que hemos hecho anteriormente.
4º Hacemos las fotos.

Si cambiamos de lugar o cambian las condiciones de luz, deberemos repetir el proceso.

La otra opción es trabajar con la temperatura de color, pero es algo más avanzado y profesional, y deberíamos conocer la temperatura de color en cada condición o disponer de un termocolorímetro.

En las réflex y compactas muy avanzadas, disponemos del formato RAW, que nos permitirá cambiar el balance de blancos una vez hecha la foto y sin pérdida de calidad.

Formatos soportados
Todas las cámaras, al menos, van a dejar nuestras fotos en formato JPG. A partir de ahí hay varias posibilidades, pero las más habituales son:
- TIFF (8 ó 16 bits por canal): formato sin comprimir, genera un archivo muy pesado en términos de MBs. La ventaja que tiene es que al ir sin comprimir, podemos modificar el archivo en programas de edición casi sin pérdidas de calidad. Si el archivo es de 16 bits, mejor aún, tendremos más gama tonal y posibilidades de trabajr con colores, luces...
- RAW y sRAW: El archivo RAW está disponible en todas las réflex digitales, y en algunas compactas avanzadas. El archivo RAW equivale al negativo de la fotografía tradicional. Es un archivo que va sin interpretar, en bruto, tal cual lo captó la cámara, por lo que en el ordenador podremos efectuar numerosas modificaciones sin alterar la calidad. Muchas de estas modificaciones no se pueden realizar en otros formatos (TIFF o JPG, por ejemplo), como es el balance de blancos. Generan archivos bastante pesados, aunque no tanto como los TIFF. Los archivos sRAW (small RAW) genera archivos RAW de menos tamaño al reducir el tamaño de la foto, sin usar compresión.
Los archivos RAW han de ser modificados con programas específicos. Los fabricantes los incluyen en los CDs, y hay programas gratuítos y de pago: Lightroom, Camera Raw, ...
- DNG: Nuevo formato denominado Negativo Digital, creado por adobe. La pretensión es unificar los archivos RAW, ya que actualmente los archivos RAW son de propietario y no son libres, lo que hace que los RAW de canon sean diferentes de los de Nikon, Olympus... El DNG pretende unificar las características de los RAW, pudiendo realizar las mismas modificaciones que en un RAW pero con la ventaja de ser archivos universales sin restricciones de marcas. Algunas marcas están empezando a incorporarlo en sus cámaras más nuevas (Olympus, Pentax).

¿Con vídeo?
Las réflex no ofrecen esta capacidad. Se aplica la filosofía de "una cámara de fotos es para hacer fotos".
Las compactas sí admiten esta posibilidad, permitiendo más o menos opciones en función de los modelos.

Ráfagas
La ráfaga de disparo es la capacidad que tiene la cámara para poder tomar fotografías consecutivas en intervalos de tiempo muy pequeños.

Cuanto más avanzada sea la cámara, mayor ráfaga nos dará.

Una compacta media podrá disparar ráfagas de 2-3 fotos por segundo hasta un máximo de 6-10 fotos.

En una réflex dependerá sobre todo del formato en que se dispare. SI se dispara en JPG la velocidad de ráfaga y el máximo de fotos consecutivas será mayor que si se hace en RAW.

También influye la tarjeta de memoria que tengamos.

Hay réflex que permiten disparar hasta 10 fotos por segundo.

Salvo que sea algo necesario, no debemos abusar de las ráfagas ya que acortan notablemente la vida del obturador.

Bracketing / Ahorquillado
El bracketing o ahorquillado sirve para realizar una misma foto con tres exposiciones diferentes. Es normal que en algunas ocasiones dudemos de si la foto nos va a quedar demasiado oscura o demasiado clara.

Si nuestra cámara nos da la posibilidad de hacer ahorquillado, la cámara disparará una ráfaga de tres fotos, pero cambiando valores de velocidad de obturación y/o apertura para que nos salga una foto con exposición neutra, otra más luminosa y otra más oscura, así casi nos aseguramos que de las tres alguna será la buena.

