SkyscraperCity banner
1 - 2 of 2 Posts

·
Dark Side Master
Joined
·
5,496 Posts
Discussion Starter · #1 ·
Los cines de lujo y exclusivos
ALEJANDRO CÁRDENAS
El Universal
Domingo 21 de mayo de 2006
Nación, página 1


Son pequeños, no rebasan los 100 lugares, sus butacas son de piel y cómodas. El nuevo concepto de las cadenas se basa en ofrecer confort al espectador


La pregunta está al vuelo, ¿vamos al cine a ver o a comer? Los más puristas dirán que por supuesto no hay nada mejor que vivir la magia cinematográfica, pero sin ser víctima de una indigestión de palomitas, nachos, hot dogs y refrescos; para otros el cine sin rosetas de maíz no es cine.

En la actualidad, apreciar una película se ha convertido en una experiencia renovadora, sobre todo con el concepto de las salas VIP que desde el año 2000 operan en México y que buscan ofrecer el mejor confort a los espectadores, es decir, sillones de piel, además de servicio de restaurante y bar.

Sólo dos cadenas de cines ofrecen este servicio en el país: Cinépolis VIP, con 21 salas de este tipo en la República Mexicana y Costa Rica.

En el Distrito Federal los complejos de Perisur tienen cuatro salas VIP, Interlomas también cuatro y tres en Universidad. El boleto de acceso oscila entre los 95 y 98 pesos y el consumo promedio de alimentos y bebidas es de 75 pesos por persona.

Cinemex recién entró a esta área en el mercado de la exhibición fílmica con la puesta en marcha de su complejo en Interlomas, ahí desarrolló su proyecto Platino con cuatro salas donde la atención especial a sus clientes es básica y con una oferta de servicios similar a la de competencia.

Una de las grandes ventajas de las salas VIP o Platino es que son pequeñas, no rebasan los 100 lugares, sus butacas son de piel y cómodas, que en ocasiones pueden invitar al sueño profundo. Aquí lo mismo se puede disfrutar de la proyección al calor de una copa o de un buen café, y si hace hambre un shushi puede ser la mejor opción.

En el olvido quedaron aquellos viejos cines de miles de butacas; verdaderos templos para entregarse sin remedio a la proyección de una película o sortear los linderos del amor cobijados por la oscuridad.

Hoy son historia esos cines como el Florida, el Futurama o el Olimpia que se distinguieron por ser grandes joyas arquitectónicas del siglo XX. En su lugar destellan las marquesinas por la ciudad de modernos complejos que ofrecen alta tecnología para apreciar la exhibición de una película. Sin duda hoy el cine se ve y se escucha mejor.

Antes, en los ayeres, los hábitos del espectador de cine variaban de acuerdo con su nivel social, pero si se trataba de ir con hijos o amigos no faltaban las comilonas dentro de la sala, más allá de las palomitas, los helados o alguna golosina; las tortas, los tacos, sin olvidar el refresco familiar, eran prácticas muy socorridas.

En nuestros días ir al cine ya no es un espectáculo popular, por el contrario, y aunque al año 2005 Cinépolis registró una asistencia superior a los 80 millones de espectadores en sus 1400 salas, hoy vivir esta experiencia está destinada más a la clase media, porque un boleto de entrada en promedio representa un día de salario mínimo y pensar en las salas VIP es otra historia.
 

·
Registered
Joined
·
19 Posts
a los conosureños les dan asco ese tipo de salas, como en sus miserables paises no hay eso o como su cultura ridicula seudo europea no va con eso, se dedican a decir que somos de asco.

asi estan en el foro latino.
 
1 - 2 of 2 Posts
Top