SkyscraperCity banner
1 - 20 of 49 Posts

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #1 ·
Conoscamos un poco mas de nuestras Plazas y Parques Centrales que hay en Guatemala




Me encontre este link, y con "el permiso del autor" creo que vale la pena colocarlo en este foro.:)
.............................................................................................................................................................




P1.



Plazas en la Nueva Guatemala de la Asunción




Trabajo de Tesis presentado por
Eddy Leonel Morataya Ortiz
Para optar al grado de Arquitecto

Guatemala
2003



Plazas en la Nueva Guatemala de la Asunción




Esta tesis fue elaborada por Eddy Leonel Morataya Ortiz para obtener el título de Arquitecto en el grado académico de Licenciado.
Asesor de Tesis: Arquitecto José Maria Magaña.
Los conceptos contenidos en este trabajo reflejan
El punto de vista del autor.






Introducción

Desde siempre el hombre ha tenido la necesidad de relacionarse entre sí, y para ello creó distintos espacios que evolucionaron de muchas formas. Los primeros fueron asentamientos que se transformaron luego en ciudades. Y junto a ellas surgieron diferentes necesidades de uso, como el intercambio comercial, la práctica de la religión, la socialización, etc.

Al existir necesidades se crearon actividades. Como bien sabemos, toda actividad implica desarrollarla en alguna parte. Es allí donde el ser humano descubrió la necesidad del espacio individual que cada uno de nosotros requiere. En sí mismo, el espacio carece de forma física; sus límites están definidos por objetos formales externos que provocan su materialización.

El espacio urbano es todo tipo de espacio intermedio entre edificios, como es el caso de las plazas y las calles. Estas crean los espacios urbanos, que a su vez satisfacen las necesidades humanas para su interrelación, evidenciándose desde el principio de la historia. Tal es caso de los griegos cuando crean el ágora, palabra derivada del verbo griego ago, que significa reunir.

La plaza, desde luego, tiene una larga tradición como corazón de la ciudad: mientras su función en principio solía ser de índole pública y civil, en la época renacentista, por ejemplo, sufre una importante transformación haciéndose cómplice de un nuevo sistema ideológico, en donde el hombre pasa a ser el centro de la creación y dueño de su entorno.

Con esta nueva función, llega al Nuevo Mundo y se convierte en el generador de las nuevas ciudades del continente americano, dando vida a los poblados, generando distintas actividades entre ellas: la práctica de la religión, el esparcimiento y recreación, así como el ejercicio del poder.

En el centro de estas urbes se concentran los signos de estatus y poder salvacioncita ecuménico, concretamente en el conjunto plaza catedral. En su configuración prevalecía una búsqueda de dignidad y magnitud formal a través de la monumentalidad, la invulnerabilidad y la alta elaboración artística.

Por otra parte, la plaza es el núcleo de la vida cotidiana y colectiva, el principal recinto urbano para el paseo y el mercado diario. Contiene la permanencia de una alta inclusión social, es un símbolo asociado a los poderes y utilizado para sus ceremonias y festividades colectivas, como los cortejos procesionales o las manifestaciones, convirtiendo este espacio en un modelo de espacio simbólico y encuentro colectivo.

El proceso de origen y evolución de la plaza, es el tema que tratamos en este trabajo, en el cual investigaremos sus orígenes, así como las diferentes transformaciones a lo largo de los períodos de la historia humana, hasta llegar al nuevo mundo y con ello, la ciudad de Santiago de los Caballeros para terminar de analizar su evolución en la Nueva Guatemala de la Asunción.

En esta última etapa analizaremos los tres ejemplos mas representativos de plazas en Guatemala tales como la Plaza Central, el Parque Colón y finalmente el Parque Enrique Gómez Carrillo.

Plazas en la Nueva Guatemala De la Asunción

"¿Para qué sirve ese espacio vacío? Quizás para tener esa placentera sensación de toma de distancia con el mundo cotidiano de la ciudad... ¿Para qué sirve el silencio entre las palabras? ¿Para qué sirve el intervalo del sueño? En fin, para simplificar, digamos que el vacío es parte indispensable de la vida misma.

1. La Plaza

Para el equilibrio de las ciudades se necesitan de espacios abiertos, que como lugares tranquilos, en la diversidad nos permitan incorporar la necesaria amplitud en un todo armónico.

Esos espacios abiertos públicos, de propiedad comunal, pueden ser verdes o no. Entre los primeros tenemos las plazas, plazoletas, jardines, bosques, bulevares. Entre los segundos, los campos de deportes, baldíos, encrucijadas de tránsito, atrios religiosos y civiles, estacionamientos para vehículos, el sistema circulatorio de una ciudad en general.

Aunque un espacio verde en términos generales abarca desde un jardín a un bosque, contemporáneamente se considera que los niveles necesarios pueden establecerse en patios (referidos a la manzana), plazas (referidas al barrio), parques urbanos (referidos a la ciudad) y parques metropolitanos (referidos a la región).

No hay duda que la palabra plaza es la que más nos interesa como habitantes de una ciudad estructurada por barrios que están directamente relacionados con su propia escala. Como primera aproximación, podemos definir plaza como el lugar ancho y espacioso, descubierto y rodeado de edificios e inmediato a una población para su utilización integrando espacialmente los edificios circundantes.

A mediados del siglo XIX, se definía a una plaza como un "local más o menos ancho, más o menos espacioso, dentro de las poblaciones, donde se venden géneros comestibles y de otras clases, se tiene el trato común de los vecinos y comarcanos, se celebran ferias, mercados, fiestas públicas"[2]

Un "lugar espacioso rodeado de casas, en el interior de un poblado", y cuando además "es un lugar arbolado de cierta extensión para caza o para recreo" tenemos un parque. A la inversa, cuando es de reducida superficie, que resulta del trazado de calles o avenidas y que se deja libre por necesidad del tránsito, estamos frente a una plazoleta, que no es lo mismo que placita (diminutivo de plaza).

Las definiciones anteriores contienen tres puntos comunes de partida:

· el espacio libre dentro de la ciudad, al que podemos graficar como el negativo de la trama.

· la función de llevar a cabo actividades cotidianas, tales como el mercado, la recreación o el ejercicio del poder, actividades que necesitan de espacios abiertos donde se pueda concentrar un gran número de personas. “Es aquí donde un pueblo pone de manifiesto sus inquietudes e inspiraciones, para ser el punto de humanización de la gente a través del contacto”.

· la existencia misma de los espacios verdes públicos que se dirigen a complementar nuestras necesidades básicas de higiene (pulmones de la ciudad), de goce estético y deportivo (recreación), de vida de relación (grupos sociales diversos).

Los diferentes tipos de plazas surgen con el sentido cultural o social de la ciudad a la que pertenecen, como la plaza prehispánica, espacio ritual religioso; la hispana colonial, como atrio religioso y mercado informal; parque neoclásico, espacio verde de esparcimiento con sus diferentes formas adquiridas como cuadradas, rectangulares, irregulares, relacionadas estas últimas con la topografía del lugar.

1.1 Tipos de Plazas:

A. PLAZA DE CIRCULACIÓN:

Estas plazas están delimitadas por las calles adyacentes y sirven para orientar o distribuir el tráfico vehicular. La dirección, el ancho, el tipo y la intensidad del movimiento de las calles que desembocan en la plaza, determinan la forma y las dimensiones de la misma.


Una plaza de circulación puede ser aquella que articula espacios interiores con exteriores, teniendo como función orientar y distribuir el tráfico peatonal. Su forma y dimensiones están ligadas al flujo de usuarios y el tipo de edificaciones a las que sirven o articulan.

B. PLAZA DE REPOSO:

Su objetivo principal es crear un lugar de recreación, descanso, contemplación, circulación peatonal, convivencia e interrelación social; es un lugar tranquilo, cómodo, silencioso con mobiliario destinado para ese fin, que ofrezca seguridad. Su forma y dimensiones están determinadas por las limitantes disponibles. Su relación con otros ambientes urbanos, está dada por sus accesos, ya que estos preferiblemente, deben ser peatonales.

C. PLAZA CÍVICA:

Estos espacios articulan los edificios administrativos o son el soporte material para actividades sociales, culturales y políticas; además, en estas plazas se fusionan las actividades que se dan en los otros tipos de plazas. Sus dimensiones son variables y responden a la concentración de edificios públicos y al flujo de usuarios.


Las plazas poseen otras variantes como por ejemplo: cuando la ciudad se asienta a la orilla del mar o en la ribera de un río, el puerto es de tal importancia que le resta vida a la plaza. Si esta se sitúa alejada de él, vemos como la plaza aparece contigua al puerto, desplazando el centro de la ciudad al borde costero de la misma.

En otras ciudades aparecen formas de plazas que se apartan del modelo general, tratándose de plazas formadas por el vacío de más de una manzana, o por la forma de disponerse las calles que salen de la plaza, alterándose la regularidad de la retícula. En otros casos vemos plazas con las esquinas cerradas. En este caso ya no se trata de una manzana de la trama urbana dejada sin construir, sino de una organización especialmente concebida de la plaza, como elemento independiente de la traza, haciéndola un caso fuera del modelo urbano.




Plaza formada por el vacío de mas de una manzana.


Plaza situada a la orilla del mar o la ribera de un río.

2. Espacios Urbanos:


“La plaza es el elemento estructural de mayor importancia en una traza urbana, es el centro de la ciudad, centro geométrico, vital y centro simbólico. Su forma de inserción en el conjunto del trazado urbano, no puede entenderse como un fenómeno independiente. Es consustancial con él ya que es su elemento generador. Toda ciudad se organiza a partir de una plaza. Según ordenanzas de Felipe II. Comenzando desde la plaza mayor y sacando desde ella las calles”.[6]

Como bien sabemos no podemos entender la evolución de la plaza sin entender la evolución de las primeras ciudades: Cuando el hombre primitivo llegó a domesticar animales y a cultivar la tierra, se vio en la necesidad de establecerse en un solo lugar, llegando a cubrir necesidades, tales como vivienda y por consiguiente la convivencia con sus semejantes.

Cuando su vivienda se convierte en un elemento permanente el proceso evolutivo de los asentamientos humanos dio inicio, extendiéndose a terrenos favorables para la agricultura, defensa y construcción de viviendas, logrando que el cultivo se intensificara, facilitando la crianza de animales y la creación de herramientas, llevando a una forma predominante de asentamientos, denominada aldea. Estas concentraciones conformadas únicamente por agricultores evolucionaron y fueron habitadas por soldados, comerciantes, artesanos, sacerdotes y funcionarios. Esta evolución se logró gracias a una población mayormente conformada por agricultores, quienes generaron un excedente en los productos. Se crearon nuevas necesidades dentro de la población tales como la construcción de vías de comunicación entre aldeas, necesarias para el transporte de las cosechas y productos manufacturados, así como la construcción de lugares para el intercambio comercial; actividades que se desarrollaron sin estar ligadas directamente a los campos de cosecha y cultivo. Un asentamiento con dichas características, la evolución de las herramientas de trabajo y nuevos materiales para la construcción, determinaron el avance tecnológico, situación que ocupó un gran numero de personas fuera del trabajo agrícola y las concentró en la aldea, la cual paulatinamente aumentó su extensión y densidad.

El dominio de la naturaleza, las condiciones del medio ambiente, la diferenciación social y el intercambio comercial que sobrepasó la unidad familiar, dio origen a las primeras ciudades que se extendieron en cuatro formas básicas:


· La sistematización del control religioso, ligándolo todo a un poder centralizado.

· Los derechos de la tierra pasaron a formar parte del gobierno casi totalmente.

· Se facilitó la división del trabajo.

· Intercambio de bienes y servicios.


Las primeras ciudades Ur, Uruk y Babilonia, surgieron en los valles de los ríos Tigris y Éufrates, en el 3500 A.C; en el valle del río Nilo (Memphis) en el 3000 A.C; en el valle del río Indo (2000 A.C.) y en el valle del río Amarillo (1800 A.C.), así mismo se desarrollaron ciudades en el 1500 A.C. en el mediterráneo oriental.

A lo largo del primer milenio A.C. se produjo el nacimiento y desarrollo de ciudades mediterráneas fundadas por griegos y romanos. Aportando al mundo occidental el urbanismo.

El imperio romano fue muy efectivo en crear ciudades, cuando necesitaba de centros en los cuales se apoyaba de una red de dominio político, militar y administrativo, por lo que la localización de estas ciudades responde a un diseño estratégico de crecimiento. El diseño ortogonal fue empleado en los planos de las ciudades fundadas y apareció el foro como elemento único, con varias funciones. Así como las importantes obras de ingeniería que desarrolló el imperio romano, vinculadas al abastecimiento de agua (acueductos), así como a las comunicaciones (puentes y calzadas).

En el caso de las ciudades griegas, resaltan dos elementos claves: la acrópolis y el ágora. En la parte alta, la ciudad de los dioses configurada por templos, y en la parte baja, la ciudad de los hombres, conformada con casas pobres y desordenadas.

Estas poblaciones, con la creciente necesidad de expansión, crecimiento y desarrollo crearon diferentes actividades, en las cuales necesitaron de espacios urbanos, para mejorar la calidad de intercambio entre los habitantes. Entre estas:


A. Actividades públicas:

El uso de espacios urbanos está generalizado en las ciudades bajo un régimen esclavista, respondiendo a necesidades concretas del sistema económico-religioso. El conjunto de palacios, plazas y monumentos dominantes, lograba que las poblaciones vivieran bajo la esclavitud y a la sombra de la religión, que rendía culto a los elementos de la naturaleza (característica de ciudades antiguas), generando actividades que necesitaron concentrar a la población en espacios urbanos dedicados a la veneración de sus dioses.


Estas ciudades varían dependiendo de la geografía, escala social y tecnología. Sin embargo el uso de espacios urbanos está presente en todas las ciudades, imponiendo monumentalidad y magnificencia, gracias a su influencia religiosa, económica y militar, como lo son las ciudades amuralladas de Tebas, Menfis, El-Al-Amarta en Egipto. Babilonia, Mohenjo Daro y Harrapa, en India, ciudades clásicas como Atenas y Roma.


B. Actividades religiosas:


El poder de los gobernantes se fundamentaba en la religión, el culto de seres divinos y dioses creados para la protección de la ciudad. La organización política tiene los mismos fundamentos ideológicos, la esclavitud del pueblo está fundada por mandato divino. Toda esta creencia tiene como base física los templos y plazas para rendir tributo a reyes y culto a los dioses. Los tipos de manifestación pública se da en las plazas variando de ciudad en ciudad, concentrándose en plazas abiertas para presenciar ritos y sacrificios, juegos deportivos con inspiración religiosa, espectáculos públicos, bailes tradicionales, conjuntos musicales, procesiones, actos de penitencia para agradar a dioses y reyes, ya sean actividades espontáneas o determinadas por el calendario oficial de cada región.


C. Actividades comerciales:


Las plazas son el marco de reunión para comerciantes y traficantes de la ciudad o de otros poblados, que exponen sus productos al aire libre y los intercambian en forma de trueque, o por compra-venta. Esta actividad se vuelve más intensa favoreciendo la productividad agrícola y artesanal, dando paso a la creación de los mercados, convirtiendo la actividad comercial en un factor determinante en el desarrollo de las ciudades.


D. Actividades de defensa militar:


La defensa de la ciudad fue una actividad de primer orden, pues suponía su supervivencia. Una de las medidas arquitectónicas tomada en cuenta fue la fortificación. En algunas ciudades se construyó un foso alrededor de la muralla. Las extensas y anchas avenidas eran usadas por los ejércitos, ya sea que salieran a la guerra o regresaran triunfantes de ella, culminando en la plaza de la ciudad, donde se realizaban actividades de júbilo y victoria. La plaza también servía para la concentración de ciudadanos y así organizar la defensa de la ciudad amenazada.


E. Actividades políticas:


Estas actividades estaban restringidas a los ciudadanos en la mayoría de las ciudades, donde las decisiones las tomaban exclusivamente reyes y sumos sacerdotes. Al establecerse la democracia ateniense surgió este tipo de actividad política en donde participaban los ciudadanos privilegiados, realizando manifestaciones en contra o a favor de la política del estado, utilizando la plaza como tribuna popular. Esta actividad se incrementó en el foro al avanzar los conflictos políticos que aquejaban a la sociedad romana.


F. Actividades culturales:


Las manifestaciones culturales fueron expresión de los pueblos griego y romano. Se desarrollaron en el ágora y el foro romano, respectivamente, organizado por el estado o por los mismos ciudadanos. Florecieron las escuelas filosóficas que prosperaron en los parques y plazas públicas, bajo la dirección de reconocidos maestros. Se presentaban obras de teatro, poesía y música, tanto en plazas como en teatros y anfiteatros.


3. Evolución de la Plaza en Diferentes Ciudades.

3.1 Las ciudades griega y romana:

A. EL AGORA Y EL MERCADO:

En Grecia, en el siglo VI A.C, el ágora y la plaza del mercado eran el centro de la vida política y comercial de la ciudad. A su alrededor los puestos y comercios, eran el gran vestíbulo abierto para la sala de la asamblea y la cámara del consejo.

Su ubicación, es generalmente el centro de la ciudad, es en este punto donde desembocan las principales avenidas orientadas de norte a sur y de oriente a poniente. El tamaño esta determinado por la cantidad de usuarios de los edificios públicos y de los comerciantes que llegan a realizar sus negocios. “Abarca un 5% del área total de la ciudad, sus dimensiones eran de un quinto de ancho por un quinto de largo de la ciudad”.[7]

El ágora es de forma geométrica, cuadrada o rectangular. Estaba rodeada de pórticos con columnas que vestibulan a los edificios que enmarcan la plaza. La circulación estaba estudiada de tal modo para que no hubiese cruces que interfirieran con las actividades comerciales que se llevaban a cabo. Las calles no cruzaban la plaza, en lugar de ello desembocaban allí, y se reserva la circulación para peatones y vehículos en ocasiones especiales. Los espacios abiertos comunes en todas las ciudades griegas son limitados por los edificios públicos que se levantan en torno a la plaza y el ágora.



Ágora de Atenas, en la Época Romana.

Como ejemplo podemos tomar el ágora de la ciudad de Priene, entre los Siglos IV y II A.C; con una población de unos 4.000 habitantes.





Planta del Ágora de Atenas en el año 300 A.C.



Planta del Ágora de Atenas en la época Romana




B. EL FORO ROMANO:


En los primeros años de su grandeza, los monumentos y espacios públicos de las ciudades romanas estaban estrechamente ligadas a la escala humana, esto es gracias a la herencia y gran influencia que Grecia ejerció sobre Roma.



El foro es el centro de la vida comercial y política de Roma. Allí se celebraban las heroicas hazañas de sus generales, construyendo grandes monumentos a sus victorias. En la ciudad se construyeron foros cada vez más majestuosos, rodeados de edificios monumentales.



Alrededor de estos espacios abiertos estaban los edificios comerciales y las viviendas del pueblo que eran edificios de apartamentos. La actividad en las plazas públicas era intensa, los dramas en el teatro y el anfiteatro o los festivales en el foro, eran parte importante en la vida diaria de los romanos. Roma fue sin duda una ciudad monumental. La cúspide de su gloria consistió en un derroche de grandeza y riqueza, acumulando las bellas obras arquitectónicas y residenciales de sus gobernantes, mientras se acentuaba la miseria en la mayoría de la población.



Las formas geométricas de las plazas romanas, eran diseños rectangulares o cuadrados. Los jardines de uso público y privado se extendieron por toda la ciudad. Las vías de circulación fueron tratadas con un empedrado, dando con este elemento, una limpieza y textura agradable a las ciudades existentes en el vasto territorio del imperio.



Los romanos desarrollaron tres tipos de plazas públicas; para usos recreativos, comerciales y religiosos. Las plazas y espacios recreativos, tomaron una importancia excepcional al tener sus ciudades 180 días de fiesta al año, lujo y extravagancia sostenido por el saqueo y explotación de sus colonias.

El foro romano a diferencia del ágora, es un espacio sin orden, entremezclándose edificios para el culto, la justicia y los negocios. Sin embargo, el ágora y el foro tienen como común denominador al usuario y es el peatón quien domina la escena.

La especialización del foro por funciones, hizo que estos se multiplicaran y se diferenciaran entre ellos. El foro civil se separó de los foros de mercado, de legumbres, animales, pescado, etc.

Un ejemplo claro es el foro de Pompeya construido en el Siglo I A.C. "El foro es para la ciudad lo que el atrio es para el hogar de una familia: la pieza principal ordenada con cuidado y lujosamente amueblada.



Foro de Pompeya.
Ilustración del tema anterior.