Temporizador
El temporizador permite disparar con retraso desde que apretamos el botón. El retraso puede oscilar entre 2 y 10 segundos.

Un buen uso del temporizador es para disparo a velocidades lentas (foto nocturna, ...) pero necesitaremos trípode. El truco consiste en realizar la composición, medición de luz, ajuste de parámetros, etc... y en lugar de disparar inmediatamente, programamos el disparo con temporizador y disparamos. Así evitaremos que al accionar el botón se nos mueva la cámara y la foto salga trepidada (movida).

Visor óptico
Otro aspecto a tener muy en cuenta es el visor óptico de la cámara. En las compactas, hay algunas que tienen visor óptico tal cual, y otras es una minipantalla que proyecta lo que recibe el sensor.

En el caso de las réflex, el visor siempre será óptico.

Según los modelos, los visores podrán ser más amplios o no, más luminosos o no, etc...

Un dato que sí se suele dar en las especificaciones es el de la cobertura. En el caso de las cámaras de gama alta, el visor suele tener una cobertura del 100%, lo que significa que todo lo que vemos en el visor, aparece en la foto.

En modelos inferiores suele ser del 95%, lo que significa que sólo vemos el 95% de lo que aparecerá en la fotografía, habiendo un 5% que no vemos pero sí saldrá, lo que deberá ser tenido en cuenta a la hora de hacer las fotos.

Es recomendable, como veremos más adelante, tener entre las manos la cámara que vamos a comprar, comprobando cómo es el visor de amplio y claro.

A través del visor deberíamos poder visualizar sin problema, de forma clara y nítida, lo que será la composición de la fotografía. Ésto será fundamental sobre todo cuando vayamos a hacer fotografías con enfoque manual.

Rango dinámico y rango tonal
El rango dinámico va a depender del sensor, y del formato de disparo en menor medida. El rango dinámico y el rango tonal hacen referencia, básicamente, al intervalo de tonos que el sensor es capaz de interpretar para diferentes intervalos de luminosidad.

Una cámara con un rango dinámico y tonal pequeño, provocará que con fuertes contraluces, perdamos mucha información en las zonas de sombra. Sin embargo, una cámara con un sensor de mayores rangos, será capaz de conservar información incluso en zonas de mucha sombra, lo cual puede ser de gran ayuda para, posteriormente, obtener una imagen equilibrada en colores y luces.

Una imagen comprimida en JPG va a perder mucho rango tonal. Una imagen en RAW o en TIFF tendrá mayor rango tonal. Y si la imagen tiene 16 bits por canal, mayor rango tendrá.

El formato JPG tiene 8 bits por canal. El RAW tiene 12 o 14, según sensor y procesador, y el TIFF 8 ó 16.

El tema del rango dinámico y el rango tonal es mucho más complejo, pero lo menciono de forma superficial para que lo tengáis en cuenta.

La técnica HDR (High Dynamic Range - Rango Dinámico Alto) lo que hace es optimizar los tonos para que estén presentes en la imagen final pero sin alterar en exceso la luminosidad original, a partir de varias imágenes con diferentes exposición.

La técnica del Tone Mapping (mapeado de tonos) lo que hace es a partir de una misma foto, modificando el brillo mediante software, optimizar los tonos disponibles, pero de una forma más artificial.

Bits por canal
Los bits por canal hacen referencia a la cantidad de información que se guarda en el archivo por cada canal de color.

En el apartado anterior ya indicaba qué cantidad de bits por canal tiene cada formato. Cuanto mayor sea, más información disponible tendremos y las modificaciones no supondrán mermas en la calidad de la imagen.

Mirar, coger y tocar antes de comprar

Ya he indicado en el apartado anterior que antes de comprar una cámara, tenemos que cogerla, mirarla, tocarla, y si podemos, probarla.

Cuando cojamos la cámara tenemos que probar si estamos agusto con ella en las manos, que tenga el tamaño adecuado en función del de nuestras manos (vamos, que no se pierda).

