SkyscraperCity banner

1 - 1 of 1 Posts

·
Construir es transformar
Joined
·
3,996 Posts
Discussion Starter · #1 ·
Una obra que lleva ya tiempo y que no tuvo impacto en el foro. Merece su thread.

Se trata de una renovación total del frente costero de Pinamar y las localidades aledañas. Implica la demolición total de todos los balnearios actuales de la localidad, la construcción de nuevos eco-amigables, sin cemento, hechos de madera, la construcción de un paseo costero en pasarela y nuevos 15 metros de playa pública debido a que los nuevos edificios se emplazarían esa cantidad de metros mas lejos de la orilla.

La obra comenzó hace varios meses y era uno de los caballitos de campaña del intendente Martín Yeza (Cambiemos).
El impacto va a ser importante y se estima que esté concluida para la temporada 2017, de tal forma que los turistas de Pinamar van a encontrar las playas increiblemente distintas a como estaban en 2016.

Suena ligeramente utópico e improbable para el corto plazo, pero aquí lo tienen:

Diez balnearios de Pinamar comenzaron a ser demolidos en los últimos días.

Las obras, que se extenderán también a Valeria del Mar y Cariló, son el puntapié inicial de uno de los más ambiciosos proyectos de reforma del frente costero de ese municipio, que busca recuperar 15 mil metros cuadrados de playas públicas.

Se trata de uno de los objetivos centrales de la gestión del nuevo intendente del distrito, Martín Yeza, que viene generando resistencias entre un sector de empresarios.

El jefe comunal de Cambiemos, incluso, denunció haber recibido amenazas cuando anunció el inicio de los trabajos.

“En febrero había uno que decía ‘este pibito se va con un tiro en el pecho’”, escribió Yeza en su cuenta de Twitter.

En efecto, durante los últimos meses, muchos de los empresarios que explotan los paradores opusieron resistencia a la medida. Sin embargo, lograron llegar a un acuerdo en el último tiempo y ya están comprometidos a adecuarse a las normativas del municipio.

En Pinamar quieren mostrar una playa completamente renovada para la próxima temporada veraniega.

Y el cambio comenzará por las construcciones privadas sobre la línea costera.

Para eso, se demolerán 46 balnearios a lo largo de 22 kilómetros para levantar en su lugar construcciones con menor impacto ambiental, sobre todo en términos de erosión de los médanos.

Los nuevos balnearios ya no tendrán bases de concreto, sino que se reconstruirán con pilotes y decks de madera y más retirados, exactamente a 150 metros de la linea del agua, en el espacio que hoy ocupan los estacionamientos.

Además, no tendrán más de 325 metros cuadrados, lo que significa una reducción enorme para algunos balnearios del centro, que en la actualidad ocupan 1500 metros cuadrados con edificaciones en las que se prestan servicios gastronómicos, entre otros.

LAS NUEVAS CONSTRUCCIONES

Hoy, según estimaciones oficiales de la comuna, en toda la línea marítima de Pinamar, el porcentaje de playa de acceso público es del orden del 17 por ciento.

La remodelación del frente costero apunta a elevar ese número al 50 por ciento.

Las nuevas construcciones irán acompañadas de la reformulación del paseo costero.

La idea es que haya una peatonalización con bicisendas, un mejor vínculo con el espacio público y una integración con el médano.

“Un balneario promedio tiene edificados entre 1.500 y 2.000 metros cuadrados: lo vamos a reducir a un quinto. En algunos casos, las instalaciones de los balnearios van a retroceder hacia donde hoy hay estacionamientos”, explica el intendente Yeza.

Según sus estimaciones, se ganarán unos 20 mil metros cuadrados de playa pública entre este año y el que viene.

Cocodrilo, balneario histórico de la ciudad, “va a pasar de 2.800 metros cuadrados edificados a 340”, detalla Yeza.

Por su parte, el ingeniero Javier Mendía, director de Planeamiento y Frente Marítimo del municipio, explicó que la nueva construcción estará unos 50 metros más lejos del mar.

Así, Hemingway, uno de los tres balnearios de Cariló, eliminará uno de sus dos sectores de estacionamiento para construir ahí sus baños, oficinas de administración y algún restorán.

“Vamos a corrernos unos 15 metros hacia atrás. Esos metros los gana la playa pública”, explica Adrián Calabrese, concesionario del balneario San Javier, ubicado a la altura del campo de golf de Pinamar.

Según Calabrese, demoler y volver a edificar en no más de 200 metros cuadrados le implicará una inversión de 3 millones de pesos. “Va a mejorar la imagen de Pinamar”, evalúa.
link

Los videos son del 2010. No se si los balnearios a construir son iguales a los proyectados en el video. Pero son los únicos render que encontré y que cumplen con la idea.






 
1 - 1 of 1 Posts
Top