3.2 LA CIUDAD MEDIEVAL:


En el sistema de organización feudal, el castillo y los monasterios funcionaron como centros de reunión para la población. Lo que significa, que durante siglos, Europa permaneció sin un desarrollo urbano, a excepción de la región sur. Sin embargo a partir del siglo XIII, se establecieron acuerdos con los señores feudales, donde varios artesanos y campesinos emigraron fuera del feudo, dirigiéndose hacia los burgos (barrios), espacios urbanos libres e independientes, organizándose en función de la artesanía y el comercio. Estos barrios se despojaron del peso del poder del castillo y se amurallaron, especializándose como sede del comercio, de la artesanía y de la organización corporativa. Los barrios crecieron sin trazados previos, adaptándose a la topografía existente, creándose las ciudades sin conocer la simetría ni el ordenamiento geométrico, al servicio de la catedral y las iglesias que aparecen como los elementos únicos de la estructura urbana, amurallándose con formas casi circulares.

El trazo urbano de las ciudades medievales se caracterizó principalmente por el lento e irregular crecimiento adaptado a la topografía del terreno, creando en ella una trama irregular, de calles angostas y sinuosas, de topografía quebrada debido a que se buscaban lugares difíciles de ingresar, alejándose de los diseños ortogonales. Con estas técnicas, además de ubicarse en lugares altos, se ofrecía una mejor defensa de la ciudad. La plaza de la iglesia era el centro de la actividad del pueblo, ésta se encontraba rodeada de edificios y murallas con vías mínimas de desplazamiento.

Se creó un sistema de vías irregulares con calles jerarquizadas, compuesta de vías principales, secundarias y de acceso a las viviendas, estas últimas con numerosas ventanas al exterior. Posteriormente con el incremento de la densidad en la población se aumentaron los niveles de las casas.

Se desarrollaron edificios destinados a los poderes públicos (ayuntamiento, casas de oficios, catedral y abadías), al mismo tiempo que la población se agrupaba por barrios según sus oficios o razas. Cada unos de los barrios adoptó su propia fisonomía, a veces, con organización administrativa autónoma. Apareció la plaza como ensanchamiento vial, donde se desarrolló la vida de relación y ocio de la población.

Las plazas en el medioevo daban la sensación de cerramiento, pues estaban definidas por elementos arquitectónicos que limitaban su espacio físico. Cuando el comercio alcanzó niveles superiores se construyó una plaza de mercado y una fuente de agua para abastecer a la población.

Las ciudades que se organizaron en encrucijadas de caminos prosperaron rápidamente debido al continuo aumento del comercio. Las guerras tendieron a disminuir, y la seguridad en los caminos aumentó. De la plaza de la ciudad partieron las calles en forma radial, con vías para peatones dejando las principales para la circulación de vehículos. Las ciudades de París, Venecia y Florencia, duplicaron el número de habitantes. El uso de las plazas públicas fue similar que en las ciudades del pasado, apareciendo un elemento nuevo como lo es la fuente pública, mencionada anteriormente.

La plaza del mercado constituía en el medioevo el lugar de relación ciudadana, donde confluían todas las clases sociales y diversos colectivos religiosos y culturales.

Así, el espacio de reunión ciudadana comenzó por un simple ensanchamiento del espacio de circulación. Al que se destinó al mercadeo o a las actividades religiosas. Su innovación en materia urbanística, es que lo limitan las viviendas de los habitantes de la ciudad.

A diferencia del foro romano y del ágora griega, estos espacios no tenían al peatón como denominador en la escena, ya que no fueron espacios exclusivos para el uso peatonal.

Una de las más famosas plazas de ese período es la Plaza del Campo, ubicada en Siena, Italia. Diseñada como un hemiciclo irregular. Su configuración definitiva después de una progresiva evolución, es de principios del siglo XIV. Se accede a ella, por calles de mínima importancia y todas las líneas de su diseño en el pavimento convergen en el edificio de la municipalidad. “El acceso a la plaza por medio del descubrimiento de vistas parciales, es típico recurso medieval, el "suspenso".[15]

El centro de la ciudad medieval sobre todo en las ciudades creadas a partir del siglo XI fue la iglesia y en menor número, el castillo. En otros casos es el edificio del gobierno de la ciudad el que centraliza el punto jerárquico, pero la plaza, como lugar público de reunión, siempre está presente y juega un papel protagónico.

Podríamos decir que en general, la plaza medieval no es un espacio planeado, sino que surge frente a las necesidades ciudadanas. Quizás no sea el espacio generador de la urbe en su conformación física, pero su importancia social es incuestionable. Las plazas quedan ajenas a la gran circulación y son ámbitos de paz.


A. Plaza “Mercadal”.

La Plaza “Mercadal” se encuentra ubicada en Cataluña, España, en el centro del barrio antiguo de Balaguer. Se accede a la plaza por las calles Barrinou y Botera desde la parte más alta de la ciudad (barrios del Secà y del Firal) y por la calle Gaspar de Portolà desde la parte moderna de la ciudad, el "davant Balaguer". Una serie de calles y pasajes estrechos la comunican con el resto del barrio antiguo.

El nacimiento de esta plaza es durante el siglo XIV, cuando los judíos fueron obligados a establecerse fuera de la villa, específicamente hacia el sur. La expulsión de la comunidad judía fuera del núcleo urbano del Balaguer medieval, en el año 1333, significa una transformación importante para el futuro de la ciudad, con el crecimiento del barrio judío en el sur y la construcción de unas nuevas murallas acopladas a las antiguas a partir del Portal del Gel, rodearon toda la ciudad. La plaza se encuentra en el amplio espacio vacío que separaba el barro judío del barrio cristiano y que sirvió para celebrar el mercado.


El Mercadal de Balaguer es la plaza medieval porticada más grande de Cataluña. Posee una superficie de aproximadamente 7000 metros cuadrados. Los pórticos delimitan la plaza en su totalidad, formando un polígono sensiblemente regular de 9875 metros lineales alrededor de todo su perímetro.



El gran espacio de la plaza, con una leve pendiente en dirección al río, contrasta con la trama menuda y quebrada de las calles de la parte antigua de la ciudad, brindando una sensación de amplitud.

El aspecto más característico de la plaza son los pórticos que la rodean. La ausencia de normativas que regularan los parámetros y las medidas de los edificios, permitió una gran variedad de fachadas y de tipos de arcos que le otorgan un carácter único.

En la plaza se encuentra el ayuntamiento de la ciudad, que fue construido a mitad del siglo XIX. A lo largo de los años ha sufrido muchas reconstrucciones y variaciones, especialmente en su fachada. El edificio actual se construyó a mediados de los años 60.

El mercado de los sábados, uno de los más importantes de la Cataluña Occidental, tiene lugar en la plaza, invadida por gran cantidad de puestos, donde se reúne mucha gente de Balaguer y de la comarca.

Su amplitud esta dada por las dimensiones, de las cuales se compone dicho polígono: 113 metros al norte, 103 al sur, 85 al este y 103 metros al oeste.

La plaza se encuentra protegida de los vientos y del río, gracias a las montañas cercanas, las murallas, los pórticos, la iglesia gótica de Santa María, así como de 43 platanares con sus ramas extendidas horizontalmente, hacen que dicha plaza sea un espacio extraordinario.

La plaza ha evolucionado a lo largo de los siglos. La construcción de un nuevo puente en 1940, cuando la ciudad se extendía al otro lado del río, motivó transformaciones a la plaza, como el derribo de una casa (Ca l'Alós) para facilitar la apertura de una calle (el pasaje Gaspar de Portola) que la enlaza con el puente y el barrio de Davant Balaguer.

Durante los últimos años ha sufrido diversas urbanizaciones y modificaciones hasta llegar al estado actual, producto de la última reforma del año 1994. Un aspecto a destacar de esta reforma es la desaparición de las aceras al dejarla a un solo nivel y la posibilidad de porticar por completo toda la plaza pues un edificio al lado de la Calle Mayor dificultaba, desde hacía muchos años, esta posibilidad.



B. Plaza de la Ciudad Viejade Praga.

La Plaza de la Ciudad Vieja Praguense o plaza pequeña, se encuentra en la capital de la República Checa. Sus inicios se remontan al siglo XI, cuando el terreno se encontraba en el cruce de caminos comerciales y era utilizado para celebrar el principal mercado medieval de la ciudad cuyos comerciantes llegaban desde el oeste de Francia.

Las primeras obras de construcción fueron realizadas en la Plaza Pequeña durante la era románica, con la primera ola de colonización del lugar. Además, las recientes investigaciones arqueológicas revelaron que por debajo de la Plaza Pequeña hay un antiguo cementerio, sin que hasta el momento se llegara a descubrir a qué se debió la existencia de ese camposanto en el lugar.

Los edificios románicos de piedra fueron surgiendo en el territorio de la Ciudad Vieja Praguense alrededor del siglo XII. Un siglo más tarde fueron construidas en torno a la ciudad las fortificaciones medievales, levantando nuevos edificios góticos, las plantas bajas de las antiguas construcciones románicas quedaron varios metros por debajo del nuevo pavimento, transformándose en sótanos.

En el centro de la Plaza Pequeña de Praga hay una fuente de agua con una reja que hoy en día sirve de decoración.


[]


C. Plaza del Campo.


La Plaza del Campo es el centro neurálgico de la ciudad de Siena, Italia. En esta plaza se ubica uno de los edificios más importantes de la ciudad: el Palacio Público, construido en 1289 por los nueve gremios sieneses y sede permanente del Consejo de Siena. Este palacio dictó las normas arquitectónicas y decorativas para el resto de edificios de la Plaza, siendo casi obligatorio que el resto de edificios contaran con puertas y ventanas construidas con el típico arco sienés. Se trata de un edificio de fuerte carácter defensivo en el que destaca su remate almenado, recordando los castillos y fortalezas medievales. En una de las esquinas del Palacio se encuentra la Torre del Mangia, alzada en 1325 como campanario profano, equivalente en presencia a la torre del Duomo. Debe su nombre al apodo de su antiguo campanero. Su arquitectura es una clara síntesis de la elegancia sienesa que se manifiesta en la utilización del ladrillo y la capacidad expresiva del remate saliente y almenado, edificado en travertino.

A los pies de la Torre del Mangia se construyó, en 1352, la Capilla de la Plaza, adornada posteriormente en el siglo XVI. En el interior del Palacio se hallan las salas del Museo Cívico donde se conserva una espléndida colección de pintura, presidida por las Alegorías del Buen y el Mal Gobierno pintadas por los Lorenzetti.

Ubicada aproximadamente en el cruce de las tres colinas sienesas, evidencia las condiciones del terreno en que se asienta, generando una forma semicircular, cóncava hacia el centro.

Una característica importante es la pavimentación que data de 1347, la cual consta de ladrillos dispuestos en espina de pez, dividida en nueve sectores (en honor al gobierno de los Nueve), mediante cintas longitudinales de piedra blanca.

http://www.tesis.ufm.edu.gt/ARQ/2003/74855/TESIS_archivos/image038.jpg
Plano de la ciudad de Siena, Italia.








D. Plaza de la Anunciata

La Plaza de la Anunciata, se encuentra dentro de un contexto de urbanismo medieval. Situada en Florencia, Italia; ciudad que destaca su condición amurallada y trazos viales irregulares, adaptados a la topografía del terreno con patrón radio céntrico y apariencia desordenada.

La Plaza de la Anunciata, diseñada por Brunelleschi, tiene la forma una "U" abierta sobre un eje simétrico que se relaciona con el “Domo”, enmarcado por su iglesia.

Respondiendo a los postulados de la época, preserva la simetría y la horizontalidad, generando una composición cerrada y de características similares a las de un patio interior de palacio, donde las proporciones están perfectamente balanceadas. La verticalidad de las columnas y la horizontalidad del entablamento, crean una impresión serena y de simplicidad espacial.

La plaza cuenta con una estatua ecuestre de Giovanni da Bologna situada en el eje principal, pero no en el centro, sino que desplazada desde la iglesia hacia la vía Servi. Señalan la entrada a la plaza dos fuentes que equilibran la posición asimétrica de la estatua.

Los edificios que conforman la plaza están igualmente equilibrados en todas direcciones, teniendo una calidad uniforme con corredores abovedados recorribles en todo su perímetro, inclusive tomando con los arcos, las calles que llegan a la iglesia. Tal composición causa gran impacto a simple vista aumentando la homogeneidad y unidad de la misma. La fachada del Hospital de los Inocentes es la primera obra de Brunelleschi y se encuentra a uno de los lados de la plaza, repitiéndose la recova del lado opuesto, realzando la homogeneidad característica de la época.

La composición total del edificio se lee en módulos a través de sus ejes verticales, materializados por la correspondencia de arcos y vanos superiores. Se verifica el diseño del conjunto a través de un módulo base en planta, fachada y volumetría. Podemos observar claramente como los elementos compositivos son utilizados al modo romano ortodoxo, tales como las columnas que sostienen el arco, aunque la posición del arco tangencial al arquitrabe y con la misma decoración que el último, es característico ya del movimiento renacentista. Los corredores son de gran importancia en el conjunto, con el techo abovedado, apoyado por un lado sobre una pared continua y del otro sobre columnas que forman una arcada cubierta hacia la plaza. Pudiendo observarse que la modulación se respeta en toda dirección.



Pórtico del Hospital de los Inocentes






3.3 LA CIUDAD RENACENTISTA:

El movimiento renacentista, inicia en los primeros años del SXIV y continúa durante los siguientes tres siglos, conviviendo con experiencias distintas. Durante sus primeros cien años corresponde casi exclusivamente a Italia. Después, en los siguientes siglos, se expande al resto de Europa y a sus posesiones coloniales.
"La naturaleza es un ejemplo, los antiguos una escuela; de ellos obtiene el artista alimento para las obras originales"[22]. Los siglos intermedios conocieron y usaron a los clásicos, sofisticándolos.

Nuestra concepción del mundo naturalista y científico, es una creación del renacimiento. El naturalismo del S XV no es mas que la continuación del naturalismo del gótico, en el que surge claramente la concepción individual del mundo.

El público del arte del renacimiento, está compuesto por la burguesía ciudadana y por la sociedad de las cortes principescas. La función social de la vida cortesana es propagandística. Los príncipes renacentistas no sólo quieren deslumbrar al pueblo sino también imponerse a la nobleza y vincularla a ellos; pueden y quieren servirse de todo aquel que les sea útil.

Lo que es fundamentalmente nuevo en la concepción artística de la época es la idea del "genio"[23]. La obra de arte es creación de la personalidad autónoma, que es mas rica y profunda que la obra.

La teoría de la proporción armónica, el simbolismo religioso de las iglesias de planta central, Brunelleschi y la invención de perspectiva, las ciudades ideales y sus nuevos tratados son temas identificatorios del espíritu renacentista.

Las plazas o grupo de éstas, se utilizan no meramente como espacios abiertos rodeados de edificios públicos, sino también como espacios centrales de núcleos de vivienda. Durante la edad media las plazas adoptan una forma orgánica e irregular, desarrollándose funciones precisas articulativas y socializadoras: religiosas, cívicas, comerciales. La plaza medieval, de forma natural, fue sustituida por una plaza regular, geométrica, caracterizada por el fervor grecolatino de la época. La diferencia se produce en la formalización , pero no en sus funciones, se geometríza y centraliza en el universo perspectivo, y en los trazos urbanos de ciudades ideales.

El arte clásico vuelve a renacer de sus cenizas surgen palacios monumentales que integraban elementos arquitectónicos del pasado griego y romano. Aparecen los espacios urbanos abiertos, tales como plazas con insólita intensidad; jardines y parques, paseos y plazas con monumentos integrados. Los jardines y parques tenían un diseño formal y son espacios de recreación y esparcimiento, principalmente para reyes y nobles. Aparecen los grandes maestros del arte y la arquitectura, como Miguel Ángel, creador del Campidoglio romano. Bernini diseña la enorme plaza de San Marcos y la plaza del Pueblo en Roma. La plaza Real (hoy plaza de los Vosgos) en París, dio lugar a la plaza de Las Victorias, (La cual fue imitada en Guatemala, bajo el nombre de Plaza de las Victorias, luego parque Concordia y últimamente, parque Enrique Gómez Carrillo).

Las murallas de las ciudades se derriban y dan paso a grandes avenidas y paseos como la famosa Ringstrasse de Viena, las ciudades quedan abiertas y libres de su claustro medieval.

El sentido colectivo del medioevo fue reemplazado por el individualismo de los años seiscientos que caracteriza el período conocido por renacimiento, preparando el absolutismo del barroco.

Durante este período histórico se plantearon varios proyectos de "ciudad ideal" con una plaza como núcleo central y jerarquía máxima de la red de espacios públicos.

La plaza renacentista difiere de la medieval porque se convierte en el nudo circulatorio principal.

Los Papas del Vaticano en Roma desde Nicolás V, habían hecho grandes esfuerzos para embellecer la ciudad, pero fueron hechos puntuales. El primer gran conjunto urbano fue la plaza del Campidoglio. Puede considerarse el ejemplo más logrado del período.

El trabajo fue encargado a Miguel Ángel en 1536, quien le confirió al lugar un carácter monumental como balcón sobre la Roma medieval.

Podríamos plantear que la diferencia entre una plaza medieval y una renacentista es que una era simplemente utilitaria en su estructura y equipamiento y la otra necesariamente tenía que ser "bella" para gloria del poder y de la ciudad.


A. Plaza de Campidoglio

La Plaza del Campidoglio está situada en el centro de Roma, albergando antiguamente al gobierno de la Roma papal. Actualmente es la sede de la administración secular. Está emplazada sobre una depresión entre los dos montes capitalinos, estando su nivel por encima del resto de la ciudad, relacionándose con esta a través de una escalinata directa y continua.

La plaza del Campidoglio fue concebida por Miguel Ángel como un tenso espacio semiabierto y ambiguo por su centralidad de pavimento irradiante y oval a partir de la estatua ecuestre de Marco Aurelio, y su envolvente de tres edificios dispuestos en forma trapezoidal con perspectiva invertida. En la traza del pavimento vemos como superpone la forma de polígono trapezoidal con la forma elíptica, enmarcada por tres escalones reforzando el punto central con el símbolo del sol. Este es representativo del centro del universo, que genera así un foco central de irradiación.

En el renacimiento los edificios que conformaron las plazas están igualmente equilibrados en todas direcciones sin ninguna orientación dominante. El edificio del Campidoglio cuenta con rasgos que lo caracterizan de manera distinta a los otros dos que son iguales entre sí. Los dobles tramos de escaleras, las esculturas, el vestíbulo de mayor importancia, la pesada cornisa principal, y la torre, todo esto ayuda a realzar el poder dominante del mismo.



No obstante el desprendimiento grupal de los edificios y las formas irregulares, la plaza es una composición cerrada, acrecentado este fenómeno por la utilización de la perspectiva invertida. En la fachada de los edificios laterales vemos de que manera son utilizados los elementos clásicos, donde el conjunto de basamento columna y entablamento toman ambos pisos dándole unidad al mismo. El cuarto lado de la plaza esta abierto. Solo una balaustrada con unas pocas estatuas indica el borde de la colina de donde parte una escalinata que lo une con la Plaza Aracoeli, de donde parte una segunda escalinata que comunica con la iglesia del mismo nombre. Este ascenso es directo y de gran calma.



Podemos decir que el renacimiento se caracteriza por una intensa actividad teórica basada en el hombre como centro de su atención. Busca la definición de modelos de ciudades nuevas, ideales, como alternativa global a la ciudad medieval heredada, y actúa directamente sobre esa ciudad heredada, para mejorarla.

En ese período es significativa la creación de ciudades en el territorio latinoamericano como consecuencia del proceso de conquista y colonización de españoles y portugueses. En las ciudades españolas, por ejemplo, aparece la Plaza Mayor como un elemento singular, alrededor del cual se disponían los edificios más importantes. Se utiliza la traza en retícula para el plano de la ciudad. Las Ordenanzas de Felipe II (1573) fueron dictadas como instrucciones para los colonizadores, quienes constituyeron un código de urbanismo y ordenamiento territorial, que le imprimieron a las ciudades una regularidad geométrica con posibilidad de extenderse casi ilimitadas.






Ilustración del tema anterior.

3.4 LA CIUDAD BARROCA:


Es la ciudad que vió surgir monumentales jardines y plazas. Se asegura que fue en este período cuando las plazas y los espacios urbanos abiertos adquirieron una concepción solemne inalcanzado hasta entonces y no superado hasta nuestros días. Fue en ese período cuando ya se planificaron las plazas por funciones urbanas determinadas.

En la ciudad barroca aparecieron los jardines de Versalles y de La Notre, con sus avenidas que convergen en el Palacio Real. Se diseña la plaza Vendome de París y la plaza de la Concordia. Por primera vez las plazas se complementaron con bellos y extensos jardines. Este estilo se extendió por toda Europa. Estos espacios urbanos abiertos fueron usados por reyes, nobles y ricos comerciantes para realzar su prestigio y poder económico.

En el siglo XVII, “la más perfecta expresión del período Barroco nos es ofrecida por las plazas reales. ¿Cuál era su función? Nada más que servir de marco a la estatua del rey”.[28]

Francia dió los primeros modelos de este tipo. Se buscaba embellecer la ciudad y glorificar al régimen monárquico. El París actual permite apreciar la plaza des Vosges con la estatua de Luis XIII y la plaza Vendôme, construida para la gloria de Luis XV.