También, veamos que sea cómoda, no nos haga daño con las esquinas, que no se nos escurra por ser demasiado deslizante.

Muy importante es la disposición de los botones. Que todos estén colocados de forma adecuada y lógica, que no tengamos que hacer grandes esfuerzos si queremos cambiar algún parámetro, zoom,...


--------------------------------------------------------------------

COMPLEMENTOS

En esta parte vamos a analizar los aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar complementos para nuestra cámara.

Objetivos
Este apartado servirá únicamente para cámara réflex, ya que las compactas no permiten trabajar con objetivos intercambiables.

Cuando decidamos comprar un objetivo deberemos tener claro algunos factores que, finalmente, decidirán qué objetivo comprar:
- Presupuesto. El presupuesto que tengamos va a influir en las características del objetivo que compremos.
- Tipo de fotografía que hacemos o queremos hacer. Tenemos que tener bien claras las ideas. En las réflex, la filosofía es un objetivo para cada tipo de fotografía. Si no queremos andar cambiando de objetivo, mejor nos compramos una compacta.
- Estabilizador. Hay cámaras réflex que llevan estabilizador en el propio cuerpo de la cámara. Pero lo normal es que no sea así, y el estabilizador vaya en el objetivo. No todos los objetivos tienen estabilizador, y los que lo tienen suben de precio. No nos llevemos a engaños. Un estabilizador sólo va a funcionar para velocidades de 0,5 - 1 segundo como máximo, y siempre dependiendo de la focal (zoom) que usemos. Si disparamos a 400mm, el estabilizador nos permitirá trabajar con velocidades de hasta 1/125 segs. Si la focal es de 28mm, la exposición podrá ser de 0,5-1 segundo, según el pulso que tengamos. Para fotos nocturnas o con excasa luz, el trípode seguirá siendo imprescindible.
- Luminosidad. La luminosidad va a determinar también mucho el precio. Un objetivo luminoso nos permitirá obtener fotografías con cierta facilidad en condiciones de luz mala (atardeceres, edificios con poca luz...), pero serán más caros.
- Lentes. En función del número de lentes que tenga el cuerpo del objetivo, el tipo de lentes (asféricas, difractivas...). Las lentes asféricas previenen las aberraciones cromáticas. Las difractivas evitan el fenómeno de la difracción.

Defectos y problemas que suelen presentar los objetivos.
- Viñeteo: oscurecimiento de la imagen por las esquinas. En los casos más acusados aparecen esquinas y/o lados completamente negros.
- Difracción: Se produce cuando se cierra mucho el diafragma y aparecen colores extraños en algunas partes de la imagen, sobre todo en zonas de contrastes de luz
- Aberraciones cromáticas: Se suelen dar en aperturas amplias de diafragma. Las aberraciones consisten en la aparición de bandas de colores (normalmente magentas y morados) en zonas de contrastes.
- Deformaciones de perspectivas: Se produce sobre todo en angulares, y muy acusadamente en ojos de pez. Consiste en que las líneas rectas se curvan y se pierde la perspectiva original.
- Tipos de monturas. Hay que tener mucho cuidado con las compatibilidades de objetivos. Primero hemos de asegurarnos que valen para nuestra marca. En muchos casos existen adaptadores para poner objetivos antiguos o de otras marcas en nuestra cámara, pero suelen hacer que se pierdan las opciones automáticas, quedando controles completamente manuales. Por otro lado, tenemos que asegurarnos de que el objetivo vale para nuestro modelo. Hay objetivos (por ejemplo los EF-S de canon o los DC de sigma) que no valen para cámaras con sensores Full Frame (de 35mm)

