SkyscraperCity banner
1 - 2 of 2 Posts

·
Registered
Joined
·
4,119 Posts
Discussion Starter · #1 ·
Mercado, el mejor promedio; Campa, el más bajo

Es propio aclarar que los resultados obtenidos no son de una encuesta y, por lo tanto, no se puede hacer inferencia de ellos a todos los electores del país.

Milenio y Demotecnia tomamos la decisión de no hacer una encuesta de resultados inmediatos sobre quién ganó el debate, y lo decidimos así por dos razones: la primera es que ese tipo de encuestas sólo se pueden hacer vía telefónica y la mayoría de los electores de este país no tienen teléfono en su casa, y entre los que sí tienen no hay muchos que se prestan a que a las once de la noche los estemos entrevistando. El segundo motivo por el que intentamos hacer algo distinto es porque eso de “ganar un debate” es un concepto completamente sui géneris. Queda claro quién gana un partido de futbol o quién gana dinero en la bolsa de valores, ¿pero quién gana un debate…?

Optamos por llevar a cabo otro tipo de investigación. Le pedimos a 110 personas de todos los grupos de edad, mitad hombres y mitad mujeres, que viven en 20 diferentes ciudades del país, que en grupos de cinco se reunieran en la casa de uno de ellos a ver el debate por televisión. A quienes accedieron a participar les pedimos que nos llenaran tres cuestionarios distintos: uno antes de que se iniciara el debate, uno durante el debate y el tercero al finalizar, cuestionarios que llenaron ellos mismos de manera confidencial utilizando como identificador un seudónimo que ellos mismos habían escogido de antemano. Además de las preguntas concretas de los cuestionarios, les pedimos a los participantes que anotaran libremente sus impresiones u opiniones durante la sesión.

Es propio aclarar que los resultados obtenidos no son de una encuesta y, por lo tanto, no se puede hacer inferencia de ellos a todos los electores del país: son simplemente una visión cualitativa de las impresiones que causaron los candidatos durante el debate.

El impacto del debate en las preferencias electorales lo mediremos a través de la encuesta nacional que estamos haciendo desde el día de hoy, cuyos resultados se publicarán la semana que viene. Con el sólo afán de no confundir, los resultados que presento del experimento cualitativo se refieren exclusivamente a los cambios que los seguidores de cada candidato experimentaron en su percepción sobre los atributos de los contendientes y, por supuesto, los cambios que se registraron en las preferencias electorales después de ver el debate.

Los datos hablan por sí mismos; sólo quisiera resaltar que de cada diez participantes que antes del debate nos dijeron que votarían por López Obrador, siete lo volvieron a decir después del debate. Insisto, los datos no se pueden extrapolar, pero dan una idea de qué tanto le costó al candidato perredista no asistir al debate.
[email protected]




Derechos Reservados © Grupo Editorial Milenio 2006
 
1 - 2 of 2 Posts
Top