Una y otra con diferentes destinos, la plaza des Vosges se ajardinó a fines del siglo XVIII y es hoy un patio urbano para las viviendas y para todo el populoso barrio que la bordea. La plaza Vendôme es abierta al tránsito vehicular que la invade, además de haberse transformado en un punto clave del turismo internacional.

La organización urbana barroca fue una consecuencia natural de la organización social de la época. Todo estaba dirigido a las altas clases sociales quedando la población humilde fuera de los planes urbanísticos.

El Estado sólo se preocupaba de embellecer con plazas y avenidas ciertas zonas, abandonando a la suciedad y al caos la mayor parte. En 1867 se prohíbe la entrada de animales y gente mal vestida a las plazas.

En Madrid, la plaza Mayor, de 1617, casi contemporánea de la plaza des Vosges, no tenía monumento al centro a causa de su destino. Allí se realizaban ceremonias religiosas, fiestas reales, torneos y corridas de toros. Se abrió entre la trama antigua y consolidada de la ciudad a diferencia de las francesas e inglesas que se construyeron sobre terrenos vacíos. Fue en fecha muy posterior que se le agregó la estatua ecuestre de Felipe IV.

A. Plaza San Pedro:

La plaza data de una larga tradición desempeñándose como corazón de la ciudad del Vaticano y lugar de acuerdo público y civil. En el barroco, pasa a formar parte de un sistema ideológico representativo de la idea de ciudad capital. En esta época vemos la plaza constituyendo el modo de un sistema vial más dinámico que la plaza renacentista y mas excluyente del pueblo y del usuario común. Esta imagen de focos y trayectos que se dividen, le brinda a la ciudad una imagen abstracta donde las plazas pierden sus funciones básicas y cotidianas para adquirir un valor representativo.
”En la plaza de San Pedro vemos como se manifiesta la idea de infinito, extendiendo su simbología mas allá de sus límites, haciendo de esta un ejemplo de la nueva concepción barroca de plaza”.[29] Está ubicada en Roma, y unida al río Tiber por un eje monumental, abierto en época moderna.

La plaza debía responder a diferentes requisitos: ámbito para las masas, ámbito mayor de exaltación del templo de la cristiandad, ingreso al Palacio Vaticano y ambulatorio cubierto para las procesiones. Bernini recrea el símbolo de recinto cerrado de la cúpula de San Pedro en el espacio abierto. Dijo Bernini en una memoria propia: "siendo la Iglesia de San Pedro la matriz de todas las demás, debería tener un pórtico que pareciera recibir con los brazos abiertos a todos los católicos para confirmarlos en sus creencias, a los herejes para conciliarlos con la iglesia, y a los infieles para iluminarlos en la verdadera fe”.



La forma de la plaza enmarcada por la columnata se encuentra a medio camino entre la elipse y el círculo, lo que marca un compromiso entre las dos concepciones más importantes. La forma del universo desde los tiempos de Ptolomeo era concebido como un círculo y en el siglo XVII, con los descubrimientos astronómicos, los científicos se dirigen a la forma elíptica. Bernini concierta estas dos concepciones, desarrollando la columnata con una forma tal determinada por la unión de dos semicírculos separados. El principal espacio elíptico se enlaza con la iglesia a través de una plaza trapezoidal menor (Plaza Retta). Esta plaza magnífica la fachada de la iglesia mediante diferentes efectos ópticos. Por un lado la utilización de la perspectiva invertida y por el otro la reducción en altura de las caras laterales, haciéndose más baja a medida que se acerca la fachada del templo. En la Piazza Retta, vemos como el edificio se relaciona con el exterior a través de una escalinata, siendo éste un dato característico del movimiento donde el uno no puede concebirse sin el otro. La plaza suele considerarse como cerrada y abierta en forma simultánea. El espacio está claramente delimitado, pero la forma de la elipse crea una expansión a lo largo de su eje transversal. En vez de ser una forma estática y cerrada, se integra con el exterior a través de la columnata transparente. El espacio es "el punto de reunión, de toda la humanidad, a la vez que su mensaje irradia al mundo entero".[31] El obelisco tiene una función importante ya que en él se concentran todas las direcciones en el eje longitudinal que lleva a la iglesia. Este tema se repite en el interior de la iglesia, donde el movimiento tiene su remate en el eje vertical de la cúpula.








Continua en PG.2.


Fuente:http://www.tesis.ufm.edu.gt/ARQ/2003/74855/TESIS.htm
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #2 ·
P.2



4. Plaza Mesoamericana.

En la época precolombina, las ceremonias y demás ritos son llevados a cabo en espacios abiertos, sin mas bóveda que la celeste, debido al gran numero de personas concentradas para realizar actividades religiosas, de esparcimiento, mercado, etc.

Los límites de esos espacios abiertos, eran los templos, palacios, casas de sacerdotes y de los señores más importantes de la población. Surgieron por primera vez en América, la relación plaza – edificaciones y es a partir de ahí que se puede hablar de un plan urbanístico nacido de un concepto simétrico.

Las culturas prehispánicas, utilizaban plataformas para realizar rituales; hacían ofrendas y sacrificios en dichos espacios abiertos.

La tipología utilizada en plazas mesoamericanas está constituida en la dualidad, plaza pirámide, su simbología se argumenta en el culto y mitos que dan como resultado la pirámide escalonada.

Las primeras plazas en América fueron espacios mal definidos entre las viviendas de los poblados agrícolas; en las afueras de las urbes conformados por habitantes dedicados a la agricultura y la pesca. Estos lugares funcionaban como espacios de trabajo, reunión e intercambio comercial, eventualmente utilizados para alguna festividad además de servir como primitivas plazas de mercado en las que se intercambiaban productos locales.

Hacia el año 1200 A.C. se comenzó a construir espacios planeados frente a los templos y secuencias de plazas integradas a composiciones centrales monumentales. Se tiene conocimiento de que estas plazas servían de asiento de una elite con poderes políticos, económicos y sociales sobre territorios comparativamente amplios de pequeños estados que posiblemente les tributaban, además de controlar también el comercio exterior. Estas plazas por su ubicación, dimensiones y jerarquía, estuvieron asociadas con las actividades ceremoniales de estas sociedades.

El concepto principal de plaza para la cultura prehispánica nace de la conformación de un espacio definido como una continuidad del espacio abierto natural con el cual los cerramientos espaciales arquitectónicos no oponen ninguna resistencia, intentando lograr un cerramiento introvertido. Con forme fueron progresando las culturas se desarrolló el uso sucesivo de plazas en continuidad de niveles y jerarquías especiales, hasta llegar a la gran plaza.

De igual forma el simbolismo de estos centros y sus plazas, parece no estar limitadas a una ciudad como la concebimos hoy, sino que esta responde al sentir de la sociedad en su complicada estructura urbano-rural.

El uso y el simbolismo de la plazas responden a las necesidades de todos los miembros urbanos o rurales, ya sea en su significación religiosa, política, económica o social.





Como primera aproximación podemos tomar como ejemplo la ciudad de Tikal, donde las plazas servían como centro de distribución del conjunto de edificios, con marcada tendencia a agruparlos alrededor de dichas plazas.

La gran plaza de Tikal es un espacio semicerrado, limitado al este y el oeste por dos pirámides de 47 y 43 metros de altura respectivamente. En la colindancia norte se encuentra una acrópolis formada por dieciséis estructuras piramidales de distintas alturas, las cuales se sobreponen en una plataforma. Finalmente hacia el sur se encuentra un conjunto de palacios de planta rectangular y alargada, organizada alrededor de varios patios. A la Gran Plaza se accede por varios puntos siendo los principales por medio de plazas secundarias en las que desembocaban las calzadas del conjunto.




A. CIUADES INDIGENAS AL MOMENTO DE LA CONQUISTA:


Los descendientes de la cultura Maya del norte de Guatemala que habitaban al momento de la conquista fueron disgregados en todo el altiplano del país, con orígenes Maya-Quiché, dividiéndose en cuatro Señoríos:

a. El Señorío Quiché asentado en Totonicapán, Quetzaltenango y Quiché.

b. El Señorío Cakchiquel asentado en Chimaltenango, Sacatepéquez y Sololá. Siendo su capital Iximché.

c. El Señorío de los Tzutuhijes, asentados en las orillas del lago Atitlán y parte de Sacatepéquez.

d. El Señorío de los Mames en Huehuetenango y el occidente de Quetzaltenango y algunos lugares aislados como Amatitlán, Mixco, Chualchuapa en el Salvador. Siendo sus capitales Zaculeu y Mixco Viejo.

Dichos Señoríos se encontraban en constantes conflictos entre ellos mismos, lo que influyo directamente al urbanismo y a la arquitectura de sus ciudades, en especial en sus plazas, ya que tomaron un carácter militar, fortificadas con mucha similitud a las plazas medievales. Estas poblaciones se resguardaban por medio de barrancos naturales o fosos artificiales completando la defensa tal y como es el caso de Iximché.

Iximché esta dispuesta en cuatro plazas ceremoniales, siguiendo las dos mas pequeñas en la parte alta de promontorio. Estas plazas se encontraban perfectamente delimitadas, su trazo era de forma trapezoidal, adaptándole a la topografía del terreno integrando las plazas, los monumentos y los templos. Cada plaza tiene uno o dos templos y varias plataformas de casas en distintos niveles. Dos grupos tienen un patio de juego de pelota, en el area de dichas plazas hay un buen numero de pequeñas estructuras pequeñas de uso ceremonial, once en la plaza A. Los drenajes de estas plazar estaban conformados por pequeñas pendientes en el area de la plaza y cunetas ubicadas en los extremos del trapecio. Iximché fue fundada alrededor de 1470 y su actividad urbanistica fue muy intensa, gracias al cobro de tributos y mano de obra forzada que hacian a los pueblos dominados, logrando una rapida evolución y ocupando su extensión final durante cincuenta años aproximadamente.

Después de de asentada la primera ciudad de los españoles en 1524, la ciudad fue abandonada como capital del reino e Guatemala en 1526, debido a las multiples sublevaciones de los indígenas.













5. Llegada al Continente Americano.


La primera influencia extranjera recibida por el continente americano fue la aportada por el urbanismo español, construyéndose a través del tiempo un "modelo clásico de ciudad colonial hispanoamericana". [37]

La plaza hispanoamericana fue la resultante de varios procesos culturales, que en su sincretismo, nos legaron un modelo que respondió a varios influjos y orígenes.

Cuando la tipología hispanoárabe fue introducida en América, en el continente ya existían espacios públicos que, aunque variaban en su materialización, respondían a pautas parecidas a las europeas.[38] En el mundo indígena esos espacios públicos constituían, por una parte, escenarios ceremoniales de vastas proporciones cuya ubicación estaba determinada por dos ejes urbanos principales de composición, y por otra, la versatilidad de la estructura urbana permitía el desarrollo de sitios donde se instalaron los mercados. Pero no sólo se practicaba la construcción de estos dos tipos de plazas, sino que la importancia dada a la jardinería privada sobrepasaba en singularidad a la herencia mora, sobre todo por contarse con una flora muy rica y un clima adecuado a su buen desarrollo.

La ciudad ideal del renacimiento poseía un amplío espacio central o plaza, con el edificio principal situado en eje y aislado, siendo el punto focal la iglesia, manteniendo todos los accesos la misma importancia. Algunas indicaciones de los tratadistas clásicos, como Vitruvio y Alberti, se encontrarán casi literalmente repetidas en las Ordenanzas de Población españolas, en una influencia decisiva y permanente.[39] Así, la reglamentación de las urbes a fundarse, determinó las formas perimetrales y los usos de nuestras plazas hasta la emancipación nacional.

No hay duda de que el elemento más importante utilizado en aquel proceso de urbanización lo constituyó la Plaza Mayor americana, lo que llevó a Ricard a decir que "... una ciudad hispanoamericana es una Plaza Mayor rodeada por calles y casas, más que un conjunto de calles y casas en torno a una Plaza Mayor". Destacó asimismo, que este "centro y símbolo de la ciudad" fue más grande que la española, no siendo monumental por sí misma sino por los edificios que la rodeaban. En cuanto a sus funciones, a la tradición de plaza municipal, en nuestro continente se le sumó la presencia de la iglesia, la residencia de las autoridades, del tribunal, de la prisión.


5.1. La ciudad colonial española en América:


El origen de la plaza española se remonta al medioevo y a la coexistencia de dos culturas diferentes en un mismo territorio, la cristiana y la musulmana, de las que emergió un producto integrado, mejorado, conceptualizado y exportable a la América conquistada: una plaza que reconoce su nacimiento común como sitio de mercado. En la península, poco a poco, los mercados de extramuros comenzaron a ser alojados en construcciones definitivas, y el sitio del mercadeo pasó a ser la plaza urbana del arrabal mercantil.

Durante los siglos XIV y XV, como preanuncio del gran cambio que produciría la conquista americana, se gestó la ciudad ordenada y geométrica del renacimiento, que trajo aparejada la adecuación de los poblados hispanomusulmanes a este nuevo ideal urbano. Sobre las antiguas ciudades mudéjares, a costa de demoliciones, se corporizó el concepto de nova urbe, con sus calles más anchas y rectas, sus plazas uniformes, con paseos y perspectivas abiertas.

Lo anterior dió paso al trazado de las ciudades coloniales, el cual fue reticular, construyendo los edificios públicos, como la iglesia y el ayuntamiento alrededor de la plaza central.



La plaza central contaba con una fuente que como en las ciudades medievales, sirvió para el abastecimiento del agua. Frente a cada iglesia se formaba otra plaza o atrio, en donde se celebraban actividades públicas principalmente religiosas y políticas. Los jardines son de uso privado, generalmente en el interior de viviendas y edificios religiosos. El modelo de planificación urbana se repitió en las principales ciudades de la América colonial.

La colonización del continente americano por parte de los reyes de Castilla y Aragón supuso condiciones diferentes, en la ordenación del territorio, a las conquistas de Portugal o de Inglaterra.

La colonización anglosajona buscó la conquista de territorios apoyándose en pequeñas villas de carácter rural y espontáneas, agrupándo sus construcciones a lo largo de la "calle mayor" como aún hoy puede leerse en tantas ciudades americanas que se desarrollaron a lo largo de la "Main Street" o calle principal.

La conquista y colonización en América hispana se hizo imponiendo la concentración de población en medios urbanos, lo que permitió un control eficaz, de acuerdo a la política absolutista, imperialista y centralizadora de los colonizadores.

El avance de la conquista de territorios y pueblos, se hizo en función de la fundación de ciudades, las cuales se organizaron entre sí como un sistema, donde cada una dependía de su territorio para la sobre vivencia de su población. Las ciudades asumieron un carácter centralizador y representativo de la vida de cada país, concentrador del poder político, religioso, económico y social.

En las ciudades precolombinas puede la plaza considerarse como el centro ceremonial.

La plaza como dominante de la armazón urbana surge en las ciudades hispanas en el nuevo mundo, se encuentra físicamente en el medio del núcleo poblado y constituye un lugar distinto, inolvidable, que no se puede confundir con ningún otro, utilizado e intensamente frecuentado.

En 1573 Felipe II reglamentó, a través de las Leyes de Indias, la colonización americana. De esas leyes, las que se refieren a la fundación de ciudades, señalan la plaza como punto nodal urbano que, conjuntamente con los edificios más importantes, organiza el núcleo poblado.

El predominio de las funciones comerciales en las plazas españolas se transfirió a América donde también se dieron otras actividades, desde procesiones religiosas, corridas de toros hasta desfiles militares. Las funciones de la plaza americana le otorgó cargas simbólicas variadas. Fue ágora, foro, teatro, mercado.

Según Hardoy y Gutiérrez la noción de plaza como "espacio abierto amplio" surge en el proceso fundacional americano.

“Al hablar de "plaza colonial" nos referimos a una estructura característica, prototipo de la Plaza Mayor que se origina en América y que subsiste, en casi todos los países, hasta mediados del siglo XIX”.[41] A partir de entonces la plaza sufre importantes modificaciones funcionales y físicas. Tales cambios corresponden a cambios en lo económico e influjo de otros modelos europeos a seguir. La burguesía remodela la plaza para lograr su propio escenario, transformándose en parque.

La "Plaza Mayor" se convirtió en "Plaza de la Independencia", la primera fue abierta al tráfico, dejó pasar por su explanada todos los transportes de la época, lo que la diferencia fundamentalmente de la segunda.

En el nuevo mundo español se generó una estructura económica, social y política centrípeta con foco en la plaza, que resumió la vida del país y constituyó el epicentro del acontecer histórico.

Las plazas se constituyeron en verdaderas entidades urbanas, de carácter primordial, sufriendo luego una transformación tipológica que entraña una mutación social y una intervención política.

De la plaza medieval, centrífuga y abierta, se pasa a un lugar centrípeto a manera de un gran teatro.

En el siglo XIX las plazas como salones de la burguesía, significativamente pasaron, en España, a llamarse Plaza de la Constitución y unos años más tarde Plaza de la República o Plaza España.



“Mientras que en Hispanoamérica las plazas se construían en terrenos vacíos, de ahí sus generosas dimensiones, en España, para poder materializar la idea, se tuvo que recurrir a una especie de cirugía urbana, destruyendo la trama física consolidada y forzando la circulación vial en torno. "La Plaza Mayor con su espacio unificado continuó siendo el gran teatro, el lugar donde la ciudad a través del tiempo, conceptualmente se reconocía a sí misma”.


5.2. Plazas en pueblos de indios:


Las plazas en los poblados de indios son el resultado del trabajo de frailes dominicos que deseaban una conquista evangelizadora.

Las formas adoptadas eran la de un atrio rectangular que serviría de antesala al templo, teniendo como cerramiento, en los tres lados restantes, otros edificios civiles.

Las actividades que se realizaban en estas plazas eran el adoctrinamiento, la evangelización, celebración de misas, enseñanzas al aire libre, actos cívicos, mercado y encuentro de los vecinos. En muchas ocasiones estos espacios eran amurallados.

En el primer período de construcción estos espacios rectangulares estuvieron definidos por cuatro pequeñas capillas en sus esquinas utilizadas para la celebración del Corpus Cristi. Conocidas como capillas posas, es decir, en donde se detiene o posa el sacerdote con la custodia....

El objetivo principal de los frailes dominicos fue imitar los espacios abiertos a los que los indígenas estaban acostumbrados, de una plaza frente al templo, para iniciar el proceso de evangelización. Dentro de los atrios amurallados se crearon símbolos que vendrían a tener una representatividad de imposición cultural. Es así como aparecieron las cruces atriales o evangelizadoras, las cuales eran de gran tamaño y se colocaban al centro de la plaza para conmemorar la pasión de Cristo.








5.3. Plaza Mayor en América:


Con el descubrimiento del nuevo continente, América adoptó una urbanización rígida para cualquier tipo de clima y nivel a lo largo de todo el continente. Esto resulta novedoso para Europa ya que por la irregularidad de las calles en sus ciudades resultó imposible su realización, pero no en América ya que con este sistema se logró el ordenamiento del territorio.

Los conquistadores se beneficiaron con esta urbanización en forma de damero, ya que facilitó el control y el dominio reflejado en las edificaciones que rodeaban la plaza.

América, al no ajustarse a un modelo único aplicado con rigidez, tomó varios modelos de plaza (clásico, regular, lineal, radial) así como aglomeraciones sin esquemas definidos.

El modelo clásico está definido por su trazo en damero, manzanas idénticas cuadradas, mientras que el modelo regular se identifica por tener dos plazas principales, relegando actividades principales a cada uno, identificándose principalmente por los edificios que lo enmarcan. Tal es el caso de edificios de gobierno, eclesiásticos y de uso civil como los mercados. Para fines del siglo XVI, la fisonomía mostrada en plazas de América, fue el resultado de la imposición cultural hispana.

En la Plaza de Armas de Cuzco, única en América, es de forma trapezoidal, de forma que ninguno de sus lados opuestos llegue a ser paralelos. La plaza original, precolombina era muy grande para el tamaño de la población de la ciudad colonial, además tiene una pendiente muy pronunciada, cosa que no es común en otras plazas latinoamericanas a excepción de Bogotá, ciudad que fue fundada en 1539 por Gonzalo Jiménez de Quezada, quien exigió 25 manzanas, siendo el esquema de organización urbana habitualmente utilizado en América. El plano que continuación vemos muestra el área central de la ciudad y el crecimiento que se produjo mas allá de los ríos Vicachá y Manzanares.





En la capital mexicana, los constructores respetaron las líneas del trazado de la capital azteca y la ubicación de los palacios e iglesias.

La fundacion de dicha ciudad estubo a cargo de Hernan Cortez en el año de 1521 sobre las ruinas de Tenochtitlán. A partir de la plaza mayor de gran dimensión situada en el centro ceremonial de los Aztecas, Alonzo Bravo traza la ciudad con manzanas cuadradas y rectangulares que se extienden formando un tramo regular.