Según el tipo de fotografía.
- Paisajes, urbanas, interiores... sin detalles: necesitaremos un gran angular, con focales entre 10 y 24mm
- Naturaleza, animales, detalles...: Un teleobjetivo, con focales de entre 80 y 400mm. Para estas focales es casi imprescindible que lleve estabilizador.
- Retratos: Se suelen usar focales fijas de 50, 60, 70, 80 y 100mm pero siempre objetivos muy luminosos (entre 1.4 y 2.8)
- Macro: Objetivos macro de entre 50 y 150mm, con 2.8 de luminosidad y 1:1 de magnificación. Menos de 1:1 ya no es macro.
- De todo un poco: Un todoterreno. Son objetivos que tienen algo de angular y algo de teleobjetivo. Los rangos de las focales van entre 18 y 200. Son cómodos ya que permiten hacer todo tipo de fotografía, pero dado su amplio rango focal la calidad es inferior a los especializados.
- Para jugar: los ojos de pez. Son objetivos con focales entre 8 y 16mm pero cuya característica principal es que el ángulo que cubren es muy grande (entre 140 y 180º) por lo que las fotografías tienen deformaciones circulares muy pronunciadas, y suelen producir viñeteo.
- Objetivos manuales. Suelen ser objetivos antiguos que podemos montar en nuestras cámaras acoplando un adaptador intermedio. Estos adaptadores hacen que se pierdan las funciones manuales del objetivo (si las tenían), por lo que deberemos ajustar todos los parámetros de forma manual.

Filtros
No todas las cámaras compactas permiten el uso de filtros. Para algunos modelos existen adaptadores que posibilitan su uso, pero la mayoría no.
En el caso de los objetivos para réflex no hay problema.

Podremos comprar filtros que más se adapten a nuestras necesidades. Tendremos que tener algunos aspectos generales, como el diámetro del objetivo. Es fácil que tengamos un filtro para cada objetivo, si los diámetros cambian.

Hay filtros que se acoplan directamente a la rosca delantera del objetivo, y otros filtros que van a un adaptador mediante un portafiltro (por ejemplo, los cokin), que permiten comprar un sólo filtro para todos nuestros objetivos, pero necesitaremos un portafiltros para cada objetivo.

Es posible superponer varios filtros a la vez, permitiendo efectos más impactantes, pero ello puede provocar viñeteo en focales de angular (inferiores a 28mm).

Tipos de filtros más usuales
- Filtros UV o Skylight. Estos filtros tienen una doble finalidad. Por un lado, limpian la luz de espacios al aire libre de rayos ultravioleta que provocan cierta nieblilla en algunas tomas. Por otro lado, se suelen usar como elemento de protección de la lente del objetivo.

-Polarizador. Hay dos tipos de filtros polarizadores. Los lineales, sólo aptos para objetivos de enfoque manual, Y los circulares, para objetivos AF. Si ponemos un polarizador lineal en nuestro objetivo AF, éste se volverá loco y no será capaz de enfocar correctamente.
La finalidad del filtro polarizador es polarizar la luz reduciendo los brillos y reflejos en agua, cristales o metales. También se usan para foto de paisaje, ya que satura los colores y ajustándolo adecuadamente, nos produce unos cielos con tonos espectaculares.
Podemos ajustar el polarizador girando su parte frontal a la vez que vemos en el visor/pantalla su efecto.
El polarizador reduce la luz que entra en el sensor en uno o dos puntos, por lo que tendremos que sobreexponer la imagen para que salga adecuadamente expuesta.

- Gris neutro. Son filtros grises con mayor o menor medida de opacidad, que reducen la luz que entra en el sensor. Sus siglas son ND, y suelen ir identificados de un número que sirve de referencia para la luz que reduce. Los ND2 reducen un 25%, los ND4 un 50% y los ND8 un 75%. Existen filtros ND400 que reducen la luz en casi un 99%.
El uso de estos objetivos permite utilizar tiempos de exposición muy prolongados incluso a plena luz del día. Se utilizan mucho para fotografía de arquitectura, ya que al tener tanto tiempo abierto el obturador, no quedarán registradas en la imagen final objetos en movimiento.

