SkyscraperCity banner
1 - 1 of 1 Posts

·
En la pura hueva...
Joined
·
932 Posts
Discussion Starter · #1 ·
Miguel Ángel Granados Chapa

Legionarios

El ambiguo comunicado vaticano del viernes 19 anuncia que no habrá proceso canónico contra el padre Marcial Maciel, pero lo condena como si lo hubiera habido, aunque se esmera en expresar gratitud a la obra del sentenciado, dado su relieve social y económico

En el lapso de una quincena, en este mayo, la Legión de Cristo y el movimiento Regnum Christi recibieron una noticia buena y otra mala. El día 5 se abrió el camino para que esas organizaciones tengan su propio santo, el tío de su fundador. Pero 15 días después el propio padre Marcial Maciel fue reducido a una mínima expresión de su trabajo sacerdotal, en una condena implícita pero clara a su conducta abusiva en materia sexual.

Maciel nació en 1920 en el seno de "una buena familia de Cotija", como la describe Jean Meyer al hablar del general cristero Jesús Degollado Guízar, tío de quien más tarde fundaría la Legión, hermano de su madre. Tíos suyos fueron también Antonio y Rafael Guízar y Valencia, aquél arzobispo de Chihuahua y éste obispo de Veracruz, beato desde el 29 de enero de 1995 y ahora rumbo a la canonización.

Este futuro santo, nacido en 1878 y muerto en 1938, fue miembro del Episcopado en los rudos días del conflicto religioso, y debió vivir en el exilio en varias ocasiones. Su ejemplo sacerdotal condujo a su sobrino Marcial al seminario clandestino de la diócesis veracruzana donde empezó su formación pero del cual salió por "un mal entendido" probablemente relacionado con las prácticas ahora condenadas. El aprecio público por la bondad de don Rafael, acrecentado tras de su muerte, llegó a un punto de culminación cuando al ser exhumado en 1950 su cuerpo fue hallado incorrupto. Poco después el periodista Carlos Loret de Mola, abuelo de su homónimo, el joven conductor de noticieros electrónicos, escribió su biografía, titulada Ángel sin ojos.

Cuando su sobrino estaba en el pináculo de su poder, fue iniciado el proceso de beatificación del obispo, un modo de contender con su organización rival, el Opus Dei, que en 1992 había logrado que su fundador José María Escrivá de Balaguer fuera beatificado. Los Legionarios y el movimiento Regnum Christi acogieron gozosos, hace 15 días, la noticia de que fue reconocido el primer milagro atribuido al tío de su fundador: nació bien, sin esas marcas, un niño al que durante la gestación se había descubierto que tenía el paladar hendido y labio leporino. Sus padres atribuyen el hecho a sus oraciones a don Rafael.

La mala noticia para los Legionarios se avizoraba desde que en diciembre de 2004 fue oficialmente reabierta una indagación sobre graves denuncias de abuso sexual que, no obstante reticencias y complicidades se habían abierto paso hasta el Vaticano. Como primer efecto del nuevo status de la cuestión el padre Maciel debió dejar la conducción de sus fundaciones, en enero del año pasado. A partir de entonces, y sobre todo después de que murió su amigo el papa Juan Pablo II y lo sustituyó el cardenal Ratzinger, que había conocido los expedientes en su carácter de prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, no hubo obstáculos para la investigación. El resultado es el ambiguo boletín difundido el viernes 19 por la oficina de prensa del Vaticano, sin que hasta el momento los denunciantes de Maciel hayan sido notificados formalmente.

Implicando que había materia para realizarlo, el Vaticano renunció a someter a proceso canónico a Maciel, pero sólo en razón de su edad y su débil salud. Salvo que creamos en un proceder arbitrario, resulta sin embargo, que en los hechos si bien no en las formas, sí se instauró un juicio contra el fundador de los Legionarios, al cabo del cual se emitió la sentencia que lo reduce a la práctica privada de su ministerio y lo "invita" a llevar "una vida reservada de oración y penitencia".

La comunicación vaticana fue cuidadosa en distinguir la condena al fundador y la expresión de gratitud hacia su obra. Por eso los Legionarios se vieron en la también dual actitud de acatar la decisión vaticana, y en cierto modo desestimarla, citando la autoexculpación que hace cuatro años había formulado el propio Maciel, quien dijo entonces tener la conciencia tranquila respecto de las acusaciones sobre pederastia, que desde 1997 presentaron algunas de sus víctimas.

Aunque Maciel narró a Jesús Colina (Mi vida es Cristo) que sintió "la moción del Espíritu Santo para fundar la Legión de Cristo, aquel viernes primero, fiesta del Sagrado Corazón, de 1936", transcurrió un lustro para la fundación formal, fechada el 3 de enero de 1941, y otro para la primera expansión: el viaje de seminaristas a España, con 36 becas concedidas por el ministro del Exterior Alberto Martín Artajo. Era 1946, cuando el gobierno de Franco buscaba eliminar toda huella de su vinculación a las derrotadas potencias del Eje.

Consolidada la Legión, "poco a poco surgió el Regnum Christi, como un movimiento católico de apostolado que quiere instaurar en el mundo el Reino de Cristo, y del Reino de Cristo lo más esencial, lo que imprime el verdadero sello del ser cristiano, que es la caridad, y de allí su nombre. Los primeros estatutos los redacté en 1959, pero sólo una vez que estuvieron formados los primeros grupos de legionarios y que comenzamos a lanzar nuestras obras de apostolado, fue posible reunir a los laicos para darles una formación espiritual y apostólica que los capacitara para vivir a fondo su vocación cristiana y apostólica".

La legión tiene 600 sacerdotes y 2 mil 500 seminaristas. Mantiene una universidad en Roma y gobierna una prelatura (una suerte de prediócesis) en Quintana Roo. Su influencia en la formación de elites, a través de su vasto sistema educativo en que sobresale la Universidad Anáhuac explica el cuidado vaticano ante Maciel.


Fuente: http://www.reforma.com/editoriales/nacional/650024/
 
1 - 1 of 1 Posts
Top