La Plaza de Armas de Lima, corresponde a un modelo clásico colonial descrito anteriormente, por su forma, ubicación, tamaño y distribución de los edificios que la rodean. Este tipo de plazas, de plantas rectangulares y de forma cuadrada, corresponden al periodo de la fundación de los primeros centros administrativos de la colonia: de Lima, Trujillo y Ayacucho; de Buenos Aires, Córdova y Mendoza; Santiago de Chile, Caracas, Bogota, Santiago de los Caballeros de Guatemala, Guadalajara entre otras, existiendo pequeñas modificaciones debido a la topografía de los diferentes sitios.





En 1567 Diego de Losada fundo la ciudad de Santiago de León de Caracas en un valle paralelo a la costa y separado de esta por medio de una cordillera de mas de dos mil metros de altura. El centro de la ciudad adopta una forma cuadrada compuesta de 5 X 5 manzanas en donde se ha colocado en la central la Plaza Mayor, trazo inicial en el que se desarrolla la ciudad.

En otros casos la Catedral de cada Ciudad no daba su fachada principal a la plaza, sino que estaba situada paralelamente a uno de sus costados como lo es en Quito y en Puebla.





Quito esta situada al pie del volcán Pichincha a 2800 metros sobre el nivel del mar. Esta ciudad fue fundada hacia 1534. Mientras que la ciudad de Puebla de los Ángeles fue planeada por Francisco de la Rosa en 1798, donde se reproduce el esquema urbano utilizado en la ciudad de México, donde dos ejes perpendiculares forman las manzanas rectangulares y calles rectas que se prolongan indefinidamente.





Para tipificar otro tipo de plaza y ciudad colonial, se puede observar a Cartagena, que durante la colonia fue uno de los principales puertos de España en América. Su crecimiento urbano inicial fue desordenado, pero luego el proyecto de fortificaciones regularizó el trazado de las calles. Entonces se diseñaron calles rectas, pero nunca paralelas, lo que dio lugar a manzanas trapezoidales o poligonales. Poseía en su parte interna una Plaza Mayor y para el uso del puerto una plaza de la Mar, donde se instalaban los mercaderes para exhibir las mercaderías llegadas de España y del interior.





La ciudad de San Cristóbal de La Habana es parte de los primeros asentamientos españoles en la isla, mas tarde pasaría a ser uno de los mas importantes puertos del Caribe, gracias a los intercambios comerciales entre la isla y España. La ciudad se desarrolla dentro de un perímetro amurallado.




La ciudad de La Plata se asentó en una terraza inclinada en el centro de un impresionante anfiteatro de montañas, fundada en 1538 por Pedro de Anzules, su primitiva estructura con manzanas casi cuadradas, se mantuvo durante todo el periodo virreinal.



Mientras que la Ciudad de Santiago de Chile se funda en 1541 por Pedro de Valdivia, ordenando un trazado a cordel y regla comenzando desde la Plaza Mayor, comprendiendo una cuadricula de cincuenta manzanas situadas entre un rió y una cañada.









6. REAL ORDENANZA EXPENDIDA POR FELIPE II.


EN SAN LORENZO DEL ESCORIAL
EL 3 DE MAYO DE 1576

Ordenanzas para descubrimientos, poblaciones y
pacificaciones

(Copia Textual)



Artículo 110. Habiendo hecho el descubrimiento y elegido la provincia, comarca y tierra que se hubiere de poblar, y los sitios de los lugares donde se han de hacer las nuevas poblaciones y tomándose el asiento de ellas, los que fueren a cumplirlo, ejecuten en la forma siguiente:

Eligiendo el lugar donde se ha de hacer la población, el cuela mandamos que sea de los que estuvieren vacantes, y que por disposición nuestra se puede tomar sin perjuicio de los indios y naturales, o con su libre consentimiento, se haga la planta del lugar, repartiéndola por sus plazas, calles y solares, a cordel y regla, comenzando desde la plaza mayor y de allí sacando las calles y caminos principales, y dejando tanto compás abierto, que aunque la población vaya en crecimiento, se pueda siempre proseguir en la misma forma, y habiendo disposición en el ciclo y lugar que se escogiere para poblado, se haga la planta en la forma siguiente:

Artículo 111. Habiendo hecho la elección del sitio en donde se ha de hacer la población, que como está dicho, ha de ser en lugares levantados a donde haya sanidad y fortaleza, y fertilidad y acopio de tierras de labor y pasto, leña y madera, y materiales, aguas dulces, gente natural, acarretos, entrada y salida, que esté descubierto de viento norte, siendo en costa, téngase consideración al puerto, y que no tenga el mar al mediodía, ni al poniente; si fuera posible, no tenga cerca de sí, lagunas ni pantanos en que se críen animales venenosos y corrupción de aire y agua.

Artículo 112. La plaza mayor, de donde se ha de comenzar la población, siendo en costa de mar, debe hacerse al desembarcadero del puerto, y siendo en lugar mediterráneo, en medio de la población. La plaza, sea en cuadro, procurando que por lo menos tenga de largo una vez y media de su ancho, porque este tamaño es el mejor para las fiestas de a caballo y cualquiera otras que se vayan a hacer.



Artículo 113. La grandeza de la plaza sea proporcionada a la cantidad de los vecinos, teniendo en consideración que en las poblaciones de indios, como son nuevas, se van, y es con intento de que han de ir en aumento y por eso, la plaza será teniendo en cuenta que la población habrá de crecer. La plaza no será menor de 200 pies en ancho y 300 pies en largo, ni mayor de 800 pies en largo y 300 en ancho. De mediana y de buena proporción es de 600 pies de largo y 400 de ancho.



Artículo 114. De la plaza salgan cuatro cales principales; una por medio de cada costado la plaza, y dos calles por cada esquina de la plaza.

Las cuatro esquinas de la plaza miren a los cuatro vientos principales, porque de esta manera, saliendo las calles de la plaza, no están expuestas a los cuatro vientos principales, que serían de mucho inconveniente.



Artículo 115. Toda la plaza, a la redonda, y las cuatro calles principales que de ella salen, tengan portales, porque son de mucha comodidad para los tratantes que aquí suelen concurrir. Las ocho calles que salen de la plaza por las cuatro esquinas, lleguen libres a la plaza, sin encontrarse con los portales, retrayéndolas, de manera que hagan acera derecha con la calle de la plaza.







Artículo 116. Las calles, en lugares fríos, sean anchas, y en los calientes, angostas; pero para la defensa, donde haya caballos, son mejores anchas.

Artículo 117. Las calles se prosigan desde la plaza mayor, de manera que aunque la población venga en mucho crecimiento, no vengan a dar en algún inconveniente que sea de afear lo que se hubiere edificado, o perjudique su defensa y comodidad.

Artículo 118. A trechos de la población, se vayan formando plazas menores en buena proporción a donde se han de edificar los templos de la iglesia mayor, parroquias y monasterios, de manera que todo se reparta en buena proporción por la doctrina.

Artículo 119. Para el templo de la iglesia mayor, siendo la población en costa, se edifique en parte que en saliendo de la mar, se vea, y su fábrica que en parte sea como defensa del mismo puerto.

Artículo 120. Para el templo de la iglesia mayor, parroquias o monasterios, se señalen solares, los primeros después de la plaza, y sean en isla entera, de manera que ningún edificio se le arrime, sino el perteneciente a su comodidad y ornato.

Artículo 121. Señálese luego sitio y lugar para la casa Real del Concejo, y Cabildo y Aduana Atarasana, junto al mismo puerto y templo, de manera que e3n un tiempo de necesidad, se puedan favorecer las unas y las otras. El hospital para pobres y enfermos de enfermedad que sea contagiosa, se pongan junto al templo y por claustro de él. Para los enfermos de enfermedades contagiosas, se ponga el hospital en parte que ningún viento dañoso, pasando por él, vaya a herir a la demás población, y si se edificare en lugar levantado sería mejor.

Artículo 122. El sitio y solares para carnicerías, pescaderías, tenerías y otras cosas que causen inmundicias, se den en parte que con facilidad se puedan conservar sin ellas.

Artículo 123. Las poblaciones que se hicieren fuera del puerto del mar, en lugres mediterráneos, si pudieren ser en riberas de río navegable, será de mucha comodidad y procúrese que en la ribera que quede más baja que la población, se pongan todos los edificios que causen inmundicias.

Artículo 124. El templo, en lugares mediterráneos, no se ponga en la plaza, sino distante de ella, y en parte que esté separado de otros edificios, para que de todas partes sea visto, porque se puede ornar mejor, y tenga más autoridad. Se ha de procurar que sea algo levantado del suelo, de manera que se haya de entrar en él por gradas, y cerca de él, entre la plaza mayor, se edifiquen las casas reales y del Concejo y Aduana, y no de manera que den embarazo al templo, sino que lo autoricen. El hospital de los pobres, que no fueren de enfermedad contagiosa, colóquese a la parte del cierzo, con comodidad suya, de manera que goce del mediodía.

Artículo 125. La misma planta se guarde en cualquier lugar mediterráneo, en que no haya ribera, pero sí cuidando que haya las demás comodidades que se refieren y son menester.

Artículo 126. En la plaza, no se den solares para particulares, inmediatos a la fábrica de la iglesia, Casas Reales y propias de la ciudad. Edifíquense en ellos, antes que nada, tiendas y casas para tratantes, para lo cual contribuyan todos los pobladores y se imponga algún moderado derecho sobre las mercaderías, para que se edifiquen.

Artículo 127. Los demás solares se repartan, por suerte, a los pobladores, y los que restaren, queden para nos, para hacer merced de ellos a los que después fueren a poblar, o lo que nuestra merced fuere, y para que asiente mejor, llévese siempre hecha la planta de la población que se hubiere de hacer.

Artículo 128. Habiéndose hecho la planta de la población y repartimiento de solares, cada uno de los pobladores asiente en el suyo su toldo, si lo tuviere, para lo cual los capitanes persuadan de que los lleven, y si no tuvieren, hagan su rancho de materiales que con facilidad pueden conseguir, y hagan también, con la mayor presteza que pudieran, alguna palizada o trinchera, en cerca de la plaza de manera que no puedan recibir daño de los indios naturales.

Artículo 129. Señálese ejido a la población, en tan competente cantidad que aunque la población vaya en mucho crecimiento, siempre quede bastante espacio a donde la gente pueda salir a recrearse y salir los ganados sin que hagan daño.

Artículo 130. Confinando los ejidos, se señalen dehesas para los bueyes de labor, y para los caballos, y para los ganados de las carnicerías y para el número ordinario de ganados de los pobladores, que por ordenanza, han de tener en alguna buena cantidad, y los restantes se señalen en tierras de labor, de que se hagan suertes en la cantidad que se ofreciere, de manera que sean tantas, como los solares que puede haber en la población, y si hubiere tierras de regadío, se hagan de ellas suertes y se repartan en la misma proporción a los primeros pobladores, y los demás queden para nos, para que hagamos merced a los que después fueren a poblar.

Artículo 131. En las siembras de labor repartidas luego, inmediatamente siembren los pobladores todas las semillas que llevaren y pudieren haber y para lo cual conviene que vayan muy proveídos, y a la dehesa lleven todo el ganado que pudieren juntar, para que se comience a crear y multiplicar.

Artículo 132. Habiendo sembrado los pobladores y acomodado el ganado en tanta cantidad y con tan buena diligencia que espera tener abundancia de comida, comiencen con mucho cuidado y valor a fundar sus casas, edificándolas con buenos cimientos y paredes, para lo cual vayan apercibidos de todos los materiales y herramientas que puedan haber menester para edificar con brevedad y a poco costo.

Artículo 133. Cuando dispongan los solares y edificios que en ellos se hicieren, háganlo de manera que en las habitaciones de ellos, se pueda gozar de los aires del medio día, por ser los mejores y dispónganse los edificios de las casas de toda la población, generalmente de manera que sirvan de defensa y fuerza contra los que quisieren atacarla, y cada casa en particular, la laven de manera que pueden tener en ella sus caballos y bestias de servicio con patios y corrales y en la mayor anchura que fuere posible, para la salud y para la limpieza.

Artículo 134. Procuren, cuando fuere posible, que los edificios sean de una sola forma, para el ornato de la población.

Artículo 135. Los fieles ejecutores y alarifes, y las personas que par ella imputare el gobernador, tenga cuidado de andar viendo cómo se cumple esto, y para que los pobladores se den priesa en la labor de sus edificios para que se acabe con brevedad la población.

Artículo 136. Si los naturales no recibieren bien la fundación de la población se les dé a entender cómo se quiere poblar allí, no para hacerles algún mal, ni tomarles sus haciendas, sino para tomar amistad con ellos, y enseñarlos a vivir prácticamente y mostrarles a conocer a Dios, enseñarles Su ley, por la cual se salvarán, dándoles a entender, por medio de los religiosos y clérigos, y personas que para ello diputare el gobernador, y por buenas lenguas, y procurando por todos los medios buenos posibles, que la población se haga con su paz y consentimiento, y si todavía no lo consintieren, habiéndoles requerido por los muchos medios, diversas veces, los pobladores hagan su población si tomar de lo que fuere particular de los indios y sin hacerles más daños del que fuere menester para defensa de los pobladores y para que la población no se estorbe.

Artículo 137. Entretanto que la nueva población se acabe, los pobladores, en cuanto fuere posible, procuren evitar la comunicación y trato con los indios, y de no ir a sus pueblos y divertirse, derramarse por la tierra, ni que los indios entren en el circuito de la población hasta tenerla hecha y puesta en defensa y las casas estén de manera que cuando los indios las vean, les causen admiración, para que entiendan que los españoles pueblan allí de asiento y no de paso, y los teman, para no osar ofenderlos y los respeten, para desear su amistad. En comenzándose a hacer la población, el gobernador reparta lagunas personas que se ocupen en sembrar y cultivar la tierra de pan y legumbres, de que luego se puedan socorrer para sus mantenimientos y que los ganados que metiere, se apacenten donde estén seguros y no hagan daño en la heredad y casa de los indios, para que asimismo de los susodichos ganados, se pueda servir, socorrer y sustentar la población.

La importancia, independientemente del carácter obligatorio que como ley tuvo, se mide por la supervivencia y agradable formad e vida que se observa en nuestras ciudades menores, hasta donde la evolución mecanicista no ha destruido ola magnífica estructura de barrios conformada a una sociedad un tanto estacionaria, sin grandes alardes de progresista y hacia lo cual, en buenos términos, tienden algunas recomendaciones actuales. La súper manzana de habitación, sin circulación de vehículos en el interior, por dimensión, número de habitantes y formas de agrupamiento sin segregaciones, es una interpretación actual del sistema de barrios pregonado en la Cédula.

El ancho de las calles prevenido en el artículo 116 tiene valor actual en los sitios en que no se demande duna circulación interna de vehículos y así se propone especialmente ahora en que la diferencia de circulaciones sólo para peatones, se hace necesaria.

De gran importancia resulta el artículo 118, pues la formación de plazas menores, a pequeñas distancias, crea la autonomía de los barrios ya que en ellas vuelve a encontrar el templo que para la época, es autoridad; al mencionar la doctrina, se implica la educación básica de la época, pues no hay que olvidar que al menos en idea, la conquista española se hizo para ganar almas par la religión verdadera. La información parroquial desde el púlpito servía de medio de información. En la plaza la fuente de agua, los comercios abrigados bajo sus portales y lagares anexos, la escuela parroquial y el uso mismo de la plaza en actos cívicos y paseos dominicales, que todavía vemos en los poblados de nuestro territorio, demuestran la fuerte tradición que a través de formas grandemente experimentadas impuestas con origen en las leyes de Indias, ha perdurado hasta nuestros días.

Los artículos siguientes sugieren aparte de orden, una tendencia lo que ahora decimos “zonificar” ya que precisan dónde y cómo habrán de levantarse a partir de la plaza, el templo, los comercios, las casas reales, los hospitales, según sirvan a contagiosos o no, naturalmente dentro de las ideas sanitarias de la época; los oficios que causen inmundicias aguas abajo para que el paso de desechos no afecte a la población.

Previene la localización levantada y aislada del templo y cómo los otros edificios habrán de darle autoridad y ornato, llevando anticipadamente la planta de la población, que habrá de edificarse con presteza y materiales sólidos.

Muy importante para nuestro sistema agrario resulta la real ordenanza de dotar a cada poblado de un campo de cultivo y dehesa y satisfecho ese punto se dote a la población de un ejido en “competente cantidad”.

Insiste en que las casas sean de buenos materiales y orientadas hacia el sur (esto se entiende en el hemisferio norte), para tener buen soleamiento, sugiriendo que cada habitación tenga sus anexos complementarios sin causar incomodidad; para la defensa se sugiere la continuidad, de manera que puedan auxiliarse entre sí en caso de ataque, lo que hace que entre nosotros, la solución de casas aisladas, no tenga valor tradicional.

En los dos últimos artículos transcritos, previene el comportamiento para con los naturales, para quienes recomienda no hacerles “más daño del que fuere menester para defensa de los pobladores” recomendando también procuren evitar la comunicación y trato con los indios entretanto la nueva población no se acabe, pro no crea circunscripciones ni segregaciones, mucho menos extinción.






Continua PG.3

Fuente:http://www.tesis.ufm.edu.gt/ARQ/2003/74855/TESIS.htm
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #3 ·
P.3

7. Primera fundación de la Ciudad de Guatemala


Para la colonización del continente americano, se le fue encomendado a Don Pedro de Alvarado la fundación de una ciudad, la cual serviría como sede del gobierno para las nuevas tierras conquistadas, asentándose en Iximché, territorio de concentración de los indígenas Cakchiqueles. Lo que en la actualidad conocemos como Tecpán Guatemala en el departamento de Chimaltenango. En esta primera fundación se utilizó el título de Villa para la primera capital del Reino de Guatemala, fundada El 25 de julio de 1524, este en primera instancia se utilizó como un campamento militar.

A solo cuatro días después el 29 de julio de 1524 bajo el mando de Hernán Cortes, Don Pedro de Alvarado celebra el primer Cabildo en el cual hace los primeros nombramientos para integrar dicho cuerpo, en esta primera reunión de dictan las ordenanzas y se institucionaliza la vida en la nueva ciudad, denominada en principio y por pocos días como Villa.



El 12 de agosto del mismo año, en el acta del Cabildo aparece la palabra ciudad, para que la villa elevara su título a ciudad era necesario que el poblado contara con una Catedral, lo cual hace suponer que en la ciudad se construyó una iglesia en forma de choza, además de haberse nombrado a un sacristán, para reafirmar este hecho.

Era muy significativo que después de un mes de la fundación ya se habían conformado las dos instituciones más importantes de la ciudad: Iglesia y Cabildo. Este último habría de preocuparse de recrear el ambiente de una auténtica ciudad castellana y de buscar algunos signos externos de riqueza equiparables a los de las ciudades peninsulares.



Las primeras autoridades de la ciudad fueron: Diego de Porras y Baltasar de Mendoza como Alcaldes Ordinarios; Don Pedro de Portocarrero, Hernán Carrillo, Juan Pérez Dardón y Domingo Zubiarreta como Regidores.

En los primeros años de vida de la nueva ciudad, resulto muy difícil el control de los habitantes, dando paso a una situación de inestabilidad, lo que provocaría que los españoles se retiraran de Iximché a causa de los levantamientos indígenas primero a Xepau (Olintepeque) y posteriormente a Chixot (Comalapa). Recopilándose todos estos incidentes en varias actas del Cabildo de 1527, por lo que se decidió buscar un sitio definitivo para la ciudad, el 28 de octubre del mismo año.



El nuevo sitio debía tener como característica una topografía estratégica y defensiva para los constantes ataques de los indígenas. Para discutir este asunto se celebro el Cabildo del 20 de noviembre, donde Jorge de Alvarado solicitó el parecer de los señores alcaldes y regidores. La elección debía hacerse entre dos lugares, uno en el valle de Almolonga y el otro al pie del Volcán de Agua. Este último conocido como Tianguesillo, estaba al oeste de Chimaltenango. Este valle tenía como ventaja sus grandes áreas para la labranza, abundancia de pastos y madera, así mismo se encontraba despoblado de nativos que, no obstante, estaban cerca para ayudar en las edificaciones. Este sitio recibió once votos a favor, mientras que Tianguesillo recibió solo dos siendo descrito como un lugar que estaba situado estratégicamente y con buenas salidas naturales, mientras el valle era tierra volcánica y sufría frecuentes temblores. Este llano a su vez presentaba el problema de no tener suficiente madera para extender la ciudad en un futuro.

El 22 de noviembre de 1527 Jorge de Alvarado, decide fundar formalmente la ciudad de los españoles en el sitio acordado conocido también como el valle de Bulbuxy palabra que significa en cakchiquel "donde brota el agua" y que los auxiliares tlaxcaltecas tradujeron al náhuatl como Almolonga.