- Degradado neutro. La idea es similar a los filtros anteriores, sólo que estos filtros se usan para compensar excesos de luz en ciertas partes de la composición. Estos filtros tienen una parte muy oscura, con gris neutro, y otra parte completamente clara, con zonas intermedias de por medio. En fotografía de paisaje o arquitectura es normal que haya una parte del cielo con mucha luz, por lo que es posible que salga quemada. Si ponemos un filtro degradado y lo ajustamos convenientemente, conseguiremos una distribución de la luz más homogénea. Al igual que en el caso anterior, los hay de diferentes intensidades, e incluso de diferentes colores aparte del gris neutro.

- Infrarrojos. Son filtros que permiten sólo el paso de la luz infrarroja, consiguiendo efectos espectaculares, siempre que nuestra cámara no tenga protector de IR. Son objetivos bastante caros y este tipo de fotografía es difícil de realizar para iniciados.

- Filtros para blanco y negro. Existen filtros específicos para fotografía en blanco y negro. Actualmente, con la fotografía digital están en desuso ya que se pueden simular con programas tipo Photoshop. Son filtros de diferentes colores que acentúan o atenúan los tonos de la imagen.

- Filtros artísticos. Son filtros que permiten realizar ciertos efectos especiales: estrellas de luces en fotografía nocturnas, difusores para retratos, filtros sepia, tabaco...

Flashes
Sobre todo en cámaras réflex es habitual trabajar con flashes externos ya que la potencia de los que vienen en la cámara es muy limitada como ya comenté en el apartado correspondiente.

En el caso de las compactas, algunas permiten incorporar flash externo, pero hay mucha mayor limitación en cuanto a modelos y características.

Flashes externos hay de varios tipos:
- De brazo

Son flashes que van llevan un brazo el cual se acopla a la zapata de flash de la cámara, quedando el flash por uno de los lados de la cámara. Son flashes generalmente más potentes y de un uso muy específico y profesional

- Anulares

Son flashes que van enroescados al objetivo, y su principal uso es para fotografía de tipo macro, que precisa una luz menos potente pero con una distribución muy homogénea. Tienen menos potencia que los de brazo y los compactos.

- Compactos

Son los flashes más usados, y tienen una potencia intermedia. Tiene la facilidad de que son muy flexibles en cuanto a su uso, existiendo flashes muy avanzados con controles manuales, y flashes totalmente automáticos. Además tienen un amplio radio de giro tanto horizontal como vertical, permitiendo adaptarlos a casi cualquier circunstancia.

La potencia de un flash se mide por su número de guía. El número de guía va a depender de la sensibilidad que estemos usando (ISO).

Tecnologías de medición en los flashes
Anteriormente ya he hablado de la medición de las cámaras, y aquí vamos a hablar de la medición de luz por los flashes:
- TTL o a través de la lente. Mide la luz que llega al sensor a través del objetivo.
- E-TTL o evaluativo a través de la lente. El flash emite un pre-destello casi imperceptible, de una potencia conocida, lo que le sirve al flash para determinar el destello final que ha de usar. Es el sistema común actualmente.

Trípodes y monopiés
Para muchos tipos de fotografías o según las condiciones en que vayamos a hacer las fotografías, será necesario contar con algún tipo de apoyo para garantizar la estabilidad de la cámara evitando movimientos indeseados e imágenes movidas.

Para ello disponemos de diferentes tipos de apoyos, entre los que destacan los trípodes y los monopiés.