Establecidos en Almolonga, Pedro de Alvarado inicia la repartición de tierras el cual se caracterizo en no tener una valoración real de los terrenos ya que Alvarado carecía de un conocimiento para poder hacer equitativa dicha repartición. En consecuencia se celebro un nuevo Cabildo el 8 de abril de 1528 donde Jorge de Alvarado decidió hacer una nueva distribución de la tierra ya que la existente era muy injusta. En este mismo cabildo se regularon los precios para los servicios que prestaban las personas tales como herreros, zapateros, sastres, etc. así como las penas que debían de pagar a la hora de incumplir con sus obligaciones, con estos hechos la ciudad empezó a tener vida, tanto así que para el próximo año la ciudad creció rápidamente convirtiendo la plaza central en un lugar muy pequeño, obligando al Cabildo a remodelar el trazado original con las siguiente orden: `...dar a la plaza pública de esta dicha ciudad veinte cuatro pasos de los solares de la ciudad que comienzan desde la esquina del juego de la pelota, de la de fuera, para que todo sea plaza'.

En los siguientes días la ciudad empezó a funcionar como tal dando sus primeras normas generales, entre ellas el ornato de la ciudad, se hizo limpiar los caminos y se emitieron regulaciones sobre edificaciones en los solares concedidos, se hicieron valer las regulaciones contra el ganado y animales domésticos, estos debían estar en corrales o dentro de la propiedad del dueño para evitar daños a la ciudad así como a los ciudadanos. Además se menciona que en el Cabildo siguiente se dijo que la ciudad estaba pobre y sin `propios', referencia que habría de repetirse a lo largo del siglo. En los sucesivos Cabildos se concedió vecindad, solar y tierra a los nuevos solicitantes y se dictaron disposiciones para evitar que vecino alguno acumulara tierras o pudiera venderlas.

En 1530 Pedro de Alvarado regresa a Guatemala después de una visita a México donde regresaría con una provisión real emitida por la Audiencia y Cancillería de México, y otra de Su Majestad, por medio de las cuales se le nombraba Gobernador y Capitán General.

Con este nuevo nombramiento Don Pedro de Alvarado se permitió hacer un nuevo planteamiento del reparto de tierra, y se organizó la instalación de huertas alrededor de la ciudad en los terrenos que ocupaban los depósitos de basura tan perjudiciales para los moradores. Las concesiones de tierra encontraron su ordenación definitiva en la real cédula del 9 de noviembre de 1538. En ésta se reconocían las tierras otorgadas por el Cabildo, pero se estipuló que a partir de la fecha sólo el Gobernador, con parecer del Ayuntamiento, tendría la facultad de hacer nuevas concesiones.

Don Pedro de Alvarado dio el nombramiento del Licenciado Francisco Marroquín como cura de la iglesia guatemalteca, ya que no existía ningún cabildo catedrático, la introducción de uno era un hecho de suma importancia ya que el Rey presidía la iglesia de América por estar establecido así en el Real Patronato.

La Ciudad transcurrió con una vida normal hasta el 11 de septiembre de 1541, noche en la cual se registraron copiosas lluvias y fuertes temblores produciendo una inundación que destruyo la ciudad. La noticia llego a España hasta el 6 de octubre donde se criticaba duramente al monarca de la época (Francisco de la Cueva) y se solicitaba otro gobernador para la ciudad. Al necesitar una respuesta rápida el ayuntamiento propuso al obispo como gobernador, mientras Su Majestad disponía lo pertinente. El 19 de noviembre el Cabildo escribió de nuevo al Rey para informarle que el gobierno lo compartían Francisco de la Cueva y el Obispo Marroquín. En la carta se aludía a la muerte de Alvarado.

En resumen, los años transcurridos desde la conquista de Guatemala hasta la muerte del Adelantado fueron dedicados a la creación de una comunidad de españoles, que encontraron en los Cabildos seculares la institución idónea para la defensa de sus intereses como individuos y como grupo de `conquistadores y primeros pobladores'. De todas maneras, dichos años estuvieron esencialmente marcados por la fuerte personalidad de Pedro de Alvarado, quien se valió de su prestigio, su habilidad, su atractivo personal y sus ambiciones para mantener a la comunidad de españoles girando en torno a su política personal y a sus intereses, no siempre coincidentes con los de todo el grupo.

La ciudad permaneció en Almolonga pocos años a causa de la desgracia del 11 de septiembre de 1541, convirtiendo a la ciudad en ruinas. El diseño de esta ciudad según fuentes históricas y arqueológicas era rectilíneo, calles y plazas sin empedrado así como arquitectura de materiales poco consistentes, facilitando la destrucción anteriormente mencionada.

El asentamiento de Santiago de Bulbuxy o Almolonga se hallaba en el área que actualmente corresponde al poblado o caserío de San Miguel Escobar y no en la actual cabecera municipal de Ciudad Vieja, ya que aquí se encontraba el barrio de auxiliares tlaxcaltecas, esto fue comprobado por estudios y recientes excavaciones.



















8. Tercer traslado de la Ciudad de Santiago


Debido a la tragedia ocasionada por el volcán de Agua, se dispuso trasladar por segunda vez la ciudad de Guatemala al valle de Panchoy o Pacám, considerado por los españoles como un lugar mas tranquilo, lejos del peligro de los desastres naturales, este valle fue llamado por los españoles como el Valle del Tuerto, conocido actualmente como Antigua Guatemala. La ciudad se fundó prácticamente el 22 de noviembre de 1542, conforme al plano del ingeniero Juan Bautista Antonelli, aunque se haya tomado como fecha oficial el 10 de marzo de 1543.

Ese mismo día se celebró el Cabildo en Panchoy, donde se realizo la primera junta, ordenando el nombre de la nueva ciudad como Santiago. Para celebrar este acto el día de Corpus los pobladores vinieron desde Almolonga en procesión junto al Santísimo Sacramento, para fundar la ciudad de manera simbólica.

La traza de la nueva ciudad fue planeada por el arquitecto Juan Bautista Antonelli, siendo considerado su diseño como uno de los mejores ejemplos en la América Hispana. La nueva ciudad es descrita por el urbanista de la siguiente manera:

Está fundada la dicha ciudad de Guatemala en un valle todo cercado de montes muy altos... A la parte del oeste y a dos leguas y media de la dicha ciudad está un volcán que el año de ochenta echó de sí mucho fuego que fue cosa de espanto verle, y a media legua tiene otro volcán de Agua, a la parte del sur que los años atrás reventó en agua y anegó la mayor parte de la ciudad que entonces estaba poblada en la falda del dicho volcán, y después se mudaron adonde está. La dicha ciudad padece muchos temblores y más en el tiempo de las aguas que empiezan desde mayo en adelante hasta todo el mes de octubre y por este respecto todos los edificios son bajos sin altos ningunos.

Todas las tardes están cubiertos los montes de neblina. Tiene la ciudad la vista algo melancólica por tener los dichos montes tan allegados a ella... Tiene esta provincia muy buen temple que no es ni demasiado frío ni demasiado cálido, sino un temple muy moderado.[63]

Como mencionamos anteriormente la ciudad se convirtió en un modelo importante a seguir para las ciudades coloniales, generando muchos comentarios, entre ellos el del cronista Antonio Vázquez, quien visito por primera vez la ciudad en 1620, y escribiendo en su crónica lo siguiente:

“Las calles bien trazadas y derechas, tiene la plaza principal que es muy buena y cuadrada, en el ángulo que está al noroeste está la Iglesia catedral... En el mismo ángulo las casas obispales. En el otro ángulo que está casi al sur, están las casas reales, muy grandes y capaces... Enfrente de este ángulo de las casas reales, casi al norte, es el otro todo de portales de muy buena fábrica, en este están los escribanos y algunas tiendas de mercaderes. El otro ángulo que está enfrente de la iglesia catedral es también de portales, todo de muy buena fábrica en el cual hay mercaderes y otras tiendas de pulperías, a un lado de la plaza hay una fuente de agua muy buena, de donde se provee mucha parte de la ciudad, aunque muy abastecida de ella...”

Como era de esperase, a los pocos días de trasladar a la población se iniciaron las reparticiones de los solares, este fue hecho dependiendo la importancia que cada vecino tenia, y según sus propiedades en Almolonga, ubicando así a los vecinos mas influyentes y poderosos en las cercanías de la Plaza Central. Al terminarse el cupo a los alrededores de la ciudad se fueron formando los diferentes barrios en Santiago, siendo los principales: San Francisco, La Merced y Santo Domingo.



los indígenas de la región se les ubicó en las periferias de la ciudad, debido a su bajo nivel económico y también por el miedo a que generaran un levantamiento, similar a los del valle de Iximché. A estos pobladores se les dio la tarea de constructores de la ciudad, abusando de su mano de obra y tratados de la peor forma. Se les obligo también a tributar a los poseedores de los terrenos que ocupaban, intercediendo por ellos únicamente los religiosos. Los españoles temían tanto a un levantamiento indígena que se ordeno que la ciudad fuera vigilada especialmente en las noches.

Para la primera mitad del siglo XVI la ciudad cobro una gran importancia en la región, pausando por un corto tiempo este progreso un terremoto en el año de 1585, poniendo en duda el progreso de la ciudad en el valle, ya que este no representaba un lugar seguro, lejos de peligros naturales que destruyeran de nueva cuenta la ciudad.

Años más tarde Santiago se convirtió en la ciudad más poblada del Reino de Guatemala, siendo también la más poblada del continente después de México y Lima. Durante la mayor parte del período colonial se calculo que el centro y los barrios contiguos de Santiago alojaban de 18,000 a 20,000 habitantes en 1600, y unos 30,000 un siglo más tarde.

Este crecimiento poblacional, se debió principalmente a la gran migración de españoles hacia el área rural.



En 1604 un censo efectuado cuadra por cuadra, revela que santiago estaba compuesta por 90 manzanas, perfectamente cuadradas en el centro e irregulares en la periferia. Alrededor de 1541 la ciudad contaba con 40 manzanas, distribuidas a partir de una plaza central, en 1560, la ciudad registra de 50 a 60 manzanas. Y finalmente hacia el año de 1773 se calcula que la ciudad contaba con aproximadamente 215 manzanas. En 1700, dichas manzanas específicamente las periféricas eran de un tamaño menor y organizado en una forma irregular.

A principios de del siglo XVII la plaza central no tenia árboles, ni un empedrado en su superficie, tampoco contaba con los jardines, los cuales fueron agregados a principios del siglo XX. Únicamente contaba con una fuente y una superficie de tierra, además se encontraban allí unos pocos puestos semi permanentes que formaban parte del mercado de la ciudad que se asentaba en la ciudad.

En la esquina norte se situaba el ayuntamiento, lugar donde el Cabildo celebró sus reuniones por más de dos siglos. Frente a este se encuentra el Palacio de la audiencia, lugar donde residía el presidente, en sus principios estos edificios tenían galerías de madera, las cuales durante el siglo XVIII se remplazaron por arcadas de piedra. Al lado del Ayuntamiento, al costado norte de la plaza se colocaban varias tiendas, las cuales eran alquiladas por el gobierno a comerciantes y artesanos.





Los costados norte y sur de la plaza eran dominados por los las instituciones del gobierno civil, al este se construyo la Catedral, la cual se encontraba casi siempre en construcción debido a los múltiples terremotos que azotaban la ciudad, para las diferentes reconstrucciones se utilizaba el trabajo de los indígenas, artesanos de la ciudad, especializados y otros no tanto, a la vecindad, hacia el lado norte se construyó el palacio Episcopal, ocupando el lado restante de la manzana. Frente a la catedral se encuentra el portal del Comercio, siendo el inicio de la calle conocida como Calle de Mercaderes, la cual se prolonga a lo largo de tres manzanas, hasta llegar a la iglesia de la Merced, convirtiendo en un área comercial las calles adyacentes a esta.



Las manzanas de vecinos acomodados se dividían en seis solares, y en algunas ocasiones llegaban hasta ocho parcelas.



Los barrios exteriores indígenas, contaban con su capilla donde recibían misas en su legua natal, también contaban con cárceles y su propio Cabildo, el cual se encargaba de mantener el orden. Esto los hacia autónomos y libres de interferencias externas. La política de separar la forma de gobierno de españoles e indígenas, buscaba proteger a estos últimos de los maltratos españoles, fue perdiendo impulso en Santiago por tres razones, la primera por la intromisión de los grupos españoles a los barrios indígenas, el decrecimiento de la población indígena en Santiago y finalmente el impacto del mestizaje.



A. La Plaza Mayor de la Ciudad de Santiago de los
Caballeros de Guatemala.


La ciudad fue pensada para que los españoles residieran en ella, al lado de las autoridades las cuales servían de vínculo entre el poder metropolitano y la región correspondiente. La ciudad era el núcleo de cada región desde la cual se controlaba el Reino de Guatemala. Santiago funciono como la capital económica y religiosa, centro de servicios y eje de la actividad productiva de una extensa zona. Excluyendo a zonas periféricas a los indígenas, y posteriormente debido a la demanda de mano de obra y crecimiento de la ciudad así como su mestizaje, estos se fueron involucrando en la vida de la ciudad para convertirla en una metrópoli multiétnica.

Como mencionamos anteriormente, los vecinos españoles fueron ubicados a las cercanías de la plaza central, en los barrios del contorno a la población nativa y mestiza, a las cuales se les llamo casta.

Desde la fundación los espacios públicos que generaron la actividad citadina hispanoamericana fueron las plazas, las calles y los barrios tanto desde el punto de vista urbano, así como la utilización que los habitantes les dieron a esos espacios.

La plaza fue el centro generador de toda la vida de la ciudad, de esta manera se rompió la tradición castellana de separar en espacios diferentes el poder político y el religioso, dando paso a una unión de poderes en las Indias, este espacio fue el punto de confluencia en los centros españoles y en los indígenas, reuniendo la sede del gobierno, así fuera un Real Palacio con la Audiencia, como se dio en las principales capitales americanas, o bien el edificio del Ayuntamiento, como se dio en casi todos los poblados indígenas o cabeceras departamentales. Al lado se encontraba siempre el templo principal y a veces el Palacio Arzobispal al lado del cabildo eclesiástico como lo fue en Santiago.

En esta plaza se llevaban a cabo los mercados y formaba parte del espacio recreativo para las festividades anuales, así como en las celebraciones esporádicas por las muertes y entronizaciones de los gobernantes. También tomaba la función de reunión para el intercambio de noticias o comentarios por medio del contacto personal y de la vía oral, al carecer de otros medios para comunicarse.

Es importante mencionar que toda actividad importante de la urbe tenia relación con la plaza central, la actividad mercantil también tenia como centro de operaciones la plaza, creciendo posteriormente hacia los portales, que en el caso de Santiago fueron tres, ubicados al los lados adyacentes a la Catedral.

En sus inicios el piso de la plaza era de tierra apisonada, empedrándose hasta el siglo XVIII, el cual dio paso al montaje de construcciones temporales para la venta del mercado, actividad que se caracterizo por los toldos plegadizos.



La plaza también contaba con una fuente en el centro para abastecer a los visitantes así como a los animales que pasaban por la plaza. La vida de la plaza se repetía en menor medida en los barrios circundantes.



En conclusión podemos decir que los españoles trasplantaron a América un modelo urbano que se utilizo no solo en las nuevas ciudades españolas y villas, si no que también en los pueblos de indios, ya que resultaba muy fácil y funcional las calles rectas, plaza central y manzanas cuadradas, divididas en solares para las casas de cada familia.



El urbanismo Hispanoamericano, resulto en muchos sentidos novedoso y original, especialmente por su magnitud, en que un país colonizador fundó en tan poco tiempo y tan amplio espacio una gran cantidad de centros urbanos con la nueva traza, principalmente para que vivieran los conquistadores. España encontró rápidamente un patrón urbano efectivo y sencillo que con pocas variantes se aplico en el nuevo mundo. Logrando un aspecto de gran importancia constituido por la plaza mayor que después retorno a España para florecer a finales de siglo XVI con nuevas posibilidades como es el casi de Madrid en 1617 y en Valladolid en 1592.

Para los americanos es muy fácil reconocer y concebir la idea de una ciudad ordenada y dispuesta en un plano de damero, mientras que en Europa no, cuando los europeos se llevan el urbanismo hispanoamericano se ven con la necesidad de arrasar con todo para unir un edifico A con otro B, atravesando una configuración de ciudad medieval con calles irregulares. Este hecho trae como consecuencia que en algunos puntos se eliminan calles y unos edificios, muestran su parte posterior convirtiéndose en una fachada principal, lo que antes no lo era, y es curioso que el edificio se tenga que adaptar al nuevo trazo, que por diferentes causas, pasa al frente de una fachada no importante,

(Cuadro comparativo de las diferentes ciudades y el legado heredado a la Ciudad de Santiago de los Caballeros).

La plaza mayor de Santiago mide 112 metros de norte a sur y 115 metros de oriente a poniente, en sus inicios carecía de árboles debido a las actividades que allí se llevaban a cabo, el piso se encontraba a nivel de las calles antiguas y la única estructura que adornaba dicho espacio era una fuente, desfasada en la primera etapa de la plaza y luego reubicada al centro de la misma a principios del siglo XVIII de acuerdo a las nuevas corrientes renacentistas.



Plaza Mayor se llevaban a cabo varias actividades dentro de las cuales podemos describir:


* Actividades de Orden Económico:

La plaza como bien dijimos anteriormente constituía el centro de la actividad comercial de la población de Santiago, el mercado era de gran importancia ya que es aquí donde los vendedores de las regiones vecinas comerciaban con los habitantes de la ciudad, esta actividad se organizaba por sectores especializados, como por ejemplo en un área era común encontrar reunidos a todos los vendedores de comida, en el lado opuesto los vendedores de granos, en otro sector los vendedores de telas y en otro los comerciantes de granos. Los portales de la plaza rodeaban tres colindancias de la plaza, estos daban una continuidad a los mercaderes para mostrar sus productos y a su vez protegerlos de las lluvias.

Es importante mencionar que esta actividad no era fija iniciaba muy temprano por la mañana, tenia su hora pico al medio día y finalizaba por las tardes. Al mercado asistían compradores de todas las clases sociales.

* Actividades de Orden Político:

Esta plaza también recibía el nombre de plaza de armas, nombre derivado a la actividad de los soldados en ella. A menudo se celebraban desfiles militares, festejos por el bautismo o nacimiento de un nuevo heredero de la corona, triunfos militares en Europa, recibimientos de nuevos Capitanes Generales, presidentes o gobernadores, ejecuciones de reos, sentencias de muerte publica, lecturas de edictos reales, ordenanzas municipales, etc.

* Actividades de Orden Religioso:

La principal actividad religiosa desarrollada en la plaza eran los cortejos procesionales de los diferentes templos de Santiago, ya que en sus itinerarios es tradición pasar frente a la Catedral.

Otras actividades eran la fiesta de Santiago Apóstol, festividades de las Canonizaciones de algún Santo en Europa, recibimientos de reliquias llegadas a la ciudad, rogativas para el cese de terremotos o epidemias.

* Actividades de Orden Social:

Las actividades anteriormente mencionadas pueden ser clasificadas también como sociales ya que generan el la población un punto de convivencia entre ellos, pero además se llevaban otro tipo de actividades como corridas de toros, bailes, desfiles de gigantes o moros, quemas de toritos, torneos de poetas, juegos de caña o sortija, ejercicios ecuestres, etc.



B. Evolución de La Plaza Mayor.

La fachada este de la plaza conformada por la Catedral, tuvo su primera aparición en 1542, cuando se inicio su construcción, la cual duro aproximadamente 100 años ya que en 1669 se tuvo que demoler.



La última Catedral de Santiago se construye hacia 1669 y 1680, la cual hoy en día continúa en pie, al menos su fachada.

En la primera construcción se dice que el techo de la misma era de paja, sobre pilares de madera, para posteriormente construirse de mampostería y techumbre con alfarje y artesonado. Se reporta también que durante los años de 1651, 1663 y 1666 varios temblores dañaron seriamente el templo, pala lo cual en 1668 por orden del Obispo Fray Payo Enríquez Rivera, se mando a reparar.



Para la segunda construcción de la Catedral se pensó en una fachada sencilla y austera, en 1717 y 1773 de nueva cuenta los terremotos vuelven a dañar la fachada. Para este entonces, según narraciones la Catedral tenia dos torres con campanarios y un reloj.

En la misma manzana se encuentra el palacio episcopal, hacia el año de 1563, cuando falleció el obispo Marroquín, su construcción se encontraba a la mitad. En 1706 el Obispo, Fray Mauro Larreátegui y Colón, llevo adelante la construcción de este palacio, de dos pisos, con arquerías y departamentos amplios, y en su exterior, adornos de bronce y sobre el balcón de la parte central, el símbolo de una mitra labrada en piedra. Este palacio fue estrenado el 29 de noviembre de 1711.



Hacia el lado sur de la Plaza real, se encontraba el edificio de Gobernación que fue la sede de la Capitanía General y Palacio de la Real Audiencia, así como la residencia privada del Señor Presidente. De 1542 a 1773 se ocupo el mismo solar hasta que en 1562 se le adjunto el solar inicialmente destinado al Palacio Episcopal, de la misma manzana, lado nororiente.

La primera etapa de este edificio fue dos niveles, con columnas de madera, el aspecto de este palacio debido ser menos imponente que al que existe hoy en día, sin negarle una sobriedad noble.



Con los temblores del 4 de marzo de 1751 en edificio quedo bastante dañado, para aprobarse una reconstrucción en 1763; es en este mismo año cuando se reemplaza la madera por bóvedas y arcadas de mampostería, esta remodelación tardo un año

En 1773 de nueva cuenta otro terremoto destruye todo el edificio a excepción de la arte occidental del Edificio que queda frente a la plaza y algunos muros interiores y laterales. Finalmente este edificio fue restaurado durante el periodo de 1888 a 1890 y en 1936.






El Ayuntamiento de la ciudad se situó al lado norte de la Plaza Mayor, comenzado a construir en 1740 y concluido en 1753. Según Annis. El edificio consta de una doble arquería distribuida en dos pisos utilizando la piedra tallada como material principal.

En principio el edificio ocuparía toda la cuadra, pero los vecinos, comerciantes en su mayoría se opusieron.

En su parte frontal posee una logia que se repite en el segundo nivel. Mientras que el resto de la cuadra fue destinado a locales comerciales en su mayoría y algunas viviendas.



El elemento principal de la plaza lo constituye la fuente, antiguamente era utilizada indistintamente para el uso público, y desde principios del siglo XVIII tuvo un uso exclusivamente ornamental.

En 1555 se tiene la primera alusión de ingreso de agua a la plaza, posteriormente en 1580, el cabildo decide construir una fuente muy sencilla, únicamente para llenar las necesidades de ese entonces.

En Agosto de 1614, la Audiencia del Ayuntamiento decide reconstruir la fuente, dándose a conocer como la fuente del conde de la Gomera, nombre derivado del Capitán general de ese entonces. Esta fuente fue situada en el Angulo sur poniente, cerca del portal de las panaderas.

En la pintura de Antonio Ramírez Montúfar, se muestra una fuente con planta octogonal y un pretil con recuadros, del centro salía una columna que sostenía un tazón de piedra; adosadas al tazón se encontraban ocho gárgolas con rostros humanos de cuyas bocas salían chorros de agua. Y finalmente la fuente se remataba la fuente con una columna con un surtidor de agua que caía nuevamente en el tazón.

La fuente descansa sobre una plataforma de forma octogonal, con cuatro accesos escalonados, intercalando cuatro piletas inferiores a nivel del suelo, con gárgolas las cuales funcionaban para abastecer al ganado. Esta fuente se mantuvo así desde 1617 hasta 1738. Esta fuente estaba desfasada de los ejes principales de la plaza y servia como mencionábamos anteriormente para el uso de los ciudadanos, mas tarde vendría la fuente ornamental, es así cuando en 1738 se manda a retirar la fuente existente y reemplazarla por una nueva y mas grande.

La nueva fuente fue encomendada a Diego de Porres concluyéndola en 1739, esta fuente tuvo su inspiración en la fuente de Neptuno que se encuentra en la ciudad italiana de Bolonia.

El adorno principal son cuatro sirenas que rodean la fuente de las cuales se deriva el nombre de “La fuente de las Sirenas”. La fuente permaneció sin ningún cambio hasta principios del siglo XX cuando el jefe político de Sacatepéquez el General Enrique Hausessler, decidió mandar a construir un kiosco en lugar de la fuente, destrozando la parte superior de la misma, decapitando a las sirenas para colocar sobre ella la construcción.

El kiosco se mantuvo en pie hasta 1936, año en el que fue retirado para reconstruir de nueva cuenta la fuente de Las Sirenas, siendo reconstruidas por Oscar González Goyri, quien utilizo el modelo original duplicándolo en hormigón.



C. El Terremoto de Santa Marta

El 29 de julio de 1773 a las tres de la tarde in terremoto sacude a la ciudad de Santiago, el cual fue seguido por fuertes lluvias y temblores menores. Causando rotura en acueductos y escasez de agua y alimentos en la ciudad, los indígenas que abastecían a la ciudad de alimentos huyeron a las montañas en busca de refugio, aumentando más la tragedia. Desde este día se decidió cambiar una vez más la capital del Reino de Guatemala.

En el proceso de traslado se dividió en tres etapas fundamentales siendo la primera el día del terremoto hasta el 31 de diciembre de 1775, cuando se obligó al Ayuntamiento de Santiago a trasladarse al nuevo establecimiento de La Ermita. La segunda, desde el 2 de enero de 1776, día en que se celebró la primera junta de Cabildo en la nueva capital, hasta mediados de 1779, y finalmente la tercera etapa corresponde al gobierno de Matías de Gálvez, de 1779 a 1783, fecha en que se dio por trasladada definitivamente la capital.

Matías de Gálvez dictó órdenes severas de abandonar la antigua capital y de arrasar todos los edificios, conventos, fuentes y cuanto había quedado en pie después del terremoto. Finalmente, no se cumplieron tales órdenes.

El traslado de una capital en el último cuarto del siglo XVIII fue un hecho sin precedentes en la historia hispanoamericana. La historia de la capital del Reino de Guatemala estuvo siempre estrechamente vinculada y marcada por los sismos. Registrándose en los siglos XVI y XVII numerosos temblores y erupciones volcánicas que, según informes de los testigos, causaban serios daños en la ciudad. Pero ésta, a pesar de todos los contratiempos, siguió creciendo y surgieron nuevos barrios en su periferia.

En el siglo XVIII (1717), un terremoto importante se registra en Santiago. Además de la ruina de los edificios, los habitantes huyeron debido a rumores de que la ciudad se hundiría y se convertiría en un lago.

Existe cierto paralelismo entre el terremoto de 1717 y el de 1773. En ambos la población se dividió entre quienes deseaban que la capital permaneciera en el mismo lugar y los que querían su traslado. Los argumentos esgrimidos fueron semejantes: unos alegaban que la destrucción había sido tan grande que no quedaba piedra sobre piedra y que resultaría muy caro reconstruir la ciudad. Además, se decía que la proximidad de los volcanes hacía insegura la situación de la capital. Los otros respondían que muchos templos habían quedado en buen estado, que los vecinos estaban reparando sus casas y vivían en ellas y que volcanes y temblores `son plaza común en toda América'.

La primera polémica puede considerarse como un prólogo a la que se suscitó 56 años después. La discusión se prolongó por unos años, pero la decisión del Rey fue negar la autorización para el traslado, que era la postura del Presidente Francisco Rodríguez de Rivas.

Para el nuevo asentamiento de la capital del reino de Guatemala se hizo un amplio estudio de los valles que se consideraron más adecuados para tal fin. Entre ellos se tomó en cuenta los llanos de la Virgen, los de Jalapa, los de El Rodeo. Finalmente se eligió el valle de la Virgen, también llamado de la Ermita (del Carmen) y anteriormente llamado valle de Las Vacas, por el ganado vacuno que aquí se criaba para las necesidades de la Capitanía General.

Finalmente Santiago creció y se embelleció y se hizo famosa por su arte y sabiduría por más de dos años y medio. Por tal motivo el rey Felipe II le concedió el título de Muy Notable y Muy Leal Ciudad el 10 de marzo de 1566.

Fue también a tercera ciudad en contar con imprenta en América, introducida en 1660 por el obispo Fray Payo Enríquez de Rivera. Fue la cuna del periodismo centroamericano. Aquí se fundó por Cédula Real en 1676 y comenzó a funcionar en 1681 la Real y Pontificia Universidad de San Carlos.









Continua PG.4



Fuente:http://www.tesis.ufm.edu.gt/ARQ/2003/74855/TESIS.htm
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #4 ·
P.5


9. La Nueva Guatemala de la Asunción



9.1. Primeros Cincuenta Años


Después de tres intentos fallidos de situar la ciudad capital en un lugar seguro, se buscaba un nuevo sitio, esto representaba una gran problemática para las autoridades de ese entonces ya que trasladar una ciudad del tamaño de Santiago no era nada fácil, como primera decisión, resultaba mucho mas factible reconstruir la ciudad como se hizo en el año de 1717. Para las autoridades representaba una salía fácil ya que el traslado de una ciudad trae consecuencias sociales, económicas y políticas, sin embargo se crearon condiciones que determinaron la organización del nuevo espacio urbano, poniendo énfasis en la conformación física de la ciudad, decimos esto ya que en la ciudad de Santiago denotaba claramente una diferenciación de las clases sociales, existía un sector en la población que debido a la catástrofe veía un retroceso en su lucha económica y el trasladarse de ciudad significaba empezar de cero lo que significaba el recuperar lo que tenia o el quedar en la miseria, mientras que la clase alta veía en el traslado la oportunidad de enriquecerse aun mas, aprovechándose de la necesidad de las clases media y baja.

El traslado tuvo lugar en 1775, y celebrándose el primer Cabildo el 2 de enero de 1776, asentándose en el Valle de la Ermita también llamado de las Vacas, o de la Virgen. Este valle se encuentra ubicado a 45 kilómetros al este de Santiago, posee una extensión de 16700 hectáreas o 371 caballerías lo que es lo mismo 167 kilómetros cuadrados. Agregado a esto se adquirieron 13 ejidos (204 caballerías),

El valle contaba ya con 1658 habitantes distribuidos en 249 ranchos situados en varios caseríos que conformaban el pueblo de la Ermita, ubicación que hoy conocemos como el Cerrito del Carmen.

En 1776 la ciudad recibió por real orden el nombre de Nueva Guatemala de la Asunción, como era de esperarse, una gran parte de la población se oponía al traslado de la ciudad, la oposición era tan fuerte que se tuvieron que tomar medidas muy drásticas tales como la prohibición de vivir en Santiago así como la orden de destrucción de los edificios que aun se conservaban en pie o tenían muy pocos daños. Al empezar a poblar el nuevo Valle de la Ermita surgieron primeras viviendas provisionales en una organización irregular, a esta zona se le conoció como “provisional establecimiento de La Ermita” y posteriormente incorporándose a la ciudad como el barrio la Parroquia, es importante mencionar que este barrio fue utilizado para albergar allí a los indígenas provenientes de las regiones de Jocotenango, Ciudad Vieja, San Pedro las huertas, San Gaspar Vivar, quienes eran traídos a la ciudad para abastecerla de mano de obra para la construcción. Este barrio al poco tiempo se fue despoblando debido a los malos tratos y trabajos forzados a los que eran sometidos los indígenas, por lo que optaban por abandonar el asentamiento y regresar a sus lugares de orígenes. Esto provoco un problema muy serio de falta de mano de obra, cada vez se traían indígenas de otras regiones provocando a largo plazo un problema de desempleo para cuando la demanda de construcción fue satisfecha.




El diseño de la ciudad se rigió por el patrón urbano por Felipe II en 1573, cuyas ordenanzas fueron incluidas en la “Recopilación de leyes de los reinos de las Indias” en 1680. Entre las cuales están y podemos observar el trazo en forma de un plano de damero con la plaza mayor en el centro, y en sus cuatro costados los edificios públicos y otros destinados al comercio, esta plaza central debía reservarse únicamente para celebraciones religiosas, políticas y de mercado. La ciudad debía contar también con plazas secundarias en dirección de los cuatro costados de la plaza, La plaza central tomo la misma posición que ocupaba en Santiago y esta rodeada por 4 plazas ligeramente mas pequeñas con iglesias o conventos, dirigidas a cada punto cardinal y a cuatro cuadras de distancia de la plaza central, por ejemplo al norte se encuentra la plaza de Jocotenango, al noreste la parroquia vieja.

Según la Real Ordenanza dictaba una retícula de calles divididas en manzanas y solares con viviendas de un estilo uniforme; la distribución de estos solares se conservo igual a la ciudad de Santiago, donde los vecinos mas acomodados e influyentes, ocupaban las manzanas mas cercanas a la plaza central, mientras que en el medio se colocaba a la clase media y en las periferias a las clases bajas junto con un hospital que se asentó para los enfermos de pestes, así como los oficios que provocaran basura y malos olores como por ejemplo los carniceros y curtidores.





Por la experiencia tenida en los tres asentamientos anteriores de la ciudad, los urbanistas optaron por modificar algunos reglamentos de las ordenanzas de Felipe II entre las cuales están:

· La plaza Mayor fue diseñada con casi el doble del tamaño de la Santiago, esta consta de 150 varas en cada lado, empedrada y circundada por pórticos, al igual que en Santiago esta plaza en el año de 1782 tenia como fachada en el lado oriente la porta de la Catedral metropolitana, y a su derecha el palacio arzobispal, y a la izquierda el colegio de infantes. En la fachada del poniente se encontraba el Real Palacio así como la sala de audiencias y demás oficinas del tribunal. Hacia el norte estaba la casa del Ayuntamiento, cárceles. Al sur la Real Aduana y el Marquesado Aycinena, y finalmente al centro una fuente de piedra prim.

· Las calles mas anchas

· El área urbana se proyecto muy espaciosa rebasando su capacidad hasta mediados del siglo XX cuando el crecimiento excedió los límites proyectados en la fundación.

· La arquitectura predominante en edificios públicos y religiosos esta influenciada por el estilo Neo Clásico.

Durante las dos ultimas décadas del siglo XVIII la construcción de edificios públicos quedo estancada y limitada únicamente a los mas cercanos a la plaza central como por ejemplo la construcción de la Universidad de San Carlos de Guatemala, la cual dio inicio en 1786, y no fue terminada si no hasta 1849. Otro ejemplo claro es la manzana ubicada hacia el sur de la Plaza Mayor la cual desde 1777 estaba proyectada para ubicar allí los edificios de la Administración de Tabacos, el Correo y La aduana Central, llevándose acabo únicamente este ultimo en el solar occidental, colocando en el otro extremo una casa particular perteneciente al marqués Juan Fermín Aycinena, privilegio único para uno de los hombres mas influyentes de ese entonces. Esta construcción inicio en 1781 y fue terminada en 1788, comprometiéndose, el dueño, en seguir el estilo portal destinado para la fachada del edificio de la Administración de Tabacos, diseño que posteriormente se utilizaría en todo el anverso al sur. Para sacar mas provecho de su ubicación Aycinena decidió colocar en los tres frentes locales destinados para comercios (específicamente tiendas) las cuales fueron arrendadas y mas tarde bautizadas y conocidas como Portal del Comercio.

Por otro lado la arquitectura religiosa en la nueva ciudad no tuvo tanto auge como en Santiago, las iglesias fueron proyectadas hacia las periferias de la ciudad, comenzando como construcciones modestas, formalizándose hasta mediados del siglo XIX. La causa principal de esto era que el gobierno central no concedía préstamos ni destinaba capital para la construcción de los templos, enfrentando a la iglesia con el gobierno, lo que provoco que la iglesia tuviera una nueva razón para que se opusiera al traslado.

Como mencionamos anteriormente las casas de las personas acomodadas y mas influyentes se situaban en las cercanías a la Plaza Central, estos solares fueron distribuidos según la ubicación que cada familia poseía en Santiago, A si mismo los terrenos destinados a cada familia en Guatemala nunca se demarcaron, ni registraron si no que se legalizaron como los propios de la ciudad, convirtiéndose muchos de estos en propiedad privada. De igual forma sucedió con el tamaño de cada terreno.

Otro método para legalizar estas tierra era haciendo concesiones, con base a las propiedades de Santiago, Mas tarde se vendió la tierra para obtener ingresos de administración, y las rentas percibidas bajo convenios de arrendamiento pasaron hacer consideradas como impuestos.

Generalmente los habitantes de las áreas cercanas a la Plaza eran la elite española. Seguidos por los mestizos de clase media y bajos ingresos para concluir en las periferias con los indígenas, especialmente en las áreas del nordeste y sur de la ciudad. Las casas residenciales se centraron en un área perfectamente delimitada alrededor de la Plaza Central y con expiación generalmente hacia el oriente.

Estas casas contaban de un estilo de arquitectura española, denominado mudéjar del siglo XIV, este consistía en una mezcla de elementos islámicos, góticos y posteriormente del renacimiento, como característica principal podemos mencionar que estas casas eran de un solo nivel, según las disposiciones de Real cédula de 1775 la cual dicta:

“Para fabricar en la nueba Ciudad, se ha de guardar, precisamente, la debida proporción e igualdad en la altura de las casas la cual no debera de pasar de quatro y media varas dando al Piso, o entre el suelo, un poco más o menos, sobre la qual debera estar a mira del Gobierno, la Audiencia o sus ministros, y el Ayuntamiento, para su puntual observancia, publicándose por vando, de tiempo en tiempo, con la pena de demolición de la obra”



En lo correspondiente a los barrios populares de la ciudad, estos se fueron desarrollando alrededor de las parroquias de la ciudad, según lo afirma Celso Lara Figueroa en su libro por los viejos barrios de la ciudad de Guatemala, Estos barrios siempre tomaban el nombre de la parroquia a la cual correspondían, por ejemplo, el barrio de la Candelaria, el barrio de San José, el Barrio de la Recolección, etc. estos barrios se definían unos de otros, según la arquitectura, en la gran mayoría las viviendas eran hechas en forma rustica e improvisada con ladrillos de adobe y techos de paja. Entre los primeros barrios y los más importantes podemos mencionar:


1. Santa Rosa, este se considera como el de mayor importancia en los primeros años de vida de la nueva ciudad, ya que su iglesia dedicada a santa Rosa, sirvió como Catedral provisional en el periodo de 1776, hasta 1815, al mismo tiempo fue sede del Arzobispado, dando categoría al barrio, logrando buena arquitectura. Posteriormente se le conoció al atrio de dicha iglesia como Plaza Vieja.

2. San José

3. La Merced

4. El Calvario, conocido también como de los cholojeros o peruleros

5. San Sebastián, este barrio cuenta con una parroquia, la cual posee una de las cuatro plazas que se colocaban a cuatro cuadras de distancia de la Plaza Central, a este barrio se le conocido también como de los batanceos.

6. El Sagrario, situado detrás de la Iglesia Catedral, al este de la Plaza central

7. La Recolección, situado en el noroeste de la Plaza poblándose mayormente a mediados del siglo XIX.

8. Santa Catarina, a tres cuadras del noroeste de la Plaza central, caracterizado por estar habitado por artesanos y artistas populares.

9. Santo Domingo, conocido también como La Habana.

10. Santuario de Guadalupe, ubicado a cinco cuadras al oeste de la Plaza central, caracterizando en sus inicios como uno de los más modestos.


Estos barrios a su vez eran abastecidos de agua por dos acueductos, el de Mixco y Pinula, con una capacidad combinada de 15232 pajas de agua, que finalizaban en la periferia sur. Estos constaban de un sistema subterráneo de tuberías las cuales surtían a las pilas públicas así como a las casas particulares. El servicio de abastecimiento de agua tuvo varios problemas en su inicio y no mejoro hasta 1820.



En lo referente a la población, la Ciudad de Guatemala demostró in incremento en la población, cincuenta años después de su traslado, tiempo en el que alcanzo el mismo numero que tenia en Santiago al momento de su destrucción. Para entender el desarrollo demográfico presentamos este cuadro a continuación:



1774_________4328 nuevos vecinos + 1658 vecinos ya asentados

5986 habitantes.



1776_________6000 hasta 10000 habitantes

1778_________10841

1782_________13251

+ Las clases bajas 14000.


PORCENTAJE EN GRUPOS DE POBLACIÓN


........................SANTIAGO__________ GUATEMALA

Españoles________16.8_______________25.2

Mestizos_________26.1_______________32.2

Mulatos__________35.7_______________30.3

Indígenas________19.2_______________12.2

Negros___________2.2 _____________ -------


Hacia el año de 1794, los padrones de alcaldes de barrios, ofrecen datos demográficos los cuales indican que la población en ese año era de 23434 habitantes, evidenciando una masiva migración a la ciudad en la década de 1780, para 1805 se hace un listado de la población en la cual se incluyen todas las personas que fueron vacunadas contra la viruela, debido a un brote que invadió la ciudad, el numero registrado por este listado fue de 23040, cifra que no se considera verídica según Langenberg, en su publicación “Urbanistation und Bevolkerungsstruktur” debido a que no se incluyo a los habitantes sin vivienda formal además de contar con errores de trascripción y adición. Mientras tanto en 1824 el estado registra una nomina de vecinos con un total de 20127, con fines de recaudación tributaria, indicando una baja en la población hacia el año de 1794, debido a una secesión económica causando el desempleo y el aumento de habitantes sin una vivienda formal. Situación que no mejoro hasta 1824, donde se estima un reapunte en la población oscilando en las cifras de 27000 a 28000 habitantes, calculando que la tercera parte de los hombres (2300) eran desempleados y la población no registrada en la nomina tributaria era de 8000 habitantes.

Para 1791 la ciudad necesita de un nuevo ordenamiento debido a su crecimiento, por lo que se efectúa la primera subdivisión administrativa, donde se introducen intendencias en el Reino de Guatemala, modernizando la administración colonial de ese entonces. Para esto la ciudad fue dividida en seis cuarteles los cuales a su vez contienen dos barrios, divididos en forma esquemática de cuadrantes. Cada uno de los doce barrios contaba con un alcalde nombrado cada año. Además de contar con un superior conocido como el alcalde de cuartel.