Trípodes.
Los trípodes van a garantizar máxima estabilidad al contar con un mayor número de puntos de apoyo. A la hora de comprar un trípode tendremos en cuenta algunos aspectos como los siguientes, que determinarán su precio y su utlidad para nosotros:
- Altura. El trípode debe tener una altura idónea para poder mirar a través del visor sin tener que adoptar posturas extrañas. Su altura máxima debería ser lo más próxima a nuestra propia altura, y si es mayor, mejor aún.
- Peso. Tengamos en cuenta que hemos de cargar con el trípode y su peso puede ser una carga innecesaria. Dependiendo del material con el que se haya fabricado, podremos encontrar trípodes extraordinariamente ligeros pero robustos.
- Flexibilidad. Hay trípodes que tienen una flexibilidad extraordinaria en cuanto al ángulo que podemos inclinar sus patas. Los hay con mecanismos que impiden una inclinación mayor, por lo que para algunas situaciones pueden no ser convenientes. Los hay con una flexibilidad máxima, permitiendo incluso inclinar cada pata por separado para adaptarnos al máximo al terreno.
- Rótulas. La rótula es la parte que une el cuerpo del trípode con la cámara y permite el giro de ésta. Muchos trípodes, los más básicos, incluyen el trípode y es inseparable del resto del cuerpo. Los trípodes más avanzados y completos se venden sin rótula, teniendo que adquirir la rótula por separado. Para facilitar el acople de la cámara a la rótula, existen unas zapatas, que varían entre fabricantes, las cuales se enroscan en la parte inferior de la cámara y se dejan ahí puestas. Cuando se vaya a utilizar el trípode, bastará con acoplar la zapata a la rótula de una forma rápida y segura.

Monopiés
Su uso está limitado para fotografiar en ciertas condiciones debido a que la estabilidad que ofrecen es más reducida que un trípode al contar con una sola pata.
Se utilizan sobre todo para fotografía deportiva, de naturaleza y social, en las que hay que usar pesados objetivos, y facilita su carga y sujección.

Los criterios básicos a la hora de su elección son los mismos que para los trípodes.

Transporte (correas, empuñaduras, mochilas)
En las cámaras réflex se hace imprescindible tener un buen equipo para facilitar el transporte del, en muchas veces, pesado equipo. Lógicamente si sólo tenemos la cámara con un objetivo, bastará con una pequeña bolsa de hombro. También las correas y empuñaduras juegan un papel fundamental en el transporte y uso de las cámaras.

Correas
Todas las cámaras vienen con su correa de fábrica, pero son correas en muchas ocasiones incómodas, provocando sudores, enrojecimientos y marcas en la piel en verano.
Existen correas más cómodas fabricadas en neopreno, que son ligeramente elásticas, amortiguando el peso de la cámara. Además, van acolchadas, con lo que no cargan excesivamente sobre las cervicales, y normalmente suelen ser anchas, con lo que el peso queda mejor distribuído.
Las hay por unos 19 euros.

Empuñaduras
Las empuñaduras son dispositivos que se acoplan a la cámara a través del depósito de la batería (sólo réflex) y tienen una doble finalidad:
- mejorar la autonomía de la cámara, ya que las empuñaduras disponen de espacio para meter dos baterías.
- función ergonómica, ya que la empuñadura dispones de botones de enfoque y de funciones para facilitar el disparo en vertical, evitando girar demasiado el hombro y el brazo, disparando como si de una foto en horizontal se tratase.

Dependiendi del modelo de la cámara, cuestan entre 100 y 250 euros, aproximadamente. Hay modelos compatibles, no de marca, más baratos, pero no las hay en comercios y sólo es posible comprarlos a través de internet.

Mochilas
Es la decisión más importante en cuanto a transporte. El tipo y tamaño de mochila dependerán del equipo que tengamos y que solemos llevar con nosotros.
Hay tanto mochilas clásicas para los dos hombros, con acoples de cintura para modelos grandes, y hay tipo bandolera, que van a un sólo hombro y suelen tener otra correa adicional cruzada de seguridad y distribución de peso.
Las bandoleras son aconsejables cuando el equipo no es mucho o no es muy pesado, ya que permiten abrirlas de forma rápida sin tener que quitárnosla de encima.
Las mochilas son aconsejables cuando cargamos con mucho equipo.
En ambos casos tienen que ser amplias y espaciosas, con interiores acolchados, y a ser posible que sean impermeables. Muchas (los modelos AW - All Weather - Todos los climas) llevan incluído una especie de chubasquero para la mochila, para que en caso de lluvia, lo acoplemos rápidamente.

Podemos encontrar bandoleras por 50-60 euros, y mochilas a partir de 80 euros. Por supuesto, las hay más baratas, pero de menores prestaciones.

Otra opción, para pequeños equipos, compactas... un bolso de hombro, suficiente para meter la cámara, tarjetas, pilas/baterías... por unos 25 euros.

Tarjetas de memoria
Si alguien conoce bien este tema, que lo diga para completarlo.
Dado que mis conocimientos sobre estos complementos son muy limitados, voy a comentaros sólo un aspecto para que no os engañen: la velocidad de las tarjetas.
Cuando vayáis a comprar una tarjeta, siempre intentarán venderos la más nueva, la que más velocidad da, y la que es más cara. Salvo que tengáis una cámara profesional, ninguna otra cámara va a aprovechar el máximo de velocidad que tenga. Así que es mejor que compréis una tarjeta algo más antigua, y más barata.

Disco duro portátil
Para cuando nos vayamos de vacaciones y tengamos dudas de si podremos hacer tantas fotos que queremos, podemos comprarnos una tarjeta adicional, o un disco duro portátil. Los discos duros portátiles son de gran utilidad ya que por un pequeño coste tenemos un dispositivo de gran almacenamiento.
Estos discos suelen tener entre 40 y 80 gigas, y disponen de lector multitarjetas que funciona sin necesidad de conectar al PC, por lo que los hace ideales para viajes o reportajes largos. Además, siempre podemos utilizarlos como dispositivo de almacenamiento externo de nuestro PC.

Hay discos duros que incluyen pantalla. En unos casos en la pantalla podemos ver una vista previa de las fotos descargadas, y en otros sólamente el contenido de las carpetas. Las versiones más baratas, no disponen de pantalla, y sólo veremos unos leds.

Llevan batería, cuya autonomía está entre una y dos horas, normalmente.

Podemos encontrarlos desde unos 120 euros.

Tubos de extensión
Los tubos de extensión se utilizan para fotografía macro, y son tubos huecos sin lente que permiten acercarnos más al objeto a fotografiar, por lo que podremos tenerlo más ampliado.
Los hay de diferentes anchuras, siendo lo normal: 12mm, 24mm y 50mm.

Estos tubos se colocan entre el cuerpo de la cámara y el objetivo, permitiendo un máximo acercamiento al objeto a fotografíar. Se pueden usar por separado, o incluso acoplando los tres.

Tienen la desventaja de que disminuyen la luminosidad que entra.

Multiplicadores de focal

Se utilizan para ampliar la focal de los objetivos. Son tubos que se colocan entre la cámara y el objetivo, pero a diferencia de los anteriores, estos tubos sí llevan lentes, que multiplican el zoom (la focal), logrando mayores ampliaciones.

Los multiplicadores más habituales son los x1,4 y los x2. Así, si tenemos un objetivo 100-400 y le colocamos un duplicador, pasará a ser un 200-800.
En estos casos también hay pérdida notable de luz, e incluso hay riesgo de que perdamos la capacidad de autofoco.
Así, si nuestro objetivo tiene una luminosidad de 3.5-5.6, al poner el duplicador pasará a ser 7-11.2.

Las cámaras reflex de gama media y baja, para trabajar con autofoco necesitan que la luminosidad mínima del objetivo sea de 5.6.
Si nuestra cámara es profesional, sólo tendríamos problema con luminosidades por encima de 8 (siempre dependiendo de modelos, no es algo fijo)

Se hace imprescindible el uso de trípodes para muchos casos.
 

·
Running circles...
Joined
·
7,860 Posts
Discussion Starter #4
^^ xdddd

Gracias a las dos. Esta tarde empezaré con el capítulo de características técnicas. Lo pondré todo en el primer post para que esté bien localizable y no haya que andar navegando por todo el hilo.
 

·
Running circles...
Joined
·
7,860 Posts
Discussion Starter #5
Edición: añado los próximos apartados que iré incluyendo.

Si alguien quiere que haga especial hincapié en algún aspecto, que lo diga.
 