Como conclusiones del traslado de la ciudad de Guatemala, hasta sus primeros cincuenta años de vida podemos decir que, el traslado destruyo gradualmente la estructura social que se conservaba en Santiago, el cual por un medio informal de ayuda entre parientes, compadres y cofrades les permitía a las clases sociales mas bajas a superar su situación económica, así mismo el traslado vino a afectar a los trabajadores quienes conservaban un trabajo en el mercado el cual cambio radicalmente al cambiar las necesidades de los bienes y servicios en la nueva ciudad, teniendo como consecuencia un alto índice de desempleo y de recesión económica, aumentando la criminalidad. Otros problemas, como la escasez de agua, alimentos y materiales de construcción acompañaron a los primeros habitantes de la Nueva Guatemala, solucionando sus problemas hasta los veinte años de establecimiento en la ciudad, cuando ya contaban de suficiente capital para dejar las chozas provisionales de las áreas periféricas y construir en las cercanías de la Plaza Central una vivienda formal.

El aspecto de la ciudad en sus primeros cincuenta años no fue el mejo, ya que daba una impresión de sucia y desagradable, al no tener terminadas las construcciones de sus edificios públicos, las casas mas céntricas, contaban con materiales de baja calidad a excepción de algunas, las cuales contaban con un acabado formal, mientras que las otras se habían construido con los escombros rescatados de la antigua ciudad, además la plaza mayor contaba con un diseño poco impresionante sobre el cual se estableció un laberinto de comercios de muy mal aspecto, e higiene así como la fuente central la cual era utilizada para lavar ropa, alimentos y utensilios así como el abastecimiento de agua para el ganado e higiene personal.

En la plaza Central era común encontrase vagabundos, borrachos, personas desempleadas y delincuentes, formando un ambiente de inseguridad el cual era indeseado para los habitantes del perímetro de la Plaza Central, quienes se quejaban continuamente con la municipalidad. Mientras la situación el la periferia era mucho peor, las calles en época de se llenaban de lodo y se convertían en desagües, además de encontrar animales rabiosos en busca de comida en los varios basureros y lotes baldíos de esa zona. En época de verano la situación no mejoraba ya que las aguas residuales corrían en plena superficie y creaban un gran foco de epidemias así como de problemas de salubridad. Especialmente en los barrios de la Recolección y Capuchinas.

La nueva ciudad conservo el principio hispano colonial de la estructuración del espacio urbano, con trazados hipodamicos, en torno a una plaza central y previniendo un crecimiento poblacional, dejando calles mas anchas y espacios públicos mas grandes. En fin los primeros años de la Ciudad de Guatemala se presentaron muchos problemas los cuales se fueron solucionando a partir del año cincuenta después de fundada la nueva ciudad.



9.2. Centro Histórico:



El anteproyecto de la ciudad fue elaborado por Luis Diez de Navarro, modificado en Madrid por el arquitecto Real Francisco de Sabatini, propuesta que presentaría al final con todas sus modificaciones Marcos Ibáñez. En 1779 se termino la traza de la ciudad, la cual constaba de doce calles de norte a sur y dieciocho de oriente a poniente, teniendo como punto de referencia la plaza mayor.

La ciudad fue diseñada bajo las exigencias del monarca, quien fue influenciado por el estilo neoclásico de la época. Además de responder a un contacto con la arqueología clásica, aun así se observa en las primeras construcciones de la ciudad una pequeña tendencia al barroco especialmente en plantas tradicionales de casas de habitación, así como a elementos y en templo religiosos, esto debido a la fuerte herencia que la ciudad de Santiago dejo después de su traslado. La herencia del barroco lo podemos observar en el templo de San José hacia el año de 1783, Capuchinas (1789) mientras que el neoclásico lo vemos reflejado en la fuente de Carlos III en la plaza central (1789), el portal del comercio, Catedral Metropolitana (1815), Santo Domingo (1808), La merced (1813), El Carmen (1815), igualmente en varios edificios públicos de las primeras décadas del siglo XIX.

Junto a todos los problemas que trajo el traslado de la ciudad y mencionamos anteriormente la nueva ciudad de Guatemala se convirtió en un ejemplo en Hispanoamérica debido a un traslado urbano de grandes magnitudes e importancia socio – político, por suerte este hecho coincidió con la tendencia neoclásica el cual después de los primeros cincuenta años de fundada se estableciera como uno de los centros mas importantes el cual se unificaba en torno al estilo, brindando a la ciudad identidad propia.



Debido a el mal aspecto que daba la ciudad en sus inicios los gobiernos conservadores y liberales intervienen en el embellecimiento de la ciudad, llevando a cabo la construcción de varias obras publicas, manifestando también el auge económico del café en la evolución citadina.

En 1917 y 1918 gran parte de la ciudad es destruida por los terremotos que adoptaron la ciudad, lo cual vendría a afectar todo el estilo que se había iniciado desde 1776, ya que se inicio la reconstrucción de la ciudad con patrones diferentes a los establecidos desde su fundación. Muchas edificaciones se rescataron, pero muy pocas han llegado al siglo XIX.











Continua PG.5

Fuente:http://www.tesis.ufm.edu.gt/ARQ/2003/74855/TESIS.htm
 

·
Registered
Joined
·
8,356 Posts
no habia querido postear para no arruinar la continuidad de la info.... pero como veoque ya no posetaste nada por hoy... aprovecho para felicitarde... muy buen hilo y la info mucho mas...
se nota que el que la escribio recibio clases con warren jeje

Ahora que termines... deberiamos comenzar a postear o a mover de lugar fotos de las plazas para tenerlas por aca.
:eek:kay:
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #6 ·
P.5



10. Plazas en La Nueva Guatemala de La Asunción.




La obra de marcos Ibáñez, consiste en la traza de la trama urbana de la ciudad de Guatemala, interpretando cuatro plazas además de la central que había proyectado Luis Diez Navarro, en el proyecto definitivo de traza una cruz imaginaria que dividía los puntos cardinales conformadas por la octava calle y la sexta avenida (calle Real) al norte de la plaza San Sebastián, al sur la plaza de San Francisco, al occidente la Plaza del santuario de Guadalupe, al oriente la Plaza Vieja.


10.1 La Plaza Mayor.



La plaza mayor es el núcleo de la vida cotidiana y colectiva, es considerada como el principal recinto urbano para el paseo y el mercado, como mencionamos anteriormente es donde la ciudad celebra las principales ceremonias políticas, religiosas, corridas de toros, dando espacio al modelo de espacio simbólico y de encuentro colectivo.

En América podemos encontrar varios modelos de plazas centrales, las cuales presentan varias variantes como por ejemplo una plaza estrecha e irregular que se asienta en el centro de La Habana Cuba, la cual es limitada por sus murallas, otra plaza muy amplia y espacios regulares y monumentales en extensos territorios como es el caso de Lima Perú, a su ves estas ciudades fueron concebidas de acuerdo a los grupos de poder influenciadas por la ciudad mediterránea, para poder prolongar su estilo de vida. Creando en el nuevo mundo un ensombresimiento y un ámbito extraño para toda la cultura indígena.

Las culturas precolombinas, no desconocían del todo el concepto de plaza, pues ellos tenían centros ceremoniales, presididos por la pirámide-templo, frente a un espacio amplio donde la población se aglutinaba.

En América se podría realizar la noción de ciudad ideal que tenían los urbanistas del renacimiento, quienes veían ciudades geométricas ortogonales a partir de una traza de damero, además de la facilidad constructiva que esta representa. La factibilad de estas concepciones urbanísticas se debía a que en las nuevas tierras se presentaba la facilidad de construir gracias a la regularidad de los terrenos y la amplitud para poder extender a todo lo largo manzanas cuadrangulares y calles rectilíneas con una uniformidad edificatoria.

La traza se iniciaba después de escoger el sitio de la urbe, marcando el espacio destinado para la plaza, situando a un costado la catedral, como punto focal, y generalmente orientada hacia la tierra Santa, ubicación discutible por varios autores, ya que muchos otros coinciden que la orientación debía de ser de ser hacia el poniente. En los demás costados de la plaza se disponía siempre de edificios públicos, los cuales enmarcaban la plaza con fachadas de carácter monumental. Creando un espacio semi cerrado accesible únicamente por las cuatro esquinas, logrando un aislamiento para reforzar el carácter escenográfico y un paisaje homogéneo y compacto, clásico del colonialismo.

Los perímetros de la plaza central fueron reedificados durante los tres siglos coloniales, actualizando su monumentalidad y nivel de elaboración, esto seguramente afirma Carlos Ayala R. En su escrito “La Plaza Mayor en la Nueva Guatemala” era para que no perdiese su primacía urbana frente a las rivales obras conventuales y señoriales tanto de la propia ciudad central como ante otras, además servia para que la ciudad hiciera ver a través de su escenario principal, la riqueza e importancia.

En Santiago la plaza central conserva patrones de centralidad y amplitud adoptados para toda América Latina, la monumentalidad de su enmarcamiento y de la arquitectura de la ciudad fue una situación que no se resolvió inicialmente, a diferencia de la nueva ciudad, la cual tenia que mostrar su importancia como capital de la región centroamericana. A mediados del siglo XVIII se logro un elocuente enmarcamiento de ese simbólico recinto de la capitanía, refiriéndonos a los edificios del Real Palacio, el ayuntamiento, la catedral, y el Palacio arzobispal.

Con el traslado de la ciudad, se presento la oportunidad perfecta para re diseñar la ciudad y darle mas jerarquía, convirtiendo sus edificios en símbolos de monumentalidad y riqueza. Con el traslado se precedió a modernizar el trazado urbano, como lo mencionamos antes, con el trazado de calles más anchas y espacios mas amplios. Como mencionamos anteriormente también, a la nueva ciudad le costaría más de un siglo llegar a ala monumentalidad que tenia en Santiago, atravesando por una serie de problemas sociales y económicos.

El lenguaje neoclásico observado en todo el conjunto lo doto de cierta homogeneidad formal concebido por el arquitecto Marcos Ibáñez y realizada casi inalterablemente. Solo la catedral sufrió un cambio drástico la composición de la fachada fue mejor organizada, definiendo el oriente de la plaza como el lugar de la catedral, entre el colegio de Infantes y el palacio Arzobispal, en el lado poniente la Capitanía General incluida la Audiencia, Casa de Moneda y otras dependencias de la Corona; en el costado norte el Ayuntamiento y en el lado sur, la aduana y la casa de Aycinena. El conjunto de la Plaza Mayor alteraba predeterminadamente el estricto orden urbanístico de la ciudad colonial, ya que en las edificaciones se emplearon como remates los cornisamientos en ves de los tradicionales alerones de teja. Con este tipo de fachada se da la impresión de edificaciones formales con líneas clásicas, las cuales ocultaban los techos de teja. Son también las únicas edificaciones con arquerías uniformes superpuestas a lo largo de toda una manzana, que ocultaban varios edificios tipo bloque. Estos portales fueron corridos de los ejes urbanos los arcos laterales evidenciaban el acceso a la plaza.





El edificio de la catedral, fue pensado para actuar en contraposición al resto del enmarcamiento, dándole un énfasis a la verticalidad de su fachada y la monumentalidad de su cuerpo, con estos elementos vemos como se resalta el edificio. Además, esta se construyo sobre la única manzana concebida fuera de los ejes urbanos, en sus dos fachadas, así el volumen del edificio resalta perspectivadamente en las calles paralelas. Así mismo el edificio es el único que se ubica dentro de dos espacios abiertos; la Plaza mayor y la plaza del Sagrario, distribuidas casi equidistantemente de esta plaza se ubicaron las monumentales iglesias – conventos de las principales ordenes religiosas y las plazas menores de la ciudad. De este modo se relego urbanística mente la rivalidad que representaba la monumentalidad de las plazas. Esto causo que en Guatemala se manejara de una mejor forma la jerarquía urbanística.



La fuente de la plaza mayor tuvo en la nueva Guatemala un mayor sentido de elaboración, dejando a un lado la tradicional fuente colonial, para realizar una obra en piedra tallada con distinta presencia, dominada por una especie de baldaquino que contenía dentro la estatua ecuestre del Rey Carlos III, esta fuente se ubico en el centro de la plaza, el cual sirve como un eje imaginario de la traza urbana, tomando el sentido de un monumento de introducción de un símbolo de la monarquía hispánica en el mayor escenario de la ciudad. Esta fuente fue obra del español Antonio Bernasconi.



En la plaza central se asentó también un mercado el cual ocultaba de forma parcial la fuente de Carlos III, este improvisado mercado permaneció allí por varias décadas, el cual utilizaba la fuente como una pila. No fue si no hasta el año de 1871 cuando se concluyo el mercado central, ubicado en la plaza del sagrario, cuando la plaza quedo libre nuevamente mostrando todo su esplendor y monumentalidad






A. ANALISIS HISTORICO DE LA PLAZA CENTRAL:


El actual parque central de la ciudad de Guatemala es producto de un proceso iniciado en 1776, año en que se fundo la capital de la capitanía General dichos trabajos iniciaron en 1776, pero fueron suspendidos en 1778, mientras se arreglaba el piso de la plaza.

1776 a 1893

La plaza se encontraba circundada, por el Monumento a Carlos III, en sus fachadas contaba con el Palacio de Ayuntamiento, la Real Aduana y el portal de Aycinena, el Palacio de los capitanes y La Catedral.



1. Fuente de Carlos III
2. Catedral
3. Palacio Arzobispal
4. Colegio de Infantes
5. Portal del Señor
6. Palacio de los Capitanes Generales
7. Real Aduana y portal Aycinena
8. Plazuela del Sagrario




1893 a 1917

La Plaza Mayor fue remodelada con jardines, arietes Kiosco y el monumento a Cristóbal Colón, los edificios circundantes se mantuvieron sin alteración.

Con motivo de la celebración del IV Centenario del descubrimiento de América, fue colocada la primera piedra de dos monumentos: uno a Cristóbal Colón y otro a Fray Bartolomé de las Casas, siendo develada la estatua de Colón el 30 de junio de 1896.



1. Monumento a Cristóbal Colón
2. Kiosco
3. Monumento a la raza
4. Mercado Central









1917 a 1918

El terremoto que destruye la ciudad también destruye el palacio de los capitanes y del Ayuntamiento, la Plaza Mayor se convierte en un campamento provisional para los damnificados, a demás de construir alojamientos para el Comité de auxilio, para las instituciones bancarias y para guarnición.

1918

El estado desaloja la plaza, iniciando con la construcción de arriates dentro del perímetro de la plaza.



1939

Se inicia la construcción del palacio Nacional, Parque centenario, con su concha acústica y se remodela la plaza jardínizada, quedando desde entonces integrada a la actual configuración del parque Central y sus edificios circundantes.



Configuración de la Plaza Mayor de 1917 a 1937:

1. Palacio de Cartón o Centenario
2. Palacio Chinos
3. Se ha continuado la quinta avenida, dividiendo el solar de los capitanes Generales.
4. Aparece el edificio de la Empresa Eléctrica.




Configuración de la Plaza Mayor de 1937 a 1960:

1. Remodelación del Parque Central, con fuente.
2. Aparece el parque centenario con concha acústica
3. Aparece el Palacio Nacional
4. Biblioteca Nacional
5. Edificio cruz azul
6. Edifico ELMA








1984

El jefe de gobierno General Mejía Victores, juntamente con el Alcalde Lee Duarte, se proponen hacerle algunos arreglos a la plaza así como el estudio de descongestionamiento de trafico en el área del centro de la ciudad.

[foto]

1. Edificio Lucky
2. Edificio IPM
3. Edificio Elma
4. Edificio del Centro


1985

Se construye el parqueo subterráneo de la Plaza Mayor y no se llega a realizar la remodelación del parque centenario, al encontrarse en su excavación varios vestigios arqueológicos del palacio de Cartón los cuales obligaron a detener el proyecto de remodelación.



1986

A principios de este año, la plaza presentaba signos de abandono y deterioro, iniciando en diciembre un proyecto para rescatar la Plaza Central, el cual fue apoyado por entidades Gubernamentales y empresas privadas como la Banca, comercio e industrias.

Al mismo tiempo se remodela el parque centenario en especial la concha acústica, el alumbrado eléctrico, se colocan pérgolas, estacionamiento para taxis, paradas de bus e instalaciones sanitarias.



1996

Con motivo de la conmemoración de la firma de la Paz en Guatemala, bajo el gobierno de Álvaro Arzú, se construye en la plaza central un monumento a los heroes anónimos de la paz, dicho monumento cuenta con una llama perenne situada al frente del ingreso principal del palacio Nacional.




B. DATOS GENERALES DE LA PLAZA CENTAL:



Se ubica entre la 6ta y 7ma avenida, entre la 6ta y 8a. calle. Cuenta con un área de 15000 metros cuadrados, esta categorizado como un parque urbano, su radio de influencia se limita al centro histórico, la forma principal de recreación son las áreas de estar.

La plaza central se encuentra dentro del corazón de la ciudad, lugar donde se realizan numerosas actividades comerciales, políticas y religiosas. Actualmente sus fachadas están conformadas por la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional, El Portal del Comercio y El parque Centenario, extensión que amplia el lado oeste del parque llegando hasta la Biblioteca Nacional.

Esta plaza tiene accesos por sus cuatro fachadas, además cuenta con un acceso vehicular parea ingresar al parqueo del sótano por la 6ta avenida y 8va. calle.

Esta plaza se compone por una extensión de dos plazas secundarias a los extremos, una pileta y fuente al centro, además de contar con áreas verdes en el perímetro.

El piso es de concreto con diseños de piedra laja los cuales definen los espacios y dirigen el recorrido, haciéndolo fluido y libre.

La fuente es de piedra, con cuatro bordillos los cuales conectan a la fuente para darle mantenimiento.












10.2 Parque Enrique Gómez Carrillo


En sus inicios fue conocida como Plaza de San Francisco, y partir de 1696 se conoció como Parque Enrique Gómez Carrillo, y finalmente la denominación como parque La Concordia, denominación que recibe hasta la fecha.

Fue uno de los espacios abiertos trazados en el original de la Nueva Guatemala de La Asunción, por el arquitecto Marcos Ibáñez, Su nombre Plaza de San Francisco y De los Remedios se lo debe a la cercanía con los templos de San Francisco y La Parroquia de los Remedios, El Calvario,

Esta plaza en sus orígenes era un camposanto que servia a la tercera orden de los Franciscanos, uso que se le dio hasta 1834, durante la administración del doctor Mariano Gálvez, quien reguló la ubicación de los cementerios públicos.

La parroquia de los Remedios inicios su construcción entre 1778 y 1840[105] ya que en el plano de la ciudad de Guatemala hacia 1773, diseñado por Marcos Ibáñez, ya se encontraba definido el lugar de la plaza, pero aun no tenia nombre.

La historia del Parque Gómez Carrillo, cuenta que en 1829 el General Francisco Morazán, invade Guatemala, cuando quería extender la finca las Charcas hacia el lado sur de la ciudad, venciendo a las tropas guatemaltecas en esta plaza, donde se negocia la rendición a cambio de la vida y la propiedad de los guatemaltecos, ocupando las fuerzas de Morazán esta zona en 1829. Posteriormente en 1840, el General Morazán invade por segunda vez Guatemala, esta vez es derrotado por el General Rafael Carrera en marzo del mismo año, y para celebrar este hecho, la plaza San Francisco cambia su nombre a Plaza de las Victorias en referencia del triunfo Guatemalteco sobre El Salvador. Para celebrar este hecho se declararon cuatro días de fiesta, engalanando la sexta avenida, la Plaza San Francisco, y la Plaza Central, adornada con diferentes emblemas, pabellones, gallardetes y colgaduras. En la nueva Plaza Las Victorias se levanto un enorme arco triunfal, diseñado por Julián Rivera. Posteriormente en el periodo liberal se inicio un proyecto de remodelación de dicho espacio urbano bajo el mando de Julio Possignon quien dice lo siguiente:

“Todos recordaran que la Plaza de San Francisco, situada en la principal entrada a la capital, se había convertido en un asqueroso muladar y en un punto aún peligroso por la noche, una doble arboleda cuajada extendía sus ramas incultas por encima de una multitud de asientos de mampostería y servia de guardia a malhechores y de abrigo a escenas tan repugnantes como inmorales, de ahí se exhalaba un nauseabundo y mefítico que invadía las casas vecinas, sin embargo, esa plaza de Las Victorias había costado una suma importante.”

Para 1874 La Plaza de Las Victorias se convirtió en el Jardín La Concordia, con el objeto de borrar una victoria conservadora y llamar a la reconciliación Centroamericana, bajo el nuevo concepto, la Plaza fue diseñada con una fuente en el centro y un quiosco en cada esquina. La traza del parque fue pensada para que fuera de estilo moderno, con un estanque en el medio y cuatro jardines iguales en su tamaño pero diferentes en su forma, con plantaciones. Partiendo del norte y a la derecha se encontraba el jardín florista, reservado al cultivo de las plantas anuales, bianuales y perennes, a la izquierda se diseñó el jardín Rosarium, conteniendo en toda su totalidad rosales. El tercer Jardín a la izquierda del lado sur, es el jardín paisajista o pintoresco, destinado al cultivo de las plantas que necesitan mas sombra y humedad. Al medio de este jardín se diseñó una pequeña laguna que mantendría la humedad y contendría plantas acuáticas y helechos. Finalmente el cuarto jardín a la derecha fue destinado a reproducir en pequeño la vegetación de las tierras cálidas de la republica en especial las palmeras. Cada uno de los cuatro jardines anteriormente esta rodeado de una zanja donde circula el agua que serviría para riegos.