·
withoutwit
Joined
·
10,758 Posts
Genial, gooth. Todos lo agradeceremos :)

Un apartado con links a webs de referencia tanto para información interesante como para compra de equipos o complementos, más o menos "fiables" ? (eso sí, sin posibilidad de reclamación al autor xDDD)
 

·
Running circles...
Joined
·
7,860 Posts
Discussion Starter #8
:gaah:
Llevaba dos páginas escritas y he perdido todooooooooooooo
:gaah:
 

·
Un cartagenero
Joined
·
4,196 Posts
Gooth, eres la leche, ya hacía falta un hilo como este por tanta gente preguntando por el tema de las máquinas. Gracias por currártelo.

Siento que hayas perdido parte de tu post, cosas de la informática. yo por si acaso cuando escibo mucho voy haciendo copia y pega al Word (por si se cuelga el intesnes) que dá mucha rabia.

Bueno, estamos atentos para cuando sigas publicando criticarte algo :D :D :D
 

·
Running circles...
Joined
·
7,860 Posts
Discussion Starter #11
Actualizado: Lo que no se ve (sensores) y un par de cosillas más en el anterior.
 

·
Centinela
Joined
·
18,501 Posts
Un hilo muy práctico para el que venga a este foro buscando cámara, o aproveche que suele participar para informarse aquí mismo. Claro que además, se requiere que el futuro usuario de cámara sepa buscar cinco minutos la información antes de abrir un hilo para preguntar, cosa a veces complicada para ciertos (debería decir "cientos" xD) usuarios de internet :D

Gracias por la gran recopilación de datos, gooth.
 

·
Un cartagenero
Joined
·
4,196 Posts
...- Modos o escenas
Los modos/escenas automáticos nos permiten tomar fotos con ciertas características sin tener que pensar. La cámara se encarga de todo.
En los modos manuales el fotógrafo es quien debe pensar en los parámetros para que la fotografía salga bien, ayudado de herramientas de la cámara, como el exposímetro.
Si no tenemos conocimientos de fotografía o algunos conceptos claros (velocidad de obturación, apertura de diafragma, exposición...) necesitaremos una cámara totalmente automática. Éstas suelen tener un número muy amplio de escenas (paisaje, nocturnas, retrato, deportes, macro...) y la propia cámara se encarga de ajustar los parámetros en función del tipo de fotografía seleccionada.
Si queremos ser nosotros quienes controlemos los parámetros para que la foto salga como queremos, necesitaremos modos automáticos. Para ello optaremos por una cámara réflex o compacta con modos manuales.
....
Sé que es una capullada pero no debería decir "necesitaremos modos manuales?

Lo siento gooth, me jode corregirte con el pedazo curro que te has pegao. A lo mejor no lo he entendido y está bien... compruébalo.
 

·
Running circles...
Joined
·
7,860 Posts
Discussion Starter #18
CIerto es amigo jarm. Muchas gracias por la apreciación. Escribiendo una y otra vez "manual" "automático"... al final uno acaba liándose.
Gracias, ahora lo corrijo.
 

·
oteador del suroeste
Joined
·
6,447 Posts
Gooth, con ánimo de colaborar para bien en tu gran trabajo, yo incluiría una precisión en la siguiente frase (en la parte de los diafragmas)

En el caso de las réflex, los valores de apertura dependerán de los objetivos, no de la cámara. En el caso de las compactas, dado que siempre llevan el mismo objetivo, este valor será constante.
yo hablaría de intervalos de valores, creo que es más preciso. Es decir, que no es que en una compacta el valor de la apertura sea constante, sino que lo es el intervalo, f3,5-f22, por ejemplo. En las réflex, según el objetivo podremos tener un intervalo u otro: el anterior, o f2-f16, por ejemplo, o sea el que tenga el objetivo que monta la cámara.

por supuesto ya lo sabes, pero creo que con la aclaración lo entendería mejor alguien que no sabe?
 
1 - 20 of 140 Posts
Top