Como habíamos mencionado con anterioridad La plaza cuenta con cuatro quioscos en las esquinas, los cuales eran destinados uno para habitación de los guardianes, otro tenia la función de ser quisco orquesta para los conciertos, música militar y bailes al aire libre. Otro servia como salón de lectura y descanso donde se almacenaban varios periódicos y anuncios del comercio. Y el cuarto quiosco era una especie de bufete o tienda de refrescos, dulces y juguetes. Diseño que nunca fue hecho debido a que únicamente se construyo el quiosco central, se jardínizó y se sembraron varias especies arbóreas, dentro de las cuales la mayoría eran palmeras, se equipo la plaza con mobiliario urbano compuesto por bancas y faroles.

En 1917 y 1918 los terremotos que azotaron la ciudad dañaron gran parte de esta plaza al igual que los alrededores de la Plaza, convirtiendo la plaza en un campamento que servia de albergue a los miles de damnificados, para posteriormente reconstruirlo.

En esta reconstrucción la plaza conservo su quisco central y se diseñaron ocho jardines así como los accesos y caminamientos. Se agregaron también varias esculturas entre las más sobresalientes los bustos de José Milla y Vidaurre y José Batres Montúfar, trasladando estas obras desde la plazueleta del Teatro Colón a la de la Concordia.

A mediados del siglo XX La Concordia fue remodelada perdiendo sus elementos anteriores construyéndose una fuente en el centro y cambiando la jardinización y vegetación de dicha plaza. En 1969 se rebautizo el parque con el nombre del escritor Enrique Gómez Carrillo y se integro a la fuente un busto del escritor. Tras el crecimiento de la ciudad el parque fue deteriorándose ambiental y culturalmente, construyéndose comercios y comedores informales así como una parada de buses sobre la quinta avenida, la cual aumentaba mas y mas el deterioro de la Plaza ahora convertida en parque.

En 1997 bajo la administración del alcalde Oscar Berger la Plaza vuelve a sufrir de una remodelación, en este año la Plaza es demolida en su totalidad, convirtiéndose en una construcción dividida en dos áreas, el parqueo subterráneo y la plaza aun no construida. Las columnas que sostienen la plaza, muestran una gran deficiencia en su construcción, ya que se les observan grietas, las goteras van en aumento y los drenajes están tapados. En 1998, funcionarios ediles planificaron la construcción de parqueos y plazas, como parte del plan Metrópoli 2010. Sumándose el consejo Consultivo de la Municipalidad, formado por expertos asesores ad honorén, quienes debían velar por la conservación de las riquezas culturales.



En 1996 la comuna capitalina inicio una excavación arqueológica con un costo de Q85,428.00 para poder llevar a cabo la construcción del parqueo subterráneo de seis mil metros, y tres años después pagaría a la empresa el total del valor del nuevo estacionamiento, Q22,180,000.00, cantidad obtenida a través del banco Centroamericano de Integración Económica, dentro del programa Pro Muni.

Una investigación topográfica reveló las deficiencias de la estructura del estacionamiento entre las que podemos mencionar:

La losa superior presenta problemas de tipo estructural, careciendo de la capacidad de soportar grandes cantidades de peso, por ejemplo en semana Santa, especialmente el Viernes santo, la capacidad del parque rebasa las ocho mil personas que se aglomeran para ver los diferentes cortejos posesiónales tradicionales de la época. Lo cual pone en gran riesgo a las personas provocando que la losa no soporte y se desplome. Según el Ingeniero Luis Sandoval, es espesor de la losa debe de estar relacionado con las actividades que allí se realizan como las económicas, sociales y culturales. Este problema se debe a que cuando se presento el nuevo diseño de la Plaza, no fueron presentados al consejo municipal los planos de estructuras, entregando únicamente las propuestas de acabados.

Según los cálculos de la empresa constructora, afirma que la losa tiene una capacidad para resistir cien libras por metro cuadrado, lo que asegura que de sobra soportaría la carga cuando el parque este ocupado a su capacidad máxima. Otra razón por la que los expertos creen que la losa no aguantará es que afirman que para la losa se despreciaron los cálculos de las jardineras las cuales ocupan el 75 por ciento de la superficie del parque, árboles, la fuente central y a los vendedores mismos.



En la construcción del parque se ha invertido mas de un millón y medio de quetzales, en un muro de retención que se ubica sobre la sexta avenida, entre 14 y 15 calle. El cual será jardinizado para disimular su construcción. Adicionalmente se construyo una reja, así como también el acabado del piso será muy liviano. Las pérgolas que se construyeron son de madera para que sean más livianas. A diferencia de las que se encuentran en la Plaza Obelisco las cuales son de concreto. Según el Arquitecto Mario Roberto Paz, este año se invertirán más de tres millones y medio, ya que la administración del alcalde Fritz García Gallont, ha decidido terminar esta obra a mediados del año 2003.

La Municipalidad de Guatemala recibió cuatro propuestas diferentes para la remodelación de dicha plaza, una de ellas era la construcción del parqueo subterráneo y dejar la losa lisa en la superficie del parque para que posteriormente la comuna capitalina hiciera lo que quisiera en esa área. La segunda propuesta fue presentada por la Universidad de San Carlos de Guatemala, propuesta que fue modificada por el Consejo Consultivo. Otra propuesta fue planteada por el Instituto de antropología e Historia de Guatemala, el cual retomaba el trazo anterior y que incorpora vegetación, elementos de la memoria histórica, y que además permite la articulación de la sexta avenida con la plaza. Esta propuesta fue descartada, ya que constaba de un acabado de piedra en el piso, el cual aumentaría aun más la fragilidad de la losa.



Finalmente se promovió un diseño mas barato que considera regresarle las raíces históricas de la Plaza anterior.



Un quinto diseño fue propuesto por Eduardo Gonzáles de BANCAFE el cual tenía un presupuesto de quince mil quetzales, se desconoce la razón de su omisión. La municipalidad de Guatemala accedió a gastar mas de veinticinco millones y medio de quetzales, mientras que en la plaza solo se piensan invertir tres millones de quetzales, desechándose la propuesta de BANCAFE, la cual pareciera la más ideal.

La des habilitación del parque también ha generado problemas, en el área comercial, ya que los antiguos comerciantes que operaban allí han tenido que cerrar debido a las bajas ventas estimadas en un 40%, provocadas por la escasez de afluencia de publico a la plaza.

Anteriormente se tiene registro que en la plaza operaban 129 vendedores ambulantes, de los cuales solo 75 se podrán quedar como comerciantes del sector informal.





A. EVOLUCION DEL PARQUE ENRIQUE GOMEZ CARRILLO:


En 1778, en un plano elaborado por Marcos Ibáñez podemos apreciar claramente que la plaza ya tenia un lugar destinado dentro de la traza urbana de la nueva ciudad. La plaza para este entonces aun no tenia nombre y correspondía al Convento de San Francisco.




En el plano anterior podemos situar dentro del cuadro la manzana destinada a la plaza mientras que en el circulo ubicamos los solares correspondientes al convento de San Francisco.



Área ampliada en la siguiente pagina.



En el plano anterior podemos apreciar claramente con la letra V el convento de San Francisco y cerca de el un espacio libre, el cual nos indica que el plano de Ibáñez ya ha sido cambiado, pues si se estudia detenidamente el lugar del convento de San Francisco, es este el espacio que se había destinado para la plaza secundaria.

En 1821 aun se puede apreciar un lugar vacío cercano a la iglesia y convento de San Francisco que en el siguiente mapa de 1821 se ubica con la letra A, con la letra B ubicamos el monasterio de Santa Clara, el rectángulo negror pertenece al espacio de la plaza secundaria que para esta época no tiene dato alguno en el plano de la ciudad.




Para 1842, ya podemos ubicar claramente el Parque Enrique Gómez Carrillo, con el numero 33 y la iglesia de San francisco con el número 31.







Actual diseño del Parque Enrique Gómez Carrillo, inaugurado en abril del 2003.


B. PROBLEMAS DE LA ACTUAL REMODELACION DEL PARQUE CONCORDIA:


La desarticulación de la plaza con la sexta avenida, debido al muro de contención, el cual corta el acceso al parque por la sexta avenida, perdiendo integración del parque al Centro histórico.




La baranda de seguridad es un concepto equivocado de seguridad, además de dividir al parque no cumple con la minimización de la delincuencia.



El parque debió ser reconstruido y no obviar su traza original, ya que es patrimonio cultural de la nación.





El parqueo resulta un riesgo para los usuarios, debido a sus fallos estructurales.



C. DATOS GENERALES DEL PARQUE ENRIQUE GOMEZ CARRILLO:

Ubicación: 5ta. Y 6ta. AVNIDA; entre 14 y 15 calle. Ocupa un área de 9000 metros cuadrados, funciona como un parque de barrio, con un radio de influencia de 800 metros





10.3 Parque infantil Colón.


Este parque fue planeado desde que se diseñó el trazo original de la Nueva Guatemala de la Asunción, en primera instancia gracias a su cercanía a la iglesia de Santa Rosa esta plaza funciono como plaza de armas de la nueva capital, esta plaza tuvo este titulo hasta los el traslado de la Plaza Mayor al lugar que ocupa actualmente.

En el plano de Marcos Ibáñez (1778), apreciamos que la ubicación del parque ya estaba diseñada.




En el plano anterior podemos ubicar claramente la iglesia de Santa Rosa, encerrada en un círculo y la manzana de la plaza delimitada por un rectángulo.

Posteriormente la plaza fue conocida como la Plaza Vieja, hasta el año 1852 fecha en que el gobierno vigente en aquella época acordó la construcción de el gran teatro, el cual en sus primeros años fue conocido como Teatro Carrera, después en 1871 se llamo Teatro Nacional y finalmente en 1892, en homenaje a los 400 años del descubrimiento de América, se le bautizo como teatro Colón. Este edificio fue inaugurado el 23 de octubre de 1859, llegando al fin de sus operaciones en 1917, año en que un terremoto azotó la Ciudad de Guatemala y derivo el teatro.



Después de los terremotos esta plaza se convirtió en un lote baldío que a los pocos años fue utilizado como un pequeño mercado, a los pocos años dicho mercado fue desalojado y colocando una biblioteca en su lugar. Este parque recibió varias remodelaciones, siendo estas ultimas en el mes de septiembre de 1999 y recientemente en los años 2002 y 2003, fechas en las cuales fue cerrado el parque por medio de una verja y reorganizando su jardinizacion.

Es importante mencionar también que en el año de 1885 en dicho lugar se proclamo la unión centroamericana, por el presidente Barrios.



Esta plaza tiene accesos libres por medio de sus cuatro fachadas, en la 11 avenida la plaza se encuentra a nivel de la calle mientras que en las tres fachadas restantes hay que ingresar al parque por medio de gradas para llegar a un nivel de mas o menos 1.2m sobre el nivel de la calle.



El diseño de la plaza es simétrico, con cuatro áreas principales de jardinizacion en sus extremos, al centro se ubica la antigua Biblioteca Cristóbal Colón, la cual hoy en día es utilizada como bodega. En las colindancias con las avenidas se encuentran paradas de buses, mientras que en las calles podemos encontrar varios estacionamientos exclusivos para taxis.




El parque esta equipado con aproximadamente 60 bancas, cuenta con cuatro jardines dentro de los cuales se ubican: un tanque de empagua, dos áreas de juegos y un tablero de usos múltiples.

Entre la vegetación existente en la plaza podemos encontrar manos de león, chatitas, jacarandas, lirios y palmas.

Esta plaza cuenta con servicios sanitarios, recientemente remodelados. Esta plaza cuenta también con un monumento a Cristóbal Colón el cual es considerado como un atractivo histórico.





Planos del actual Parque Colón.







Conclusiones.


1. Las plazas responden a una necesidad del conglomerado que ha existido desde siempre, iniciándose como un proceso de reunión, ya sea religioso o comercial. Estos espacios abiertos son los remansos que en la diversidad de una ciudad nos permiten incorporar la necesaria amplitud en un todo armónico.

2. Plaza es aquel lugar ancho y espacioso, delimitado por edificios, que está dirigido a favorecer las necesidades de interrelación entre los habitantes de una ciudad.

3. La plaza es el elemento estructural de mayor importancia en una traza urbana, convirtiéndose en el centro geométrico, centro simbólico y centro vital de la ciudad. Es de tal magnitud, que su forma de inserción en el conjunto del trazado urbano, no puede entenderse como un fenómeno independiente, sino que es consustancial con el trazo de la ciudad, ya que es su elemento generador.

4. El valor de las plazas radica cuando cumplen con el papel de comunicación social, impidiendo que las sociedades se conviertan en colectividades anónimas, desprovistas de identificación, ya que estas constituyen valores de identidad.

5. La función de la plaza es la de llevar a cabo actividades cotidianas las cuales van desde el mercado, y la recreación, hasta llegar a las mas complejas como las religiosas o las del ejercicio del poder. Desde sus inicios vemos como estas actividades varían como en el ágora griega o el foro romano, donde las actividades se relacionaban directamente con el comercio y la religión. En esas plazas el hombre era quien dominaba la escena. Con su evolución en la edad media, estas mismas plazas pasaron a ser espacios no planeados, ubicándose en cruces de caminos, o mercados importantes, dejando al hombre en un segundo plano.


Durante el renacimiento, nace la autoridad del ciudadano como regidor de su destino, volviendo a ser el centro de atención, desplazando a la religión como en el medio evo.

En el periodo barroco las plazas fueron utilizadas como un sistema ideológico general, evidenciado por los reyes cuando utilizaban las plazas para mostrar su gloria y poder, dejando por un lado a la persona, para servirle de marco a la estatua del rey.

Finalmente durante la época colonial y la llegada de la plaza al nuevo continente, este espacio se convierte en el centro de la traza urbana, y el elemento aglutinador de dicha plaza, para servir a los habitantes en sus actividades diarias.

6. Después de estudiar el origen y la evolución que las plazas tienen en Guatemala, me planteo la siguiente pregunta: ¿serán las plazas una solución para los nuevos proyectos urbanísticos de la ciudad?

En primera instancia vemos como la ciudad sufre de la falta de espacios recreativos, pareciera que estos espacios son reservados únicamente para la zona central ya que es aquí donde se les puede encontrar casi en su totalidad, mientras que en las zonas vecinas cuentan en mínima parte con paseos y áreas verdes, como lo son la avenida la Reforma y la avenida Simeón Cañas por decir algunas.

En las nuevas lotificaciones se destina un área que por ley debe dejarse destinada para áreas verdes, pero estas áreas se disponen en terrenos muy quebrados, de difícil acceso, como por ejemplo los barrancos y terrenos demasiado irregulares, los cuales tienen un precio menor y son las áreas sobrantes de dichas lotificaciones, Estos condominios incluyen un cerramiento el cual deja a la nueva colonia aislada de las demás, y claro esto se debe a la inseguridad de la ciudad, pero dentro de ellas no se ve ningún tipo de interacción entre sus habitantes. ¿Que pasaría si en un punto central, dejamos áreas verdes o plazas las cuales tengan como concepto el original que tenían estas antigua mente?, el reunir a la población y hacerla interactuar entre ella misma, en el caso de colonias ya construidas, por ejemplo en la zona 7 donde vemos la falta de plazas y áreas verdes, tomar una manzana y convertirla en una plaza, situarla frente a una iglesia, y a sus alrededores colocar alguna mini municipalidad, (idea que esta adoptando actualmente en la municipalidad de Guatemala) mercados, y centros de comercio, para que se vuelva en un punto estratégico y haga renacer la vida de un barrio.

Actualmente la falta de estos espacios hace que la gente busque nuevos centros de reunión, por ejemplo regresando a la zona 7, debido a la falta de un espacio dedicado a la convivencia y reunión, la población de ese sector se reúne en centros comerciales de la zona, donde encuentra, comercios, restaurantes y distracciones, estos centros comerciales sustituyen a las plazas y las convierten en el lugar de encuentro de la población.










Final

Fuente:http://www.tesis.ufm.edu.gt/ARQ/2003/74855/TESIS.htm
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #7 ·
^^^^Gracias por postear morenodeleon, te ganaron las ancias va....jaja;):eek:kay:



Pero si, es muy buena idea, hay vastante materia aqui para traer al thread...:yes::eek:kay:
 

·
Moderator
Joined
·
141,079 Posts
Ulugran, me parece una excelente iniciativa, gracias... aunque siento que esta muy densa para solo la primera pagina, no se si seria bueno, por ejemplo, al iniciar la segunda, colocar la pagina 2, y así sucesivamente, para dar tiempo de leer, observar y opinar. :) Me sobre saturo un poco y la verdad es que el material y el tema merece la pena. :eek:kay:
 

·
Registered
Joined
·
865 Posts
:applause: :applause: Buen tema para thread :) hay muchos parques centrales que merecen su lugar en este trhead jeje .. digo por su historia y su buena arquitectura :eek:kay:
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #10 ·
Ulugran, me parece una excelente iniciativa, gracias... aunque siento que esta muy densa para solo la primera pagina, no se si seria bueno, por ejemplo, al iniciar la segunda, colocar la pagina 2, y así sucesivamente, para dar tiempo de leer, observar y opinar. :) Me sobre saturo un poco y la verdad es que el material y el tema merece la pena. :eek:kay:

Buy buena idea C_F,:yes: :eek:kay:

Si esta en poco pesada la pagina.

Te confiezo que me costo un h...... colocar toda esa informacion solo en un dia,:nuts:....asi que, al llegar a la segunda pagina, tratare de mover la "parte 2" y asi sucesivamente, mientras tanto hay que esperar:D



^^Gracias W.A.M.I.:eek:kay:
 

·
Moderator
Joined
·
141,079 Posts
No, no esperemos ;)....comentemos sobre la pagina 1! :eek:kay: :lol:

Es interesante que la Plaza se tome como un espacio vacío, cuando en realidad, es el punto de partida, al menos en el caso de las nuevas ciudades coloniales de nuestro país. Es un espacio físicamente vacío, si, pero lleno de su entorno, una función muy peculiar que a lo largo de los años evoluciona según su entorno, y se llena físicamente de cosas mas o menos interesante, perennes o efímeras.
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #12 ·
A eso me referia yo, que hay que esperar la segunda pg, para modificar el thread, mientras tanto a enfocarnos en la "parte 1";)




Lo que me mencionas C_F, tienes razon no son espacio vacios, un ejemplo curioso es en la ciudad de Escuintla, el Centro Comercial Plaza Palmeras es el orgullo de los "escuinteclos"..se escribe asi?:nuts:....a diferencia de su parque central, que a mi parecer la Plaza Palmeras se convirtio en el parque central de la cuidad.
 

·
Guatemala C.A. !!
Joined
·
2,229 Posts
A eso me referia yo, que hay que esperar la segunda pg, para modificar el thread, mientras tanto a enfocarnos en la "parte 1";)




Lo que me mencionas C_F, tienes razon no son espacio vacios, un ejemplo curioso es en la ciudad de Escuintla, el Centro Comercial Plaza Palmeras es el orgullo de los "escuinteclos"..se escribe asi?:nuts:....a diferencia de su parque central, que a mi parecer la Plaza Palmeras se convirtio en el parque central de la cuidad.
Será? :sly: no creo que sea así, de hecho tengo entendido que hace algunos años se remodeló el parque central, y si quedó bonito, según recuerdo, pero que Hamilton nos lo aclare :eek:kay:

PD. es escuintlecos :)
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #14 ·
^^^^ JJose, creo que no captaste lo que escribi, Escuintla tiene su parque central eso no hay duda, y por sierto muy bonito, me referia a que la concentracion de gente que se ubica en la plaza palmeras, sobre todo cuando ocuren los grandes eventos, es como comparar a una "plaza mayor" por ejemplo, o "parque central" en otros casos.;)

Igual, esta muy bonita la Plaza.
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #16 ·
super interesante este thread, creo que cualquera que necesite info aqui la conseguira! :eek:kay:
Si, muy interesante, la verdad es un trabajo muy profesional, muy completo.(otravez Gracias al autor)
Fijate Ifig, que al principio antes de abrir el thread pense simplemente en colocar toda esta informacion en un hilo y despues pedirte que el hilo lo hicieras "sticky", como vos decis cualquiera que necesitara info aqui la pudiera conseguir, y luego abrir un segundo hilo de "plazas y parques", para poder discutir el tema, pero despues lo pense y no le vi chiste que hubieran dos hilos de lo mismo.:nuts::)


La pagina sigue muy cargada aun va. hay que cambiar de pagina.:eek:kay:
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #17 ·
Combio de pagina, tres post mas?:D
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #18 ·
Combio de pagina,
 

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #19 ·

·
Registered
Joined
·
2,128 Posts
Discussion Starter · #20 ·
1 - 20 of 49 Posts
Top